Diesel se involucra en un proyecto de circularidad del denim en Túnez

Logo-diesel

Usados en todo el mundo, los jeans son una de las prendas más internacionales. Según un estudio de Allied Market research, se estima que el mercado mundial del denim tuvo un valor de más de 56 000 millones de dólares en 2020, año de la pandemia, y podría generar más de 88 000 millones de dólares en ventas para 2030. Eso serían más de 2300 millones de pares de jeans vendidos al año en todo el mundo. De ellos, una cantidad ínfima se produce en Francia o Italia. La gran mayoría de los jeans que se venden en Europa se producen en Asia, pero países como Turquía y Túnez son también importantes centros de producción. La industria del denim, que ha sido criticada por su fuerte impacto medioambiental, en particular por el consumo de agua, las condiciones laborales de los trabajadores, las técnicas de lavado y el uso de productos químicos, está intentando adoptar enfoques más responsables.

Las marcas y las compañías multiplican sus iniciativas con colecciones que utilizan lavados con ozono, procesos que reducen el consumo necesario para fabricar un par de jeans, o incluso algodón orgánico o reciclado. Aunque los fabricantes han creado más ofertas responsables y las marcas europeas de gama media y alta las están asumiendo, la concienciación aún no se ha extendido a toda la industria. Este es el objetivo de los proyectos respaldados por el programa Switchmed, de Unido, la rama de desarrollo industrial de las Naciones Unidas. Más allá de la fabricación de productos más responsables, estos proyectos pretenden movilizar a los directores con los profesionales de la industria de los países productores del Mediterráneo. La organización, citando un estudio realizado por Reverse Resources, advirtió que «más del 25 % de los materiales, y a veces hasta el 47 %, son desechados en las fábricas de tejidos y ropa».

Banner_frasco-suscripcion-800x250

En 2020, SwitchMed, con financiación europea, puso en marcha un proyecto entre la marca sueca Nudie Jeans y sus fábricas tunecinas. Los vaqueros que no cumplían las especificaciones técnicas de Nudie Jeans, en lugar de desecharse, entraban en un ciclo de reutilización. El material recuperado de unos 8000 pares de vaqueros «inactivos», mezclado con material virgen, se utilizó para producir 20 000 metros de tela para fabricar nuevos vaqueros, según un comunicado. Más allá de esta iniciativa, la voluntad era crear un programa de reciclaje y reproducción en Túnez con diseñadores locales.

Hoy es Diesel la que se une a Switchmed y a Túnez. El gigante italiano del denim, que es una de las marcas estrella del grupo Renzo Rosso OTB, anunció oficialmente su participación en un proyecto piloto de reciclaje de algodón vinculado a la producción de denim en una conferencia con Unido en Monastir.

Concretamente, este proyecto consiste en considerar los recortes de producción como un recurso para convertirlos en una nueva materia prima. Para ello, el proyecto implica la sensibilización de todos los socios de producción y sus equipos.

«Este proyecto será desarrollado durante el segundo semestre de 2022 y hasta 2023, con Diesel y sus socios tunecinos creando un círculo virtuoso para los residuos de las operaciones de corte de tejidos», dijo el grupo italiano en un comunicado.

«Los objetivos son reforzar las prácticas de gestión de los residuos de producción, mejorar la diferenciación de las distintas categorías de residuos y poner en marcha un proceso piloto de reciclaje mecánico de los residuos textiles compuestos en su mayor parte o en su totalidad por algodón. Los residuos de calidad serán utilizados para fabricar nuevas prendas, mientras que otros residuos estarán disponibles para otros usuarios finales», remarcó.

Según el comunicado de Unido y Diesel, la industria textil de Túnez genera más de 30 000 toneladas de residuos al año, el 55 % de los cuales son desechos. Más allá del hecho de valorizar el material y reducir el uso de la materia prima, el desarrollo de una cadena de reciclaje en los países productores es también una oportunidad para reducir el desarrollo de masas de residuos y su impacto en el medio ambiente local, especialmente, si estos residuos no son tratados adecuadamente, de la emisión de productos químicos al medio ambiente.

«Tenemos que empezar a producir con lo que ya tenemos, recuperando los materiales existentes y aplicando un enfoque circular», señaló Andrea Rosso, embajador de sostenibilidad de Diesel.

«En Diesel, creemos que es muy valioso trabajar con socios y proveedores de ideas afines para reducir la dependencia de los recursos vírgenes, reconociendo que los residuos deben ser tratados como una valiosa materia prima. Nuestra colaboración con la Onudi y con los proveedores tunecinos de Diesel es un paso importante en nuestros compromisos con un consumo más responsable y la circularidad», insistió.

También fue presentado otro piloto, dedicado al reciclaje de materiales de punto, con la empresa tunecina Bébé Chbil.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉