Catman: Los elementos de la ejecución

 

Existe una enorme diferencia entre dirigir una organización y presidirla. El líder que se jacta de su estilo basado en delegar o en transferir sus atribuciones no está al tanto de los temas del día. No está encarando a las personas responsables del mal desempeño, ni está buscando los problemas que debe resolver y asegurándose de que son resueltos.

El líder que ejecuta a menudo no tiene siquiera que decirles a las personas lo que deben hacer; formula preguntas de manera que ellas mismas se den cuenta de lo que necesitan hacer. De esa manera, transmite su experiencia de líder y las educa para que piensen de maneras que nunca antes habían pensado.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

LEA TAMBIÉN: Catman: ¿Qué factores influyen a la hora de escoger un producto?

La ejecución tiene que estar presente en la cultura

La ejecución tiene que estar imbuída en el sistema de recompensas y en las normas de conducta que todos ponen en práctica.

La ejecución tiene que formar parte de la cultura de la organización e influir en la conducta de todos los líderes en todos los niveles.

La ejecución debe comenzar con los líderes de nivel más alto, pero si tú no eres uno de ellos, de cualquier manera puedes ponerla en práctica en tu propia organización. Tú forjas y demuestras tus propias habilidades. Los resultados impulsarán tu carrera y pueden convencer a que otros en el negocio hagan lo mismo.

LAS SIETE CONDUCTAS ESENCIALES DE UN LÍDER

1.- CONOCER A TU PERSONAL Y A TU NEGOCIO

Los líderes tienen que vivir sus negocios. En las compañías que no ejecutan, los líderes se encuentran generalmente fuera de contacto con las realidades cotidianas. Dichos líderes obtienen mucha información, pero la misma ha sido filtrada; presentada en reportes directos que contienen sus propias percepciones, limitaciones u objetivos, o recolectada por un equipo que tiene sus propias perspectivas. Los líderes no están en el sitio donde la acción tiene lugar. No están involucrados con el negocio, por lo que no conocen ampliamente sus organizaciones, y su personal no les conoce realmente.

Debes de traer algunas personas nuevas ocasionalmente para obtener ideas frescas. En otras palabras, has escuchado todas las ideas de las personas que trabajan aquí, y te estás perdiendo de la perspectiva fresca de los recién llegados”.

Estar presente se permite, en tu carácter de líder, conectar personalmente con tu gente, y las conexiones personales te ayudan a crear un sentimiento intuitivo del negocio, así como de las personas que lo dirigen. También te ayuda a personalizar la misión que les pides a la gente que desarrolle.

Forjar una conexión personal no se relaciona con el estilo. o necesitas ser carismático, ni ser un vendedor. No importa qué personalidad tengas. Sin embargo, necesitas presentarte con la mente abierta y una actitud positiva. Sé informal y demuestra tu sentido del humor. Una revisión de negocios debe tomar la forma de un diálogo socrático, no a de un interrogatorio. Todo lo que tienes que demostrar s que te importan las personas que trabajan para ti, independientemente de las personalidades de cada uno. En eso consiste la conexión personal.

2.- INSISTE EN SER REALISTA

El realismo es el corazón de la ejecución, pero muchas organizaciones están llenas de gente que trata de evitar o de disimular la realidad. ¿Por qué? Porque hace que la vida sea incómoda. Las personas no quieren abrir la caja de Pandora. Desean ocultar los errores, o ganar tiempo para encontrar una solución en vez de admitir que no tienen una respuesta por el momento. Quieren evitar las confrontaciones. Nadie quiere ser el mensajero que porta malas noticias o el empleado problemático que desafía la autoridad de sus superiores.

3.- FIJA METAS Y PRIORIDADES CLARAS

En primer lugar, cualquiera que piensa con la lógica de negocio comprenderá que al enfocarnos en tres o cuatro prioridades produciremos los mejores resultados con los recursos de que disponemos. En segundo término, las personas que trabajan en las organizaciones contemporáneas necesitan un número pequeño de prioridades claras para ejecutar bien.

Si se carece de prioridades claras y cuidadosamente diseñadas, las personas pueden enfrascarse en una auténtica guerra sobre quién obtiene qué y por qué.

Además de tener metas claras, debes esforzarte por lograr la sencillez en general. Una cosa que puedes advertir acerca de los líderes que ejecutan es que hablan de manera sencilla y directa. Hablan de manera franca y abierta acerca de lo que piensan. Saben la manera de simplificar las cosas con el fin de que otros puedan entenderlas, evaluarlas y actuar en relación con ellas, de manera que lo que dicen se basa en el sentido común.

4.-DA SEGUIMIENTO A LAS METAS

Contar con metas claras y sencillas carece de significado si nadie las toma en serio. El fracaso para ponerlas en práctica es generalizado en el mundo de los negocios, y una causa principal de la mala ejecución.

5.-RECOMPENSA A QUIENES HACEN LAS COSAS

Si deseas que las personas produzcan resultados específicos, debes recompensarlas de la misma forma. Este hecho parece tan obvio que no debería ser necesario mencionarlo.

Sin embargo, muchas corporaciones realizan tan mal la tarea de vincular las recompensas al desempeño, que existe poca correlación entre ambos. No distinguen entre quienes logran los resultados y quienes no lo hacen.

Los líderes necesitan tener la confianza para explicar a alguien que les reporta directamente por qué obtuvo una recompensa menor a la que esperaba.

Un buen líder se asegura de que la organización haga esas diferencias y que se conviertan en una forma de vida en toda la organización.

6.- AMPLIA CAPACIDAD DE LAS PERSONAS POR MEDIO DE LA DIRECCION

Como líder, has adquirido mucho conocimiento y experiencia –incluso sabiduría– a lo largo de tu camino. Una de las partes más importantes de tu trabajo consiste en transmitirlo a la siguiente generación de líderes. Ésa es la manera en que amplías la capacidad de todos los demás en tu organización, individual y colectivamente. Es la manera en que obtendrás los resultados hoy mismo y dejarás un legado del que puedes enorgullecerte cuando te marches.

La habilidad para dirigir es el arte de hacer preguntas. La formulación de preguntas incisivas obliga a que las personas piensen, descubran y busquen.

7.-CONÓCETE A TI MISMO

Todo mundo afirma sin convicción la idea de que para encabezar una organización se requiere fortaleza de carácter. En la ejecución ése es un elemento de la mayor importancia. Sin lo que llamamos fortaleza emocional, tú no puedes ser honesto contigo mismo, enfrentar con honestidad la realidad organizacional y de negocios, o proporcionar a la gente evaluaciones francas.

La fortaleza emocional te proporciona el valor para aceptar los puntos de vista que se oponen a los tuyos y para manejar el conflicto, así como la confianza para alentar a los demás y aceptar los desafíos en ambientes de grupo. Te permite aceptar y enfrentar tus propias debilidades, ser firme con las personas que no tienen buen desempeño y manejar la ambigüedad inherente a una organización compleja y en cambio continuo.

Seguramente has notado que el mejor líder no es a menudo la persona más brillante del equipo, ni aquella que sabe más sobre el negocio.

La fortaleza emocional proviene del descubrimiento y del dominio de uno mismo. Se trata de la base de las habilidades de las personas. Los buenos líderes conocen sus fortalezas y debilidades personales, especialmente al tratar con otras personas, y a continuación construyen con base en sus fortalezas y corrigen sus debilidades.

Un líder sólido y duradero tiene un marco de referencia ético que le proporciona el poder y la energía para llevar a cabo incluso los encargos más difíciles.

Los líderes encaran desafíos a su fortaleza emocional todo el tiempo. La incapacidad para enfrentar esos desafíos impide conseguir los resultados.

Asignar a las personas correctas en los trabajos correctos es una tarea que demanda fortaleza emocional. El fracaso para manejar a las personas de bajo desempeño es un problema extremadamente común en las corporaciones y, generalmente, es el resultado de los bloqueos emocionales del líder.

Cortesía de: www.TheRetailAcademy.org

Resumen del libro: El arte de la ejecución en los negocios, Larry Bossidy & Ram Charan

________________________________________________________________________________

Luis Herrera - America RetailEditado por Luis Eduardo Herrera, Ingeniero Bioquímico con un MBA del ITESM. Consultor activo en áreas de planificación de negocios, Shopper Marketing, Gestión de Categorías y Marketing Digital. Expositor y ponente en México, Estados Unidos y América Latina. En la actualidad es Vicepresidente Ejecutivo para América Latina en la Category Management Association; consultor socio de Shopper Marketing-WSI y el presidente de la junta para Latinoamérica de la CMA. Cuenta con amplia experiencia en el sector del comercio minorista.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉


 

Please enter your comment!
Please enter your name here