La UE presenta propuestas para una moda más «sostenible”

sostenibilidad

La UE anunció este miércoles propuestas para acabar con el «fast fashion» haciendo que la ropa sea más fácil de arreglar y más duradera, en el marco de una iniciativa para reforzar las normas medioambientales.

«Es hora de acabar con el modelo de ‘coger, hacer, romper y tirar’, que es tan perjudicial para nuestro planeta, nuestra salud y nuestra economía», dijo el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

El plan, que ahora negociarán los estados miembros de la UE y los legisladores, pretende garantizar que para 2030 los productos textiles que se vendan en la UE se fabriquen, en la medida de lo posible, con fibras recicladas y reduzcan la cantidad de microplásticos peligrosos que contienen.

«El fast fashion debería estar fuera de la moda, y los servicios de reutilización y reparación económicamente rentables deberían estar ampliamente disponibles», enfatizó un comunicado.

La propuesta contempla la introducción de un etiquetado en la ropa que detalle su facilidad de reciclaje y su respeto por el medio ambiente.

También prohibiría la destrucción de los productos no vendidos «en determinadas condiciones», incluidas las prendas que no se hayan vendido o se hayan devuelto a las tiendas.

La UE afirma que el sector textil es el «cuarto mayor impacto en el medio ambiente y el cambio climático» en sus 27 países, después de la alimentación, la vivienda y el transporte.

El bloque calcula que los europeos compran 26 kilogramos de ropa y ropa de casa, el 73 % de los cuales son importados, y tiran unos 11 kilogramos de textiles, es decir, 5,8 millones de toneladas en total.

La producción textil se ha duplicado en todo el mundo entre 2000 y 2015, pero menos del 1 % se recicla, y hasta el 35 % de los microplásticos que se liberan en el medio ambiente proceden de la ropa de poliéster o acrílica.

La propuesta relativa al sector textil forma parte de una «iniciativa sobre productos sostenibles» más amplia, destinada a reforzar las normas existentes para que los productos sean más eficientes desde el punto de vista energético y reciclables.

El Ejecutivo de la UE señala que pretende endurecer sus requisitos sobre el diseño de los productos imponiendo el uso de materiales más duraderos, resistentes y reciclados.

Los productos tendrán que ser más fáciles de mantener y reparar, y se prevén medidas concretas como facilitar la sustitución de las baterías de los smartphones.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉