La ciberseguridad es imprescindible para que progrese la transformación digital

Ataques cibernéticos DNS

Los confinamientos por la pandemia del coronavirus evidenciaron la necesidad de tener una protección básica en la red ante la constante amenaza de que alguien entrase en nuestro sistema y robase nuestros datos, dinero, o suplantara nuestra identidad. Se trabajaba en remoto (como sigue siendo habitual) y se realizaban compras prácticamente en exclusiva a través de internet. Ahora, además, el conflicto en Ucrania ha puesto sobre relieve que las guerras no solo son el intercambio de disparos entre dos beligerantes sino que la guerra informática toma especial protagonismo en la guerra moderna.

A estos y otros retos de ciberseguridad se enfrentan las empresas de un país, con más énfasis en aquellas que son parte de la infraestructura crítica necesaria para que el mismo funcione. Los datos (y garantizar que no acaben en malas manos) se han convertido en el principal activo del mundo y la ciberseguridad se ha vuelto indispensable para minimizar el hackeo o los secuestros de información.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Los ataques informáticos crecen día a día, siendo difícil preverlos o saber que los has sufrido, y defender la estructura digital de un país requiere de tres cosas para que la transformación digital siga su curso: más tecnología, más inversión y más talento humano. Y es que sin ciberseguridad no habrá avances en esta línea, como recoge el consenso generado en el VII Foro de Ciberseguridad, organizado por elEconomista.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉