Coinstar, fuera calderilla y más rentabilidad para el retail de alimentación

bitcoin lote de monedas

Toda familia tiene una hucha en su casa en donde deposita toda la calderilla que va sobrando de cada compra. Monedas pequeñas, de escaso valor que suelen quedar marginadas en un rincón cogiendo polvo por pereza a contarlas y vergüenza al querer presentarlas en un comercio o en el banco.

Coinstar, de origen americano, vio en este hecho una oportunidad de mercado y a juicio por la expansión de esta empresa, no le ha ido nada mal. Su producto es un quiosco que en poco tiempo cuenta toda la calderilla que un usuario deposite en ella para generar un cupón y poder canjearlo por dinero real a cambio de una pequeña comisión.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Una ayuda muy útil para muchos usuarios y una solución de rentabilidad que está funcionando muy bien en el retail de alimentación, esto es, supermercados, hipermercados y tiendas cash and carry. En las siguientes líneas, con las cifras aportadas, se puede comprobar que es una herramienta win-win y por qué una de estas máquinas representa el metro cuadrado más rentable en el segmento del retail de alimentación.

La calderilla se transforma en cifras de vértigo gracias a Coinstar

Todas las afirmaciones anteriores cobran sentido cuando se exponen la cifras que ha dado este modelo de negocio. Y ahí va el primer dato: cada quiosco de Coinstar canaliza un promedio anual de 120.000 euros.

Esta información relativa al año 2021 (con una pseudo-normalidad en la pandemia) sirvió para que los partners españoles de esta entidad facturasen un extra de 37 millones de euros. ¿Por qué? Porque parte del dinero que canjearon los clientes se empleó para realizar compras en el mismo establecimiento.

Sin duda un modelo tan simple como innovador, ya que es eficaz para los consumidores y una vía más de negocio para el retail. Las opciones que nos podemos encontrar en cada una de estas máquinas es contar monedas y canjearlas por cupones para realizar compras en el supermercado o cambiarlas por efectivo.

Según fuentes de la organización, el cupón promedio canjeado es una cantidad superior a los 40 euros, lo que equivale a unas 800 monedas de escaso valor. El 77% del valor de los cupones canjeados se ha utilizado para efectuar compras en el mismo punto de venta.

“Para el consumidor, Coinstar es la forma más simple y económica de canjear su calderilla por compras o efectivo. Y como aliado del retail, somos un servicio llave en mano que les aumenta la facturación y les genera tráfico. Coinstar lo gestiona todo: instala el quiosco, realiza su mantenimiento, gestiona la colecta de fondos y reembolsa semanalmente al establecimiento el valor de los cupones canjeados y, además, comisiona a la tienda”

Jacques Giribet, Director General de Coinstar España

Potencial y crecimiento en España

Disponible en un buen puñado de países, Coinstar también está presente en España, donde ha crecido exponencialmente en los últimos años. De hecho, Giribert cifra este crecimiento de la entidad en cifras superiores al 50%.

Y lo que le espera, puesto que se calcula que en España existen unos 1.800 millones de euros estancados en monedas de baja denominación. Monedillas que, como se puede comprobar, valen su peso en oro gracias a este sistema capaz de convertir un metro cuadrado habitualmente inutilizado en el mas rentable de un establecimiento del sector retail de alimentación. Su impacto es casi inmediato en facturación y más clientes con tiquets medios más elevados.

Volviendo al crecimiento en España, Coinstar dispone de 450 quioscos en España, repartidos por todas las provincias y en los grandes almacenes que dominan el mercado. Actualmente, cualquier persona puede encontrarse ante una de estas máquinas en distintos centros de Carrefour, Caprabo, Eroski, E.Leclerc, Musgrave, Supermercados Masymas, Grupo Barea, Supermercados Hiber o Díaz Cadenas, además de otras cadenas locales e independientes. El alcance de Coinstar en el mapa del retail español cubre casi el 50% del formato hipermercado.

Carrefour, el principal partner

El de Carrefour representa todo un caso de éxito en la estrategia de Coinstar. Este grupo colabora con la entidad en España y en otros países europeos, como Italia y Francia. Es el partner principal, puesto que el 80% de los quioscos Coinstar en territorio nacional están instalados en distintos formatos de tienda Carrefour, lo cual incluye a filiales y franquicias como Carrefour Market, Carrefour Express y Carrefour Market Gourmet, así como en Hipermercados Carrefour.

También hay quioscos Coinstar en Supeco, hard discount de Carrefour que ofrece también su servicio “cash & carry”.

Gracias a Coinstar, Carrefour se ha convertido en el centro de referencia para miles de consumidores que utilizan el servicio de digitalización de la calderilla con frecuencia. Se desconoce si es el motivo principal el hecho de acudir a uno de estos quioscos, pero quizás haya sido así en muchos casos. ‘Ya que voy a canjear, hago la compra’, habrán pensado muchos.

En cualquier caso, es un servicio muy valorado por todos, tal y como trasciende de la experiencia que he medido la organización en años anteriores. Más del 92% de los usuarios valora muy positivamente el servicio proporcionado por Coinstar, según datos proporcionados por los propios retailers, y el 95% asegura que lo usará de nuevo.

¿Cómo es cada quiosco? Una solución llave en mano para el retail

Para los establecimientos que quieran apostar por Coinstar, hay que decir que la instalación y puesta en marcha de uno de estos quioscos es tan sencilla como su posterior funcionamiento.

Coinstar ofrece en este sentido una solución llave en mano de una infraestructura que tan solo ocupa un metro cuadrado y que puede almacenar hasta 500 kilogramos de monedas. Del recuento de monedas se ocupa un sistema que cuenta con más de 200 patentes. Aunque todo es muy preciso, el funcionamiento está controlado en tiempo real por técnicos cualificados.

Además de todo lo anterior, disponer de uno de estos quioscos supone dar un paso en cuestiones de digitalización, porque la calderilla pasa a convertirse en un activo digital que reduce las gestiones con efectivo que tienen que hacer los establecimientos y los riesgos que conlleva: se reduce el cash en sus cajas y disminuyen los costes que supone su gestión.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉