Consumo de Ropa de segunda mano en 2030 será mayor al ‘fast fashion’

hombre ropa

El amor por lo retro, el ahorro y la preocupación por el medio ambiente conduce a los consumidores a apostar por reutilizar prendas usadas, pero en buen estado.

Actualmente, la compra de ropa usada se volvió en una alternativa para millones de personas, algo que llego para quedarse durante los próximos años y que inclusive vencerá al mercado ‘fast fashion’ dentro de la industria de la moda. Por ello, Samy Alliance, compañía de servicios integrales de marketing y comunicación especializada en estrategia digital, acaba de lanzar un estudio, “Consumer Trends 2022″, que revela datos bastante sorprendentes en las costumbres y valores del consumidor, especialmente de la generación Z.

Este estudio anuncia que las plataformas de venta de segunda mano cuentan con nuevos consumidores. Durante 2020, 33 millones de personas invirtieron por primera vez en ropa de segunda mano. Concretamente, el 76% de los compradores primerizos en este campo afirmaron que en los próximos cinco años incrementarían su gasto, tal como se menciona en el medio talentiam.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

De este modo, se estima que los proyectos de plataformas de compraventa sufrirán un aumento del 5,4 por ciento en los próximos cinco años. Dicho informe señala que gran parte de los consumidores priorizan ahora la calidad de las prendas. Así, tienen en cuenta el hecho de poder revender lo que comprar a posteriori.

Actualmente, el 43% de los usuarios prefiere invertir en prendas de mayor calidad para garantizar que les pueden sacar rentabilidad a largo plazo. A esto le sumamos que un 165% de la Generación Z tiene en cuenta el valor de reventa antes de adquirir la ropa, dato que deja claro que la segunda mano es clave entre los más jóvenes. Según Samy Alliance, el 33% de los consumidores más jóvenes tiene ropa de segunda mano, prendas que suelen adquirir online.

Cabe resaltar que, el estudio apunta que la Generación Z valora mucho los estándares éticos de las marcas. En concreto, el 62% de los consumidores menos de 25 años afirman estar más dispuestos a gastar en marcas sostenibles.

Por ello, la moda de segunda mano permite dar una nueva oportunidad a las piezas, apostando así por la circularidad. Se calcula que la compraventa de ropa de segunda mano ha permitido dar una nueva vida a unas 6,65 mil millones de prendas. La reutilización de dichas piezas, tal como afirma el estudio, ha evitado la emisión de unos 52 millones de toneladas de CO₂ a la atmósfera.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉