Supply chain: Retailers de moda mudan sus manufacturas de Asia

Puerto marítimo con contenedores de mercancía

Las grandes compañías de moda y calzado trasladan sus producciones a países más cerca de sus tiendas en Estados Unidos y Europa, frente a los problemas en las cadenas de suministro asiáticas generados por los nuevos brotes de la variante Delta del Covid-19 en países como Vietnam y China, cuyas manufacturas cerraron por semanas enteras en meses pasados. Los cambios se producen en un contexto de largos retrasos en los envíos que están haciendo aumentar los precios y forzando a las compañías a repensar sus cadenas globales de suministro y centros productivos de bajo coste en Asia.

El último ejemplo es el minorista de moda español Mango, que dijo a Reuters el viernes que ha «acelerado» su proceso de aumento de la producción local en países como Turquía, Marruecos y Portugal. En 2019, la empresa obtuvo en gran medida sus productos de China y Vietnam. Mango dijo a Reuters que ampliaría «considerablemente» la cantidad de unidades fabricadas localmente en Europa en 2022.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

De manera similar, el minorista de calzado estadounidense Steve Madden dijo el miércoles que había reducido la producción en Vietnam y había trasladado el 50 % de su producción de calzado a Brasil y México desde China, mientras que el fabricante de zapatos de caucho Crocs dijo el mes pasado que trasladaría su producción a otros países como Indonesia y Bosnia.

Bulgaria, Ucrania, Rumania, la República Checa, Marruecos y Turquía fueron algunos de los países que atrajeron un nuevo interés por parte de los productores de ropa y calzado, aunque China continúa produciendo una gran parte de la ropa para las cadenas de moda estadounidenses y europeas.

«Estamos viendo un gran crecimiento en la actividad de fletes y transporte terrestre en las antiguas repúblicas soviéticas… un gran aumento en Hungría y Rumania», dijo Barry Conlon, director ejecutivo de Overhaul, una empresa de gestión de riesgos de la cadena de suministro.

En Turquía, se espera que las exportaciones de indumentaria alcancen los 20 000 millones de dólares este año, un máximo histórico, impulsadas por un aumento en los pedidos de la Unión Europea, según mostraron los datos del Consejo de Indumentaria y Vestuario de la Unión de Cámaras de Turquía. En 2020, las exportaciones totalizaron 17 000 millones.

En Bosnia y Herzegovina, las exportaciones de textiles, cuero y calzado ascendieron a 739,56 millones de marcos (436,65 millones de dólares) en el primer semestre de 2021, cifra superior a la de todo 2020.

«Muchas empresas de la Unión Europea, que es nuestro socio comercial más importante, están buscando nuevos proveedores y nuevas cadenas de suministro en el mercado de los Balcanes», declaró el profesor Muris Pozderac, secretario de la asociación de textiles, indumentaria, cuero y calzado en Bosnia y Herzegovina.

En Guatemala, donde Nordstrom cambió significativamente el volumen de producción de su marca privada en 2020, las exportaciones de ropa superaron los 1000 millones de dólares a fines de agosto de este año, un 34,2 % más que en 2020 e incluso un 8,8 % más que en 2019.

Cabe aclarar que muchas empresas también dependen en gran medida de Vietnam, donde los recientes paros de producción han causado importantes interrupciones. El Gobierno de Vietnam dijo en octubre que no alcanzará su objetivo de exportaciones de indumentaria este año, con un total de 5000 millones de dólares en el peor de los casos, debido a los impactos de las restricciones por el coronavirus y la escasez de trabajadores.

Las inspecciones de fábricas en Vietnam, un importante proveedor de los pedidos de fabricación de los minoristas, cayeron un 40 % en el tercer trimestre en comparación con el segundo trimestre, y la producción durante esos meses se movió rápidamente a Bangladesh, India y Camboya. Las tasas de inspección en Vietnam aún se mantenían en niveles más bajos en el cuarto trimestre, con un pequeño repunte observado a fines de octubre, aseguró Mathieu Labasse, vicepresidente de QIMA, una firma de auditoría y control de calidad de la cadena de suministro que representa a más de 15 000 marcas.

El fabricante de ropa VF Corp y el fabricante de indumentaria para actividades al aire libre Columbia Sportswear fueron dos de las empresas que advirtieron que habría retrasos en las colecciones de otoño y primavera y, en algunos casos, surtidos de tallas insuficientes.

El dueño de los bolsos de Michael Kors, Capri Holdings, dijo el miércoles que no tendría los inventarios deseados para la temporada navideña, mientras que el fabricante de ropa deportiva Under Armour dijo el martes pasado que cancelaría las órdenes de compra de Vietnam solo para ayudar a que «las fábricas vuelvan a operar y se pongan a día».


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉