Estiman que empresas avanzarán en sostenibilidad en 2022

Descarbonización

Diferentes expertos en Responsabilidad Social Corporativa (RSC) han coincidido en señalar que el 2022 será un año marcado por la transformación, en el que las empresas tendrán que «acelerar» en su compromiso con la sosteniblidad y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), después de un 2021 que califican «como el año cero de la reconstrucción sostenible».

Así lo ha expresado en declaraciones a Europa Press la directora ejecutiva de Pacto Mundial de Naciones Unidas España, Cristina Sánchez: «Si 2021 ha sido un buen año para la sostenibilidad, en el que se han sentado las bases de la reconstrucción, 2022 es necesariamente el año de la acción para abordar los desafíos que plantea una transformación sostenible y para acelerar y aumentar la ambición en torno a los ODS». «Será un año en que tendremos que superarnos, aumentando nuestra eficacia y resolución», augura.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Sánchez bautiza el 2021 «como el año cero de la reconstrucción sostenible, en el que ha sido unánime el consenso sobre que la transformación del sistema económico, productivo y social tiene que llevar los mimbres de la Agenda 2030». «Aunque no estamos descontentos sobre el papel que la empresa sabe que tiene, es cierto que tanto las administraciones como las entidades privadas tienen que asumir y materializar su papel de liderazgo, aplicando acciones eficaces que nos posibiliten un futuro basado en valores de igualdad, justicia, resiliencia y cuidado del planeta», reclama.

A su juicio, «otra realidad que se ha consolidado durante este año es la tendencia a la regulación de las cuestiones claves de la sostenibilidad», sin olvidar «la aceptación por parte de la comunidad empresarial de este punto», haciendo alusión a la Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica, la Estrategia de Desarrollo Sostenible o los Principios Rectores de Empresas y Derechos Humanos de Naciones Unidas. Además, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, Sánchez afirma que «esperan resultados eficaces con el enfoque sectorial de los ODS por parte de las empresas».

Para 2022, cree que habrá «novedades en el ámbito del reporte empresarial en materia de información no financiera» ya que la obligación de reportar este tipo de información se amplía para afectar a todas las sociedades de más de 250 empleados. «Siendo España un país de pequeñas y medianas empresas, esto impulsará notablemente el porcentaje de entidades que reportan y abordan la gestión de aspectos claves de la sostenibilidad. Lo que, a su vez, derivará en otro gran desafío: el de la homogeneización de la información que presentan las empresas en la materia», destaca.

Además, Sánchez sitúa como reto pendiente para 2022 «la imprescindible involucración de las pymes en el desarrollo sostenible». «El Pacto Mundial está compuesto en España por más de un 60% de este tipo de empresas, pero nuestro país es un país de pymes y sin su capacidad de actuación, la transformación no será real. Necesitamos articular recursos para ellas a todos los niveles si queremos verdaderamente cambiar la manera de hacer negocios y producir», demanda.

Por su parte, el director general de Forética, Germán Granda, augura que el próximo año las empresas «seguirán recibiendo presiones para acelerar más y más rápido en su compromiso con la sostenibilidad, desde el ámbito ambiental, social y de gobernanza». «Responder y anticiparse a la mayor exigencia de compromisos ESG ambiciosos y transparentes por parte de reguladores, inversores y sociedad, hace de la sostenibilidad la gran oportunidad de progreso para las empresas. Es el momento de aumentar la ambición en materia de sostenibilidad, acelerar la acción y potenciar alianzas que permitan abordar los importantes retos que tenemos por delante», ha augurado.

Sobre los principales hitos que marcarán la agenda de la RSC en 2022, Granda menciona aspectos ambientales, sociales y de gobernanza sostenible. En el primer punto, hace referencia a la COP27 que se celebrará en Egipto y vaticina «más pasos adelante para asegurar la alineación de las acciones de los países con la reducción idealmente del 50% de las emisiones que se necesita para 2030», sin olvidar otros encuentros como la Cumbre de Biodiversidad Naciones Unidas COP15 (del 25 abril al 8 de mayo), entre otros.

«En materia social, uno de los principales temas a abordar en la agenda de sostenibilidad será la ‘huella de salud’ en la gestión de los grupos de interés (empleados, clientes o proveedores), con especial foco en salud mental. Además, en materia de impacto social, la gestión de las brechas de desigualdad (tanto económica como la brecha digital, educacional o poblacional con la ‘España vaciada’), será otro tema a abordar», detalla Granda que vaticina que se avanzará en materia de futuro del empleo o materialización de la gestión de los DDHH en las empresas.

En materia de gobernanza sostenible, considera que «el foco estará en la necesidad de aumentar la transparencia, así como la reflexión y avances en la unificación del Reporting».

«UN MUNDO EN TRANSFORMACIÓN»
Mientras, la directora general de la Fundación SERES, Ana Sainz, cree que «2021 ha sido un año extremadamente desafiante y el comienzo de una década marcada por el impacto de la pandemia y la reconstrucción económica, pero también social». «Estamos ante un mundo en transformación y con grandes retos por delante», apostilla Sainz, que insiste en la importancia de «abordar una reconstrucción económica y social que no deje a nadie atrás».

A su juicio, se trata de «un reto mayúsculo, teniendo en cuenta que nunca se había establecido una política de inversiones y subvenciones de tal calibre y en un espacio temporal tan corto». «En otras palabras, el desafío será doble: recuperar y a la vez transformar», ha vaticinado.

«Con la transición hacia una economía verde, la igualdad de género, la cohesión territorial y social y, especialmente, la digitalización como ejes transversales del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia elaborado por el Gobierno, llega el momento de plantearse cuál va a ser el papel de todos y cada uno de los agentes de cambio y cómo se va a tejer el plan de trabajo conjunto que permita la colaboración público-privada para canalizar los fondos de los diferentes programas de reconstrucción hacia una economía digital, sostenible y resiliente. Ofrecer una respuesta a la altura de este desafío pasa por evaluar el valor adicional de los criterios ESG en las inversiones en los fondos de recuperación y ser capaces medirlo», ha señalado.

Ante la crisis sanitaria que comenzó el año pasado, Sainz cree que «se ha hecho más evidente la exigencia de que los consejos se involucren más en el control y gestión de riesgos, financieros y no financieros, y en la formulación y el despliegue de planes de contingencia», además de mencionar «la necesidad de evolucionar hacia los modelos de negocio de muchas sociedades, especialmente a través de la digitalización».

Sobre el 2021, que califica de «año de transición», ha señalado que «la agenda social ha girado en torno al liderazgo responsable, las iniciativas para acelerar la recuperación con modelos más inclusivos y herramientas que permiten comparar el impacto de las empresas o el nuevo paradigma en el que el compromiso empresarial es un elemento central de decisión para los inversores en todo el mundo», al tiempo que ha hecho un llamamiento a contar «con empresas capaces de generar soluciones que pueden abrir la puerta del cumplimiento de los 17 objetivos de la Agenda 2030».

«Es un momento extraordinario, en el que una gestión responsable no solo es importante, sino extremadamente necesaria. Miramos a 2022 con la certeza de que será un año crucial para a esa reconstrucción distinta, más humana, más social y con las personas en el centro», ha augurado.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉