Calzado de RKS sigue apostando por el ‘brick’ con una apertura al mes hasta 2024

Calzado de RKS , la cadena navarra de zapatería prevé cerrar 2024 con unas ventas de setenta millones de euros, apoyándose en el crecimiento a golpe de retail. Este año, RKS planea una batería de 16 aperturas y sus próximos destinos serán Bilbao, Huelva y Cádiz.

La cadena navarra de zapaterías RKS ha puesto en marcha un plan de crecimiento a dos años con el objetivo de facturar setenta millones de euros en 2024. Para ello, la empresa prevé una apertura al mes hasta 2024, según adelanta Enrique Mina, cofundador y responsable de expansión de RKS, a Modaes.es.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

La compañía previa cerrar 2021 con una cifra de negocio por encima de los cincuenta millones de euros, pero se encontró con un escenario más duro del que esperaba. “Parecía que iba a ser el año de la recuperación, pero, hasta octubre, no pudimos operar con normalidad”, recuerda Mina. Sin embargo, 2022 será el año en el que la empresa supere la barrera de los cincuenta millones y RKS prevé terminar el ejercicio actual con unos ingresos de entre 54 millones de euros y 55 millones de euros.

Los primeros destinos de la compañía navarra serán Bilbao, Huelva y Cádiz, donde desembarcará el próximo junio. En concreto, este año se abrirán 16 nuevos establecimientos de la cadena multimarca de calzado, hasta 84 tiendas, según la hoja de ruta establecida a comienzos de año por la empresa. Sobre todo, RKS tiene presencia en locales de centros comerciales.

El golpe de la pandemia no minó el animó de RKS, que, desde 2019, ha engordado notablemente su red de tiendas y su plantilla. Hace tres años, la cadena operaba con 42 puntos de venta y, a cierre de 2021, eran 68 tiendas propias. En cuanto al equipo, trabajan en RKS más de quinientas personas, contando con la plantilla en tiendas, el doble que hace tre años.

“El mercado se está recuperando, pero existe mucha incertidumbre”, advierte el cofundador de RKS. Entre otros, los retos a los que se está enfrentando la empresa actualmente son los precios al alza del transporte, la luz y la cesta de la compra del consumidor. “A corto plazo, no sabemos cómo va a ser la respuesta del mercado”, comenta Mina. A pesar de todo, no está en los planes de RKS subir los precios, como han hecho otros de sus competidores para proteger su margen.

La estrategia de la cadena navarra va en otra dirección. “Nuestro principal objetivo es no dejar de conectar con el consumidor, estamos viendo mucho cambio”, explica el director de expansión de RKS. Como respuesta, la compañía ha rediseñado sus puntos de venta con una presentación de aspecto más premium.

Esta no es la primera vez que RKS da un giro a modelo para adaptarse a la demanda. Hace cuatro años, la compañía introdujo prendas de ropa a su oferta y, aunque no prevé abrir puntos de venta de sólo moda, sí le da una gran importancia a esta rama. De hecho, en 2020, la empresa navarra integró la firma de calzado masculino Tino González en el marco de su liquidación y conserva una red de entre ocho y diez tiendas de la cadena.

El canal online no es la principal prioridad para RKS, que genera el 90% de sus ventas en el multimarca. Con todo, la empresa sí tiene presencia en marketplaces como Spartoo y Amazon, además de operar a través de su propio ecommerce.

RKS es una empresa familiar y Enrique Mina y su hermano concentran, entre los dos, el 100% de la propiedad. La compañía, con sede en Navarra, opera con una planta de distribución en la misma ciudad desde la que surte a su red completa de tiendas en España.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉