Punto Blanco y Gef: marcas unidas por un mismo sueño

tiendas tradicionales

Según publica el portal elcolombiano.com

Los orígenes de estas dos empresas se remontan a una calcetería creada por dos hermanos, en 1939.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Dos de las marcas de ropa más tradicionales de los antioqueños son Punto Blanco y Gef. Lo que muchos no saben es que son como dos hermanas de la moda que se diferencian y destacan entre sí, aunque conserven mucho en común en su esencia. Para hablar del origen de Gef y Punto Blanco, hay que devolverse a 1939. Ese año, Octavio Echavarría Hernández creó en Medellín la Calcetería Zigzag, su primer proyecto textil, que contó con el apoyo de su hermano Julio Echavarría Hernández.

Luego, en 1949, crearon la Calcetería Victoria, una empresa que se convirtió en Medias Crystal y dio paso también a la fundación de Hilaturas Crystal, Tintorería Industrial Crystal, Bordados Crystal y Colnylon. Con ello, los hermanos querían garantizar el suministro de materias primas textiles y generar otros procesos en la industria textil y de confección del país.

Veinte años después, en 1969, la compañía lanzó la marca Punto Blanco, que al principio solo producía medias para hombres, con el objetivo de ser la opción de calidad y comodidad. La visión de Carlos Manuel Echavarría, hijo de Octavio Echavarría Hernández, llevó a Crystal a comprar la empresa Textiles Modernos y a que Punto Blanco incursionara en el mercado de ropa interior masculina. Cuando conquistaron ese público, incluyeron ropa interior femenina. Hoy, 53 años después, la marca ofrece también ropa exterior y deportiva.

Volviendo a la historia, Textiles Modernos era una compañía franco-antioqueña que, bajo la presidencia de Alain Lefloin, lanzó al mercado la marca Gef, en 1954. La propuesta era ofrecer prendas clásicas: calcetería, camisillas y pantaloncillos de algodón para hombre. En 1980 lanzaron la línea de camisetas tipo polo, una de las más posicionadas hasta ahora.

En 1990, el Grupo Crystal compró la marca Gef y expandió su portafolio a nuevas categorías, como femenina e infantil. Hoy, es una reconocida marca de ropa y está entre las más importantes del país. Desde entonces, Gef y Punto Blanco han evolucionado como marcas de valor, construidas y comercializadas con retail propio; posicionadas y vigentes en el mercado de Colombia; y que conquistaron mercados de Costa Rica, Ecuador, Guatemala y Curazao.

Los orígenes manufactureros del ayer son la mejor herencia de los fundadores de las marcas para quienes hoy están a cargo de la producción, el diseño, los puntos de venta o la capacidad de gestión. Crystal, compañía que alberga a Punto Blanco y Gef, es un gran generador de empleos en el país, incluidos los de sus otras dos marcas: Galax, de medias cómodas y divertidas; y Baby Fresh, creada para acompañar a las familias en la tarea de vestir a los bebés.

La evolución está acompañada de una ruta de sostenibilidad ambiental: la cadena productiva de las marcas incluye la selección de insumos como algodón sostenible (Crystal apoya el cultivo sostenible de esta fibra en Colombia); el uso de fibras naturales como lyocell y lino, y de fibras recicladas o recuperadas de producción; el ahorro y tratamiento de agua; la instalación de paneles solares en las plantas; la siembra de árboles; y la disminución de la huella de carbono. El montaje de tiendas es con mobiliario reciclado y el uso de empaques con papel y cartón biodegradables.

Actualmente, Gef y Punto Blanco forman parte de una compañía multilatina y multicanal, con una estrategia de retail propio, con tiendas propias en Colombia, Costa Rica y, a través del modelo de franquicias en Ecuador, Guatemala y Curazao; además de un importante alcance en el mercado de e-commerce. A esto se suma que venden las marcas a través de diferentes distribuidores desde México hasta Perú y su retail representa el 70% de las ventas de la compañía Crystal

Banner_azules
Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉