Supply chain: Ikea, Walmart y Home Depot compran contenedores y fletan buques

Containers de colores

La multinacional sueca Ikea ha sido la última en anunciar que ha optado por comprar contenedores y fletar buques para hacer frente a los retrasos en el transporte marítimo. La empresa se une así a otras compañías minoristas, como Walmart o Home Depot, que ya revelaron estas prácticas para hacer frente a los cortes en la cadena de suministro por la pandemia de la Covid-19. Según ha explicado la cadena de televisión norteamericana NBC News, las firmas han decidido fletar buques de carga privados y comprar sus propios contenedores de transporte para mantener el flujo de mercancías producidas en el extranjero.

El flete de un buque puede costar unos 40.000 dólares al día por un buque que transporte 3.000 contenedores de 20 pies, según el puerto de Los Ángeles. Esta tarifa diaria supera los costes récord de un contenedor típico de 40 pies de altura, que ahora superan los 6.500 dólares cada uno, según la empresa de investigación marítima Drewry Shipping Consultants. La empresas recurren entonces a empresas de gestión logística contratadas y ágiles para negociar con los puertos atascados y asegurarse tiempo para las descargas.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

“La falta de existencias en ciertas categorías de mercancías generales está por encima de lo normal, dadas las fuertes ventas y las limitaciones de suministro”, ha declarado Brett Biggs, director financiero de Walmart. “Nuestros comerciales siguen tomando medidas para mitigar los desafíos, incluyendo el retraso adicional en los pedidos y el fletamento de buques específicamente para las mercancías de Walmart”.

Uso exclusivo de portacontenedores

Por su parte, Edward Decker, director de operaciones de Home Depot, ha dicho que los niveles de existencias de la empresa “no están donde queremos que estén”, pero la empresa ha “aprovechado nuestra escala y flexibilidad para disponer de varios buques portacontenedores para uso exclusivo.”

Las empresas de transporte de mercancías respondieron primero a la creciente demanda de buques al principio de la pandemia recortando la capacidad de transporte a medida que el consumo se ralentizaba. Eso les dejó en un aprieto de capacidad cuando esta volvió a crecer con más fuerza que nunca. Las restricciones de la Covid y la escasez de trabajadores en las instalaciones de transporte marítimo, así como la falta de conductores de camiones para recoger los contenedores, no han hecho más que agravar la situación. Mientras tanto, las restricciones portuarias han limitado el número de contenedores vacíos que regresan a Asia para ser llenados.

El director ejecutivo del puerto de Los Ángeles, Gene Seroka, ha afirmado que el aumento de las compras de los consumidores a causa de la pandemia no tiene parangón. “Se trata de un fenómeno mundial”, ha dicho Seroka. “Tenemos 34 barcos en el agua esperando entrar en los puertos de Los Ángeles y Long Beach y otros 20 en los próximos días. Llevamos funcionando a gran velocidad desde junio y julio del año pasado”.

Hasta la oleada de la variante delta del coronavirus, los consumidores se han sentido más confiados a medida que las tasas de vacunación aumentaban, las escuelas reabrían y los trabajadores eran llamados a volver a la oficina. Aunque esto sería tradicionalmente una buena noticia, la demanda de los consumidores estadounidenses ha superado la disponibilidad de inventario, lo que supone un reto para los minoristas de tiendas físicas, ha asegurado Brett Rose, director general de United National Consumer Suppliers, una empresa de logística minorista.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉