El Impacto de la Logística de Última Milla en las Ciudades

Glovo

Por Jose Antonio Vallejo, Founder & Chairman en VALLEJOGROUP

Para entender cual es el impacto que tiene la logística para e-commerce en las ciudades es importante empezar por entender cómo funciona cada una de las ciudades, para después darnos cuenta donde se están generando los problemas y frente a eso, después de entenderlos, tratar de encontrar una solución a ello.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Por ejemplo, Lima es una megalópolis que tiene más de 10 millones de habitantes y tiene aproximadamente 100 km de Norte a Sur y 70 km de Este a Oeste, lo equivalente en Europa a tres grandes ciudades, siendo la población de una ciudad grande promedio europea alrededor del 1 millón – 1.5 millones de habitantes.

Hay una Lima al norte, una Lima moderna al centro, una Lima al sur y una Lima al este, son como cuatro ciudades que conviven sobre un territorio, siendo su población del 30 al 32% la del Perú; hay que entender que su territorio no está planificado, siendo una ciudad autoconstruida, solo el 20 % de la extensión territorial de Lima se hizo bajo un proceso de planificación a finales de los 60, es decir se pensó como debía funcionar la ciudad, donde debería estar la zona industrial y la zona residencial, de que tamaño iban a ser las pistas, los anchos; a principios de los 70 del siglo pasado, Lima empezó a sufrir un fenómeno de migración del resto del país hacia la ciudad, con lo cual el crecimiento se aceleró y en ese momento las autoridades se vieron desbordadas en su capacidad de poder hacer ciudad, entonces Lima se hizo de manera auto gestionada, es decir los migrantes llegaban y empezaban a tomar territorios de la periferia para asentarse.

Con un estado incapaz de atender la velocidad de crecimiento que demandaba la ciudad, se empezó a formalizar lo que inicialmente era informal, se empezó a dar amnistías; normalmente una ciudad se hace al revés, se piensa, se planifica y después se traza, se hace las instalaciones de los servicios públicos, las redes de agua, desagüe, luz, los espacios públicos, los parques, las pistas, las comisarias, los colegios, los hospitales etc, y después llega la gente a vivir, datos que pude rescatar de un en vivo que realicé con el decano de la facultad de arquitectura de la UCAL.

Lima es una ciudad que se hace exactamente al revés, primero llega la gente a vivir, y no hay nada, y después a raíz de un mecanismo ancestral en el Perú, a partir del trabajo comunitario colaborativo, los ciudadanos se organizan para solicitar servicios públicos, la luz llega dos o tres años después, el agua entre 5 o 7 años después, el desagüe 10 años después y es así como se va haciendo la ciudad día a día, ese es un poco el panorama de la ciudad de Lima y un panorama generalizado en todas las ciudades del Perú y también en Latinoamérica, ciudades como Sao Pablo, Santiago, Medellín tienen la misma estructura, formal en un porcentaje muy pequeño e informal en un porcentaje muy grande.

Al crecimiento no planificado de la ciudad, tiene su correlato el sistema de transporte, donde las personas que viven en la periferia tienen que desplazarse diariamente a su centro de trabajo o al lugar de estudio o hacer las compras, donde hay escasez de servicios de transporte y el desplazamiento toma mucho tiempo, se estima que aproximadamente el 25% de la población de Lima demanda más de 2 horas diarias en transportarse a su centro de trabajo, donde el 75% de la población se desplaza en transporte publico informal, ya que existen dos o tres sistemas formales en la ciudad de Lima, y donde el resto es un sistema informal que moviliza a 7.5 millones de personas con más de 22.5 millones de viajes al día, generando un caos enorme vehicular debido a dos aspectos fundamentales: un sistema vial que no está preparado y un transporte público inexistente como los subterráneos.

Tomando en cuenta esa premisa, llegó al 15 de Marzo del 2020 donde se dicta cuarentena obligatoria en todo el Perú y en ese momento nos dimos cuenta de que teníamos que abastecernos de productos, es en ese punto, donde comienza a surgir el e-commerce que no era un canal muy utilizado por el consumidor limeño y pasó a convertirse en una interesante alternativa para poder abastecerse de productos, es ahí entonces donde el e-commerce empezó a crecer de manera exponencial, donde antes había una cantidad limitada de motorizados para distribuir esos productos, pasó la ciudad a llenarse de motorizados impulsada por un mayor consumo por ese canal, lo que lleva a cientos de miles de operaciones diarias y se traduce en una logística de reparto que genera un impacto en la ciudad.

Ahora bien, ¿De qué manera este E-commerce impacta en las ciudades?

La transacción que uno realiza por un canal digital que no genera aparentemente mayor impacto necesita del canal físico, el transporte o el vehículo de transporte para que lleve el producto desde el almacén hacia el consumidor final.

Cuando el canal principal de compra era la tienda física las personas se desplazaban y esto sumaba los 22 millones de viajes diarios, ahora que las personas no se desplazan tanto, surgió esta opción, interesante, atractiva y seductora, donde los seres humanos tendemos a buscar nuestra comodidad, nuestro confort y donde antes caminábamos 2 cuadras para ir a comprar algo a la tienda de barrio, hoy día hasta la tienda de barrio nos despacha los productos, hoy en día a todo nivel del sector retail existe esta oferta de canales, generando un sistema de desplazamiento enorme que está ocupando una ciudad, desocupada porque los niños no estaban asistiendo a clases presenciales en colegios, y los jóvenes irán pronto a las universidades e institutos y donde muchas personas están haciendo tele trabajo y donde ese espacio ha sido cubierto por el sistema de despacho de delivery, pero debemos de tomar en cuenta que se tendrá que retornar a las oficinas y es ahí donde vamos a comenzar a sentir que ese sistema que teníamos hace dos años que era caótico se va a ver incrementado, por ese sistema o esa red logística de distribución urbana que ha tomado de alguna manera la ciudad.

Partiendo de esa premisa, ¿cuál es el escenario actual?

El e-commerce ha crecido realmente rápido en el último año, lo que se ve a simple vista con el aumento de los repartidores en las calles de muchas ciudades. Esta subida en la demanda es −claramente− beneficiosa para el rubro, generando nuevos empleos y dinamizando la economía, sin embargo, tiene consecuencias colaterales importantes, en especial el impacto negativo para el medio ambiente.

Para lo cual es urgente e indispensable evaluar nuestra capacidad máxima vial urbana si queremos logar mejores ciudades para vivir.

Donde hoy es necesario encaminarnos hacia un cambio de mentalidad en materia de sustentabilidad en las empresas de delivery.

Es claro que vamos a enfrentar grandes retos ante una mayor demanda de productos por e-commerce, dentro de ellos:

✅ Una falta de recursos humanos para el delivery

✅ Una falta de infraestructura vial urbana

✅ Una escasez de espacios para los almacenes urbanos

Donde migrar el transporte de mercadería urbana hacia la electro movilidad dejó de ser una opción para pasar a ser una necesidad urgente, pero para aplicarla; es necesario contar, diseñar y proyectar una red de almacenes urbanos y centros de distribución que no distorsionen con la arquitectura del entorno y que nos permita acercar los productos al consumidor, donde la manera correcta de surtir de productos a un almacén urbano o Dark Store pasa por contar con un lugar que nos permita consolidar los productos de diversos proveedores en un solo lugar y de ahí abastecer a una red de almacenes urbanos, ya que estos (Dark Store) por su tamaño y ubicación dentro de un área urbana no permite que pueda funcionar como un lugar de recepción de mercadería de diversos proveedores sin que ésta operación genere una mayor contaminación en el medioambiente y un impacto negativo en el consumidor y en el entorno.

Hoy es necesario tomar todos los elementos existentes, que nos permitan crear una nueva manera de hacer logística, que sea diferente, sostenible y responsable, lo cual nos permitirá mejorar nuestra calidad de vida al interior de las ciudades.

Luego de este análisis puedo concluir, que la logística urbana y de última milla ofrece grandes oportunidades de diversificación a los inversores, ya que para continuar con el crecimiento del e-commerce será necesario contar con una infraestructura física logística que permita una operación sostenible, responsable y rentable.

Como inversionista y desarrollador de infraestructura física logística de última milla, hoy puedo dar la gran noticia que: «Hemos desarrollado el Primer Centro Logístico Urbano en la ciudad de Lima»


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉