Zara busca el nuevo equilibrio del retail en Madrid entre la experiencia y la conveniencia

Zara busca el nuevo equilibrio del retail en Madrid entre la experiencia y la conveniencia, la compañía de distribución de moda ha abierto su mayor tienda del mundo en la Plaza de España de Madrid, en la que introduce nuevos servicios como el autocobro, pero también nuevos espacios de venta asistida.

Zara vuelve a dar otra vuelta a su retail. La cadena de Inditex ha abierto hoy un nuevo establecimiento en la Plaza de España de Madrid, donde explora el equilibrio entre la conveniencia del modelo Amazon (entrar, comprar y salir sin hablar con nadie) y la asistencia del comercio tradicional.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

El nuevo establecimiento de Zara en los bajos del hotel Riu es el mayor de la cadena, con una superficie total de 7.700 metros cuadrados, de los cuales 3.800 metro son de superficie comercial.

El flagship introduce un nuevo concepto que pronto se implantará también en las tiendas de Dubái y Ginza, en Tokio. En él se busca combinar “el reflejo de la imagen y moda de la marca con las herramientas más novedosas para la experiencia integrada”, según apuntan desde el grupo.

Entre esas nuevas herramientas se incluyen la compra a través de la aplicación, sin pasar por caja, códigos QR para acceder a los servicios de la tienda sin necesidad de descargarse la aplicación o sistemas para reservar probadores.

La principal novedad de la tienda consiste en la posibilidad de pagar un artículo de la tienda a través de la aplicación, para después desalarmarlo en uno de los diferentes puntos del establecimiento. El objetivo es evitar que el cliente desista de la compra cuando, por ejemplo, hay largas colas en las cajas.

Otro punto de fricción que el grupo busca solventar con tecnología es la espera para probadores. El cliente puede reservar cita (un sistema disponible hasta ahora a través de la aplicación, con el modo Tienda) y será avisado mediante un sonido cuando esté disponible.

Además, el establecimiento cuenta con un espacio para realizar devoluciones de pedidos online a través de un buzón, así como el sistema de recogida automatizada de pedidos que existe ya en otras tiendas. Junto a estos espacios, se han instalado buzones para reciclar las cajas de los pedidos o entregar prendas usadas para su reciclaje o reutilización.

Junto con estos servicios para que el cliente pueda realizar la compra de forma más autónoma se encuentran otros más enfocados a la venta asistida, como los showrooms dedicados a calzado, accesorios, íntimo (que hasta ahora se vendía sólo online) o a la colección deportiva.

En estos espacios, están en exposición solamente una talla por producto, y cuentan con dos dependientes para asistir al cliente y pequeños almacenes adyacentes para realizar las reposiciones de forma ágil.

De esta forma, el producto gana más protagonismo. Eso es lo que se persigue también en la propia distribución de la tienda, organizada de forma concéntrica con amplios espacios. El interiorismo, desarrollado por el estudio de arquitectura de Zara, combina una estética industrial en algunas zonas con áreas más cálidas con mesas, maderas y alfombras.

Entre las novedades se encuentra también un área dedicada a la línea de belleza que incorpora un nuevo concepto, una nueva línea de bases de maquillaje y un servicio de maquillaje para el que ya no hay cita disponible.

El Zara Plaza de España también cuenta con algunos de los sistemas de ecoeficiencia medioambiental más avanzados y opta al sello Breeam, certificado europeo de construcción sostenible. Las medidas adoptadas en esta apertura se reflejan, por ejemplo, en la eficiencia de los sistemas de calefacción y refrigeración, iluminación LED para un mayor ahorro de energía, y utilización de materiales más respetuosos con el medioambiente, entre otras.

Stradivarius también ha abierto hoy su tienda en Plaza España con un nuevo concepto de tienda, Wave. El establecimiento cuenta con una superficie total de 1.240 metros cuadrados distribuidos en dos plantas y está ubicado en los bajos del remodelado Edificio España de Gran Vía, 84.

Wave da nombre a una nueva decoración con formas y acabados en el mobiliario curvos y redondeados. “Las líneas cuadradas y los vértices se convierten en líneas curvas con sensación de movimiento que hacen referencia al ondeado de las olas del mar”, explica la cadena.

La tienda cuenta con una zona de caja física y de cajas de autocobro, acceso a wifi gratis y una zona online para la recogida de pedidos realizados a través de la web y app.

También incorpora el Modo Tienda, a través del cual el cliente puede navegar, en web y app, sobre la disponibilidad de producto en tienda en tiempo real, realizar un pedido y recogerlo en ese mismo punto en una hora.

Para acercar al cliente estos servicios, se ha colocado además una gran pantalla en el interior de la tienda, a través de la cual se comunicarán colecciones, novedades y otros servicios que ofrece la marca.

Inditex, presidida desde la semana pasada por Marta Ortega, es el mayor grupo de distribución de moda del mundo. El grupo cerró 2021 con un crecimiento interanual de las ventas del 36%, hasta 27.716 millones de euros, un 2% menos que en 2019. El beneficio tiene todavía más terreno que recorrer: aunque se casi triplicó respecto a 2020, está aún un 11% por debajo de 2019.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉