Se ha aprobado un mandato para negociar un tratado legalmente vinculante de la ONU sobre la contaminación por plásticos

Envases plástico a la orilla de la playa

Aplaudimos y acogemos con satisfacción la decisión adoptada el pasado 2 de marzo en la UNEA 5.2, donde los Estados miembros de la ONU acordaron la adopción de un mandato para que un Comité Internacional de Negociación (INC) elabore un Tratado de la ONU legalmente vinculante sobre la contaminación por plásticos. Este podría ser el acuerdo verde más grande del mundo desde el Acuerdo de París.

Es la primera vez que la UNEA adopta un mandato de negociación para un nuevo acuerdo medioambiental multilateral legalmente vinculante, y felicitamos a los Estados miembros de la ONU por su determinación de actuar.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

La resolución incluye referencias explícitas a la economía circular, el ciclo de vida completo y la producción y el consumo sostenible. Subraya la importancia de promover un diseño circular de los productos y materiales para que puedan ser reutilizados, remanufacturados o reciclados y, por tanto, conservados en la economía durante el mayor tiempo posible junto con los recursos de los que están hechos, así como minimizar la generación de residuos. También alienta la acción de todas las partes interesadas, incluido el sector privado, y hace un llamado a todos los Estados miembros de la ONU para que continúen e intensifiquen sus actividades, al tiempo que reconoce la importante contribución de los trabajadores en entornos informales y cooperativos a la hora de recoger, clasificar y reciclar plásticos en muchos países. Promueve la cooperación a nivel mundial, regional, nacional y local, reconociendo la necesidad de reforzar la coordinación y la gobernanza mundial para tomar medidas inmediatas.

La resolución 5.2 de la UNEA representa un momento histórico, pero es sólo el comienzo. Hay prioridades clave que el proceso de negociación debe abordar, aprovechando esta decisión histórica para poner en marcha un tratado que pueda tener un impacto real y ambicioso hacia una economía circular para los plásticos. El nuevo tratado debería:

Incluir elementos legalmente vinculantes para evitar un mosaico de soluciones aisladas, crear unas condiciones equitativas y establecer las condiciones adecuadas para ampliar las soluciones de economía circular en todo el mundo.

Abordar el ciclo de vida completo de los plásticos, incluido el diseño de los productos, con el objetivo de mantener los plásticos en la economía y fuera del medio ambiente, reducir la producción y el uso de plásticos vírgenes y desvincular la producción de plásticos del consumo de recursos finitos.

Proporcionar una visión global común y normas armonizadas que fortalezcan la coordinación mundial y alineen a las partes interesadas tras un entendimiento común y un enfoque compartido para abordar la contaminación por plásticos.

Reconocer la importante contribución de los trabajadores en entornos informales y cooperativos a la hora de recoger, clasificar y reciclar plásticos en muchos países, y que deben ser incluidos como partes interesadas clave en la negociación del tratado de la ONU sobre la contaminación por plásticos.

El Comité Internacional de Negociación empezará a trabajar para cumplir el acuerdo establecido en la UNEA durante el segundo semestre de 2022, con la ambición de completarlo a finales de 2024. “Este es un momento clave en el esfuerzo por eliminar los residuos de plástico y la contaminación a escala mundial. El mandato acordado por los Estados miembros de la ONU abre la puerta a un tratado legalmente vinculante que aborda las causas profundas de la contaminación por plásticos, no sólo los síntomas. Es fundamental que esto incluya medidas que consideren todo el ciclo de vida de los plásticos, desde su producción, pasando por el diseño de los productos, hasta la gestión de los residuos, permitiendo oportunidades de eliminar los residuos desde el diseño, antes de que se creen, como parte de una economía circular próspera”. Afirma Ellen MacArthur, fundadora y presidenta del consejo de la Fundación Ellen MacArthur

«La resolución es el acuerdo multilateral medioambiental más importante desde el Acuerdo de París del 2015. Es una póliza de seguro para esta generación y las futuras, para que puedan vivir con el plástico y no estén condenados por él». – Vía The Financial Times, Inger Andersen, Directora Ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉