Digitalización para contribuir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Digitalización

El Centro de Desarrollo y Asistencia Tecnológica (CEDyAT) organizó el pasado 3 de agosto un nuevo Desayuno de trabajo denominado “CEDyAT FUTURO” en el que se abordó el papel de las tecnologías 4.0 ante el reto de la sostenibilidad, exponiendo claves y casos de éxito en diferentes provincias del país.

Los Desayunos CEDyAT FUTURO son un ciclo de debates que viene organizando la Asociación Civil en su objetivo de profundizar sobre las claves de la transformación digital de la mano de expertos del mundo gubernamental, empresarial e industrial ante los nuevos escenarios locales e internacionales.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Durante el encuentro intervinieron el Dr. Marcelo Ferrero, titular de la maestría de”Especialización en Manejo Ambiental del Territorio” de la UNDAV y actual director del área ambiental de CEDyAT, junto al Lic. Rolando Matkovic, Presidente de la Comisión de Tecnología de la Información del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y coordinador del Centro de Digitalización del CEDyAT.

Los expertos hicieron un abordaje integral basado en el Informe emitido por la asociación 2030Vision sobre las principales oportunidades y desafíos para que la tecnología digital avance en la consecución de los Objetivos Globales. Entre otras cifras, los autores estiman que las soluciones digitales que impactan positivamente en los Objetivos podrían generar unos ingresos anuales de 2,1 billones de dólares.

Digitalización para el medio ambiente

La Transformación Digital afecta hasta límites insospechados. El medio ambiente es un sector en el que, sin quererlo, también se observa una transformación tecnológica basada en la digitalización y el mundo de los datos.

Durante el encuentro, Ferrero compartió con los presentes, que “de cara a afrontar los retos que supone preservar el medio ambiente y fomentar la eficiencia energética y la sostenibilidad, las nuevas tecnologías y la transformación digital tienen un papel fundamental. Tecnologías como la inteligencia artificial y la analítica avanzada de datos son capaces de optimizar los consumos energéticos reduciendo la producción y la contaminación asociada a esta generación. Del mismo modo, las nuevas tecnologías tienen un impacto directo en los procesos de generación, transporte y distribución tanto de energías convencionales como de nuevas fuentes renovables y el hidrógeno como combustible y vector energético. Además, el uso de TICs permite reducir las emisiones contaminantes de los procesos de fabricación tradicionales”.

“El uso de TICs permite reducir las emisiones contaminantes de los procesos de fabricación tradicionales”

Asimismo, la digitalización dispara exponencialmente tanto la generación de datos como la capacidad de análisis para transformarlos en conocimiento, patrones, tendencias, relaciones de sentido, quids de la cuestión que permiten entender las decisiones adecuadas para transformarte en una organización o empresa sostenible. Las organizaciones que tienen estrategias comprensivas y holísticas de Industria 4.0 también están creciendo más financieramente, y haciendo más progreso en invertir en tecnologías que tengan un impacto social positivo.

A esta altura del siglo, bien sabemos que la reducción de las emisiones de carbono y de la contaminación es sólo una de las caras de la sostenibilidad ambiental, aunque suele ser la que más atención recibe. En realidad, la sostenibilidad tiene que ver con el desarrollo y el crecimiento de una manera ecológica y socialmente equitativa. Gracias a las tecnologías inteligentes de la cuarta revolución industrial -o Industria 4.0-, sectores como el de la construcción y la fabricación pueden ahora entrar realmente en una era sostenible.

La sostenibilidad es la principal estrategia empresarial para el futuro, como se destaca en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. Entre ellos se encuentra el impulsar áreas como la industrialización de bajo impacto, los edificios energéticamente eficientes y la fabricación de forma inteligente. Ahí es donde entra la Industria 4.0, que combina las operaciones físicas y la producción con la tecnología digital, la inteligencia artificial (IA) y el Internet de las cosas (IoT).

Para visualizar aspectos prácticos de esta complejidad, hay algo que la mayoría de la gente entiende fácilmente y que es asunto fundamental en el trabajo de los ingenieros y en la tecnología, que son los materiales. La abundancia de materiales y sus aplicaciones, es decir, de las cosas útiles, es la base de la sociedad moderna, y la alta necesidad resultantes en el uso de los recursos y en su conversión a las cosas a través de los procesos y la tecnología, es el origen de la mayoría de los conflictos en la tríada que se forma. Todo se vuelve más crítico porque la sociedad moderna es claramente materialista y está orientada hacia la acumulación y el disfrute de los objetos materiales.

En ese contexto la Industria 4.0 forma parte de las grandes tendencias globales de la digitalización, cuya importancia va en aumento en el conjunto de los ámbitos de la vida y de la economía. Se trata de establecer una vasta red de interconexión entre todos los elementos del proceso de creación de valor: materias primas, el proceso de producción, redes de clientes, procesos logísticos y prestación de servicios inherentes.

“La Industria 4.0 forma parte de las grandes tendencias globales de la digitalización”

Desde CEDYAT se desarrollan programas de capacitación por el cual se define un aspecto fundamental en el desarrollo de las tecnologías ambientales 4.0 sobre la importancia del factor humano para sacar partido a la información disponible. En la actualidad disponemos de gran cantidad de datos, de números que en muchas ocasiones solo se quedan en eso, pues todavía hay que avanzar en el análisis de los mismos, pero no solo de manera individual, sino también interrelacionando y analizándolos en conjunto, para ello es primordial la estandarización de la información.

Un ámbito especialmente avanzado es el de las smart cities, donde se emplean ya tecnologías para la detección remota de fugas en redes de agua, o se usan sensores e inteligencia artificial para dar una dimensión totalmente nueva a la medición y gestión del ruido o la calidad del aire en las ciudades.

En base al Informe de de 2030Vision, se conversó sobre las diferentes formas en las que el desarrollo tecnológico puede influir en la Agenda 2030:

Promoviendo el acceso a la información: El acceso a la información de calidad es una de las principales ventajas que ha traído la World Wide Web. Éste se puede promover mediante diferentes vías tecnológicas (internet, plataformas web, apps, etc) y tiene impacto en todos los ODS. Por ejemplo, la información pertinente sobre empleo, salud, educación y servicios sociales puede tener un impacto significativo en los Objetivos de carácter social como el ODS1:

Fin de la pobreza. Del mismo modo, su impacto se puede ver en otros Objetivos “más verdes”, mediante información de calidad que facilite la toma de decisiones en lo relacionado con el medioambiente o el ODS 16: Paz, justicia e instituciones sólidas mediante la transparencia de datos.

Facilitando el análisis y recolección de datos (Big data): Éste es uno de los retos presentes en prácticamente todos los ODS. Y es que, la mayoría de los proyectos que involucran alguno de los 17 Objetivos, exigen un tratamiento avanzado de datos para asegurar su cumplimiento. En este sentido, la tecnología digital permite aplicar métodos innovadores de recolección de datos para medir y monitorear información que facilite la toma de decisiones. Por ejemplo, el big data puede ayudar la toma de decisiones estratégicas en la agricultura y permitir mejoras genéticas o moleculares, hecho que repercute directamente en el ODS 2: Hambre cero.

Favoreciendo la aparición de nuevos modelos de negocio: La aparición de Internet y el auge de las nuevas tecnologías ha promovido una distribución más equitativa de los recursos, facilitando la aparición de nuevos modelos empresariales. Esta democratización de las herramientas de trabajo tiene un gran impacto tanto en el ODS 1 como en el ODS 8, pero también en los demás mediante la promoción de modelos empresariales sostenibles desarrollados por emprendedores sociales. De hecho, en los últimos años son muchas las organizaciones que han nacido con un objetivo de contribución al desarrollo sostenible gracias a la utilización de tecnologías de última generación. Un ejemplo de ello son las plataformas de uso compartido de coche, que contribuyen directamente en el ODS 11: Ciudades y comunidades sostenibles.

Incrementando la financiación mediante plataformas digitales: la financiación es clave para la implementación de la Agenda 2030, necesidad que se estima en un mínimo 2,5 billones de dólares americanos anuales. En este sentido, las plataformas de financiación colectiva o crowdsourcing y las plataformas de inversión socialmente responsable tienen el potencial de proporcionar nuevas fuentes de financiación a modelos de negocio sostenibles, proyectos sociales o iniciativas innovadoras que repercutan en alguno de los ODS. En el caso del ODS 7: Energía asequible y no contaminante o el ODS 9: Industria, innovación y estructura, la financiación es esencial para desarrollar nuevas plataformas energéticas renovables y estructuras sostenibles.

Desarrollando nuevos modelos de realidad: tanto la realidad virtual como la aumentada pueden ser herramientas muy útiles para la educación (ODS 4) y la formación de empleados (ODS 8). Por ejemplo, crear experiencias de inmersión laboral para los estudiantes puede ayudar a tender un puente entre la escuela y el lugar de trabajo. Asimismo, esta tecnología puede contribuir a la sensibilización de colectivos sobre situaciones de injusticia o de extrema urgencia como la discriminación por género (ODS 5) o el cambio climático (ODS 13) a través de la simulación de situaciones que ubiquen al sujeto en el papel de otros individuos o en escenarios que supongan un desafío.

Ofreciendo productos y servicios adaptados: Las empresas de tecnología pueden adaptar productos y servicios para satisfacer las necesidades de los grupos vulnerables, repercutiendo directamente en el ODS 10: Reducción de las desigualdades. Por ejemplo, mediante el diseño de apps para invidentes que faciliten su movilidad por la ciudad o mediante wearables para las personas con diabetes que midan el nivel de glucosa en sangre.

Mediante la robótica, la impresión 3D y la Inteligencia Artificial: la precisión y versatilidad de estas tecnologías permiten desarrollar técnicas de producción avanzadas o construir robots con inteligencia artificial que puedan inspeccionar y llevar a cabo cualquier reparación necesaria en maquinaria compleja, incluyendo turbinas y paneles solares, o incluso operaciones quirúrgicas. Pero esta tecnología no solo tiene impacto en las áreas de salud e industria, sino también en otros Objetivos como el ODS 12: Producción y consumo responsable. Por ejemplo, la impresión 3D repercute en el ahorro en material, evitando el desperdicio y la Inteligencia Artificial automatiza las tareas de reciclaje mediante la clasificación de materiales. Asimismo, la utilización de drones tiene una gran repercusión en el ODS15: Vida y ecosistemas terrestres, al ser utilizados para la replantación de árboles y vegetación, especialmente en las áreas más inaccesibles, así como en la extinción de incendios.

La digitalización es clave porque lo que no se mide, no se conoce, y lo que no se conoce no se puede mejorar.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉