La transformación digital de las organizaciones, un desafío en un escenario incierto

Manos sosteniendo tablet

En un encuentro organizado por LA NACION, ejecutivos de empresas y expertos en innovación dialogaron sobre la instrumentación de tecnologías y las necesidades de capacitación de quienes trabajan

En tiempos de pandemia de Covid-19, las empresas que se transformaron digitalmente crecieron cinco veces más que las que no. Ahora, los desafíos siguen presentes. Para sobrevivir en la era digital, que avanza a pasos vertiginosos, las organizaciones deben seguir con el cambio iniciado: innovar, crear tecnología y atraer a los mejores talentos.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

En el tercer capítulo del ciclo Management 2030, organizado por LA NACION y transmitido en YouTube y las redes sociales del diario, empresarios de la industria del entretenimiento, la salud, el acero y el software se reunieron para dialogar bajo el tema “Los retos de la transformación digital en un mundo incierto”.

“Por un lado, hay que aprender a soltar los negocios del pasado para no ser el próximo Kodak, Blockbuster o BlackBerry. Y, por otro lado, entender que la educación continúa. Aprender que aunque uno se adecua a estos momentos, en diez años va a tener el mismo problema si no se sigue capacitando”, sostuvo Maximo Cavazzani, fundador y CEO de Etermax, la empresa creadora del juego Preguntados.

1. Las necesidades de dar capacitaciones y de adoptar tecnologías con sentido

Martín Berardi, presidente ejecutivo de Ternium Argentina, agregó que la captación del futuro, en un mundo cambiante, tiene que seguir la regla 70-20-10. Un 70% de capacitación dentro del espacio de trabajo. Un 20% de colaboración entre pares y jefes. Y un 10% de capacitaciones tradicionales.

“El primer desafío que tenemos es ir rápido. El futuro ya está acá, y todos aquellos que no fueron alcanzados por la tecnología tendrán que serlo para ser competitivos. En segundo lugar, hay que tomarse en serio la sustentabilidad. Y por último, ver cómo capacitamos y atraemos a la gente, a través de un propósito y de un proyecto”, argumentó.

Según Fernando López Iervasi, gerente general de Microsoft Argentina, en los próximos años cada compañía deberá encargarse de desarrollar su propia tecnología, ya que el mundo no tendrá la capacidad de crear todo lo que se consumirá. Se trata de un paradigma distinto al actual, donde se desarrollarán más de 500 millones de aplicaciones.

En ese nuevo mundo, cada función y cada persona tendrá que saber cómo generar aplicaciones. “Ahora se monta la lógica de que no solo se consume tecnología, sino que hay que crearla. Esto viene a dar una solución a la falta de desarrolladores. Se tratará de un mundo con y sin código. Si cada persona que no sabe de tecnología entiende que puede crear tecnología también, incluiremos a millones de personas como creadoras de aplicaciones”, completó.

Sin embargo, para la periodista Martina Rua, especializada en innovación y autora de Cómo domar tus pantallas y La máquina de tiempo, la transformación digital tiene que ser consentida. La mayoría de las transformaciones digitales que fallan es porque primero la empresa eligió la tecnología, y después se preguntó quién la iba a utilizar. En cambio, las que tienen éxito ponen el problema de las personas en el centro y luego buscan qué tecnología aplicar.

“La transformación digital no es usar tecnología sin sentido, sino preguntarse el para qué se va aplicar. Y la transformación digital también es hacer las cosas por primera vez. La pregunta es cómo hacemos que una empresa tradicional respire la innovación y no solo la hable, que no sea teatro, sino certeza. Es un lindo desafío para pensar”, subrayó.

Para Edgardo Vázquez, gerente general de Laboratorios Bagó, es una “pérdida de tiempo” convencer a las compañías que todavía no están seguras de embarcarse en una transformación digital. Es algo que, tarde o temprano, llegará. En el caso de la industria farmacéutica el punto clave fue la pandemia de Covid-19, porque tuvieron que aprender a estar cerca de los adultos mayores a través de la tecnología.

“Después de algún tiempo, los que se resistían a la transformación digital se sumarán solos a eso que antes les pasó por delante. Lo que hay que hacer es identificar termostatos, gente que cambia el clima de las organizaciones, que logra hacerte pensar de otra manera. Pero no somos evangelizadores de los que no están convencidos”, indicó.

Para mayor información, haz click aquí;


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉