Las tiendas hiperfísicas como los nuevos templos del retail

Logo de Balenciaga sobre fondo blanco. Alta costura

El esperado regreso a la acción física también hizo latir el corazón del retail: un sector que decidió reinventarse emprendiendo un recorrido por la imaginación en tiempos de crisis. Las tiendas hiperfísicas entraron entonces en la ecuación y se convirtieron en los nuevos templos de la moda para las generaciones que desean vivir experiencias sensoriales más allá de lo material.

Como veníamos presagiando en anteriores episodios, parece ser que el futuro del retail será phygital, y unirá lo físico y lo digital en un mismo espacio conceptual y experimental, creando universos personalizados en los que los consumidores puedan identificarse e interactuar, más allá de apreciar la belleza de sus instalaciones artísticas.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

La moda de lujo se vuelve hiperfísica

Las tiendas hiperfísicas ya son la nueva macrotendencia identificada por The Future Laboratory que está expandiéndose sin cesar, y que tiene como misión trascender en lo emocional desde un escenario innovador y tecnológico. En este sentido, marcas de culto dentro del sistema como Balenciaga o Jacquemus están transformando sus tiendas en museos envueltos de experiencias sensoriales. Desde la pop-up cubierta de pieles rosas, hasta las máquinas expendedoras de bolsos: el modelo hiperfísico se convierte en la principal atracción para el consumidor.

Las nuevas generaciones acuden así a las tiendas para vivir esas experiencias lúdicas, atraídas por la estética y escenografía en la que poder interpretar desde tiktoks hasta posar para Instagram.

En este contexto, la sobriedad y el minimalismo asociado a las tiendas de lujo ahora se transforman en arte, evasión y fantasía. Conceptos que Jacquemus supo trasladar a Le Bleu: su instalación en Selfridges con la que reinventaba un baño personal y lo erigía como espacio experiencial. Por no hablar de sus tiendas monocromáticas (y virales) de Milán y París o su máquina expendedora de bolsos 24 horas en Oxford Street.

Balenciaga no podía quedarse fuera de este juego, siguiendo su estela de Balencificación del mundo y de la moda. La firma presentaba el lanzamiento de su ya icónico bolso Le Cagole en una pop-up con interiores forrados de pieles rosas como una gran representación artística. Una idea que ha querido recoger asimismo Mulberry para su promoción del bolso Softie, trasladando al público a un nuevo universo construido por las cualidades sensoriales del bolso a través de mobiliario y decoración esponjosa con la que interactuar.

El retail del futuro

La experiencia de compra y el concepto se erigen como los grandes pilares que sustentan todas esas tiendas hyperphysical y/o digital como la emergente WOW Concept de Madrid. Las que posicionan la creatividad y el diseño en el núcleo identitario, como Bottega Veneta hizo con su representación laberíntica en Seúl (2021).

Ahora, la idea por parte de la industria es seguir actualizando esta macro-tendencia en la que más allá de valorar el diseño, la arquitectura o los visuales, se siga desarrollando y elevando la experiencia multisensorial e inmersiva; incluyendo la posibilidad de integrar el ASMR o nuevas formas de estimular los sentidos mediante la interacción espacial. Todo será cuestión de tiempo.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉