Sencillos hábitos sostenibles

¿Estás listo para emprender el cambio? En un momento en que el cambio climático y la sostenibilidad son temas cruciales, adoptar hábitos sostenibles sencillos se vuelve no solo una elección personal, sino una necesidad global.

Cada elección que hacemos, desde la forma en que nos transportamos hasta cómo manejamos nuestros residuos y administramos nuestras finanzas, contribuye de alguna manera al estado actual y futuro de nuestro entorno. La adopción de hábitos sostenibles no solo es una responsabilidad social compartida en el cuidado del planeta, sino que también tiene un impacto directo en la calidad de vida de las personas, lo que puede traducirse en mejoras a la salud, reducción de costos y mejora de servicios.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Vea también: Cada vez más empresas apuestan por la circularidad

En este contexto, exploraremos seis hábitos sostenibles sencillos pero poderosos que pueden marcar la diferencia. Más allá de la retórica ambientalista, nos sumergiremos en acciones concretas que todas las personas podemos incorporar en nuestra rutina diaria, de acuerdo con Triple Pundit.

6 hábitos sostenibles sencillos para 2024

1. Elegir alternativas sostenibles de transporte

Aunque suena algo trillado, la realidad es que optar por alternativas sostenibles hará bien a tu salud, tu bolsillo y al planeta. Acciones como caminar, andar en bicicleta o usar el transporte público con más frecuencia si está disponible, elegir un tren en lugar de un avión para viajes interestatales más cortos, compartir autos con más frecuencia o planificar recados utilizando una aplicación como Google Maps para optimizar la menor cantidad de millas recorridas.

Decisiones pequeñas aquí y allá pueden no parecer mucho, pero si, por ejemplo, cada estadounidense condujera solo un 10 por ciento menos, evitaríamos 110 millones de toneladas métricas de emisiones de dióxido de carbono anualmente, equivalente a cerrar 28 plantas de energía a base de carbón.

Pero, cuando debas conducir o volar, aún tienes opciones. El mantenimiento adecuado del automóvil tiene muchos beneficios para reducir las emisiones. Realizar un servicio regular, llenar el tanque con los fluidos adecuados y mantener las llantas infladas a la presión correcta mejoran la eficiencia del combustible. También es beneficioso respetar los límites de velocidad y evitar frenadas o aceleraciones bruscas, lo que también es mejor para el automóvil a largo plazo.

2. Reducir la huella de carbono en la comida

Los datos sugieren que la comida representa entre el 10 por ciento y el 30 por ciento de la huella de carbono promedio de un hogar. Muchos factores contribuyen a esto, como el tipo de alimentos que eliges, cómo y dónde se producen, cómo se transportan, la forma en que se empaquetan y los residuos que generan al final de su vida útil.

Si la mitad de la población mundial adoptara una dieta más rica en plantas, limitando específicamente el consumo de carne roja a 57 gramos por día, equivalente a una hamburguesa o un filete un par de veces a la semana, evitaríamos 78.3 gigatoneladas de emisiones equivalentes de carbono para 2050, según estimaciones del proyecto sin fines de lucro Project Drawdown. Esto representa casi una quinta parte de las reducciones necesarias para limitar el aumento de la temperatura global a 1.5°C por encima de los niveles preindustriales, un punto crucial en la lucha contra el cambio climático.

En este punto, otro de los hábitos a trabajar es la reducción de desperdicio de alimentos. Según un estudio de 2023 publicado en la revista Nature Food, el desperdicio de alimentos representa alrededor de la mitad de todas las emisiones asociadas con el sistema alimentario global.

3. Uso responsable de agua y energía

El uso responsable de agua y energía se presenta como uno de los hábitos sostenibles más cruciales. Este hábito, respaldado por la idea de conservar recursos naturales y reducir nuestra huella ambiental, no solo impacta positivamente en la salud del planeta, sino que también influye directamente en la calidad de vida de las personas.

Acciones aparentemente pequeñas como cerrar el grifo durante actividades diarias como lavarse las manos o cepillarse los dientes pueden tener un impacto sustancial.

La recolección de agua de lluvia es otra práctica sostenible que se puede incorporar en la vida diaria. Al aprovechar este recurso natural, podemos reducir nuestra dependencia de sistemas de suministro de agua intensivos en energía y disminuir la presión sobre fuentes de agua dulce limitadas

Además del impacto ambiental, el uso responsable del agua se traduce en beneficios tangibles para las personas. Reducir el consumo de agua conlleva a facturas más bajas, y la conservación de este recurso escaso se convierte en una contribución directa a la sostenibilidad de las comunidades locales y globales.

En cuanto al uso de energía, nuestra dependencia de los combustibles fósiles y la sobreexplotación de recursos naturales para satisfacer las demandas de energía han llevado a una crisis climática global. La adopción de hábitos sostenibles en el consumo de energía se convierte, entonces, en un imperativo para mitigar estos impactos negativos.

Asimismo, la conservación directa de recursos, el ahorro de energía se traduce en ahorro económico. La implementación de prácticas sostenibles en el hogar no solo reduce las facturas de servicios públicos, sino que también fomenta la eficiencia y el uso consciente de la energía, creando un círculo virtuoso de ahorro y sostenibilidad.

4. Reducir el consumo de plástico

En la actualidad, la lucha contra la contaminación por plásticos se ha convertido en una prioridad ambiental global. La reducción del consumo de plástico se presenta como un hábito sostenible esencial para mitigar los impactos devastadores de los desechos plásticos en los ecosistemas y la salud humana.

Al adoptar el hábito de llevar bolsas reutilizables, estás evitando la generación de residuos plásticos que pueden tardar cientos de años en descomponerse. Además, contribuyes a la disminución de la demanda de petróleo, un recurso no renovable utilizado en la producción de plástico.

También puedes optar por elegir productos con envases minimalistas o reciclables; al hacerlo, estás enviando un mensaje a las empresas sobre la importancia de la sostenibilidad. Además, al limitar la cantidad de envases, se reduce la cantidad de residuos plásticos que terminan en vertederos o en el medio ambiente.

5. Tomar decisiones financieras sostenibles

En un mundo donde nuestras elecciones diarias tienen consecuencias ambientales y sociales, la forma en que manejamos nuestro dinero también puede desempeñar un papel crucial en la construcción de un futuro más sostenible. Aunque a veces las opciones pueden estar limitadas, cuando tengas la oportunidad, es fundamental esforzarse por tomar decisiones financieras conscientes. Dedicar tiempo regular para este propósito puede tener un impacto significativo en la huella de carbono de tus finanzas.

Los grandes bancos suelen canalizar sus inversiones hacia sectores que maximizan las ganancias, incluyendo industrias altamente contaminantes como el petróleo y el gas. Optar por una cooperativa de crédito o una CDFI impulsa inversiones locales, respaldando proyectos que benefician directamente a la comunidad. Además, estas instituciones suelen enfocarse en el desarrollo sostenible, promoviendo empleo, pequeñas empresas y mejoras en la vivienda e infraestructura local.

Tomar decisiones financieras sostenibles no solo es una forma de proteger tu futuro financiero, sino también una manera poderosa de influir positivamente en el entorno que te rodea. Cada elección cuenta, y al alinear tus valores con tus decisiones financieras, estás contribuyendo activamente a la construcción de un mundo más sostenible y equitativo.

6. Practicar el consumo consciente

El consumo consciente es un hábito sostenible que va más allá de simplemente adquirir productos; implica una reflexión profunda sobre el impacto ambiental y social de nuestras decisiones de compra. Adoptar esta práctica contribuye significativamente a la sostenibilidad y al bienestar general.

Para comenzar a integrar este sencillo hábito sostenible, antes de realizar una compra, investiga sobre la ética y sostenibilidad de la marca y el producto. Pregunta sobre los materiales utilizados, las condiciones laborales y el impacto ambiental.

Ser un consumidor consciente implica tomar decisiones informadas sobre lo que compramos y apoyar empresas que adoptan prácticas sostenibles. Al investigar y elegir marcas y productos que respeten los estándares éticos y ambientales, contribuyes a la creación de un mercado más sostenible. Esto también envía un mensaje claro a las empresas, indicando que los consumidores valoran la responsabilidad social y ambiental.

En un momento donde el cambio climático demanda acciones concretas y la sostenibilidad se convierte en un pilar esencial, los hábitos que hemos explorado no solo son una respuesta a la urgencia ambiental, sino también un camino hacia una vida más saludable, económica y consciente.

Banner_azules
Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉