El Corte Inglés reducirá su huella plástica -30%, para 2025

Siguiendo adelante en su objetivo estratégico de llegar a convertirse en una compañía de cero emisiones en el medio plazo, el Grupo español de grandes almacenes El Corte Inglés se ha marcado un nuevo reto en materia de sostenibilidad, y ya trabaja con objeto de llegar a reducir su huella plástica en un -30 por ciento en toda su cadena de suministros, para el año 2025.

Para lograr firmar este nuevo objetivo, la compañía seguirá adelante en su hoja de ruta, organizada en torno a 4 principales áreas muy bien delimitadas, englobabas bajo los epígrafes de “Residuo cero”, “Hacia cero emisiones”, “Movilidad eléctrica de clientes” y “Packaging sostenible”. Principales pilares de la estrategia en materia de sostenibilidad puesta en marcha por el Grupo a comienzos del pasado verano de 2021, sobre la que ofrecía detalles más pormenorizados llegados al mes de agosto de hace ahora un año, y para los que además acaba de sumar una última actualización, concerniente en esta ocasión de manera expresa al área de trabajo de “Packaging sostenible”. Una importante palanca desde la que potenciar su evolución como compañía más comprometida con la naturaleza y el entorno, que ya ha llevado a El Corte Inglés a disponer, entre otras medidas, de un packaging en el que todas sus bolsas de plástico y cajas de cartón se encuentran fabricadas a partir de los residuos de plástico y de cartón que son recogidos en sus propias tiendas y almacenes.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

De este modo, El Corte Inglés se encuentra plenamente comprometido “a dar respuesta a los compromisos de la Agenda 2030 sobre el desarrollo sostenible y, para ello, busca involucrar a todos sus grupos de interés”, explican desde la propia compañía de grandes almacenes a través de un comunicado. A este respecto, “la compañía trabaja con todos los ODS, focalizando sus esfuerzos y midiendo el desempeño en aquellos que más interrelación guardan con su actividad”, una estrategia que además “se basa en gran medida en el Plan Director de RSC de El Corte Inglés”, mediante el que la compañía “apuesta decididamente por la sostenibilidad como uno de los ejes estratégicos de futuro, a través de la producción y el consumo responsable”.

“Entre las iniciativas más importantes destaca el packaging sostenible, ya que la compañía es consciente de que el consumo de materiales” tiene una directa “incidencia en los recursos naturales y en la contaminación asociada a su producción y transporte”, pero al mismo tiempo, explican desde la compañía de grandes almacenes, la empresa “también es conocedora de que los envases y embalajes son necesarios”. Siendo esta la principal razón por la que “El Corte Inglés ha tenido en cuenta varios criterios de sostenibilidad que aseguren su gestión final”.

Una estrategia en 4 pasos para la fabricación de un packaging sostenible

Para llevar a la práctica este delicado juego de contrapesos entre la necesidad de disponer de un packaging y que este resulte sostenible y adaptado a la economía circular, principios de los que la compañía española aspira a mostrarse como reflejo, desde El Corte Inglés, en línea con su objetivo de reducción de uso de plásticos dentro de su modelo de negocio, ha pasado a implementar un nuevo sistema para el diseño y la fabricación de sus envases.

Organizada en torno a 4 principios esenciales, la estrategia de El Corte Inglés en materia de “Packaging sostenible” pasa así, primero, por la elección del material o de la combinación de materiales más adecuados para su fabricación, considerando para ellos aspectos de sostenibilidad, reciclabilidad y del uso de la mínima cantidad indispensable necesaria para que el packaging pueda ejercer sus funciones como envases. En segundo lugar, por apoyar la economía circular fomentando la reutilización de envases y productos y priorizando el uso de materiales reciclados. En tercer lugar, y ligando con el primer punto de esta estrategia, por tratar de reducir el uso de materiales de embalaje al mínimo necesario. Y ya por último, en cuarto lugar por ayudar a empleados y clientes a que participen de los mismos principios de reutilización y reciclaje.

Reducción del plástico en toda la cadena de valor

La implementación de estos 4 principios para la la fabricación de un packaging más sostenible, materializados a través de decisiones como esa de hacer uso de los residuos de plástico y de cartón recogidos en las tiendas y en los almacenes de El Corte Inglés para su fabricación, deberán contribuir así al objetivo de la compañía de llegar a reducir en un -30 por ciento la presencia de plástico en toda su cadena de valor, para el año 2025. Una meta para la que la compañía viene trabajando adoptando medidas adicionales, a lo largo y ancho de todas sus estructuras operativas.

A este respecto, dentro de su departamento de logística, la compañía ha empezado a llevar a cabo una recuperación del 100 por cien del material de envase de sus procesos logísticos, a partir de la aplicación del sistema de gestión Residuo Cero. En cuanto a sus envíos, las cestas son reutilizables para los envíos de supermercado, mientras que para los envíos de “Entrega en el Día” se emplean cajas de cartón reciclado y bolsas de papel certificado FSC o PEFC, en sustitución del packaging plástico; el material de protección de los envíos, tanto las burbujas como las bolsas, han pasado ya a ser de plástico reciclado; y las bolsas de las líneas de caja han adquirido un valor como piezas reutilizables que fomentan la economía circular, contando con más de un 70 por ciento de material reciclado de plástico de posconsumo.

Medidas a las que se suman la puesta en marcha de un circuito de reutilización y recuperación de perchas, o, ya dentro del área de alimentación, la dispensación de nuevas bolsas de papel alternativas a las de plástico; el cambio en áreas de frutas y verduras, panadería y en las cajas de pastelería, de todas las bolsas de plástico por bolsas de papel con certificación FSC; el cambio de todas las bolsas de plástico por bolsas compostables para carnes, pescados, charcutería y platos preparados; la migración de los guantes de plástico virgen a guantes de plástico compostable; la sustitución de las bandejas de poliestireno por bandejas de fibra compostable, celulosa o caña de azúcar; o la reducción de la oferta de fruta y verdura envasada y el aumento de las opciones a granel.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉