Cómo a moda rápida destruye al medio ambiente

tiendas tradicionales
  • ¿Qué es la moda rápida? Entérate cómo contamina la industria de ropa textil y lo maligno que es para nuestro medio ambiente.

Seamos honestos, la moda rápida ofrece una emoción rápida: ropa barata que nos permite refrescar rápidamente nuestros armarios y seguir las últimas tendencias. Sin embargo, estas mismas marcas de moda rápida tienen muchos esqueletos en sus armarios.

¿Sabes cómo cuando algo parece demasiado bueno para ser verdad suele serlo? En este caso, esos bajos precios son posibles gracias a los atajos que dañan el medio ambiente y a las personas que fabrican la ropa.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Si bien gran parte de la responsabilidad recae sobre los hombros de las marcas, los hábitos de consumo también son importantes, dice Reimer Ivang, fundador de Better World Fashion, una marca danesa de moda sostenible.

Los consumidores pueden hacer frente a los peligros del impacto ambiental de la moda rápida aprendiendo a detectar marcas de moda rápida y optando en su lugar por apoyar marcas sostenibles que utilizan procesos de fabricación y materiales que son más éticos y mejores para la Tierra.

Y no se trata solo de lo que compras, sino también de lo que haces con la ropa cuando terminas con ella. Puedes hacer el bien reciclando la ropa en lugar de tirarla.

Antes de compartir consejos sobre cómo comprar ropa más sostenible, vamos a ver lo rápido que la moda se volvió tan mala en primer lugar.

¿Qué es exactamente la moda rápida?

Ese vestido de 200$ o una camiseta de $100 colgados en el estante de una tienda, lo más probable es que sean moda rápida. La tienda que rediseña sus maniquíes con ropa nueva semanalmente, o un sitio web que actualiza sus ofertas a diario, eso también es moda rápida.

Básicamente, la ropa barata de moda es moda rápida. El término se refiere a un modelo de negocio en el que los fabricantes establecen un sistema para reproducir rápidamente los últimos estilos vistos en celebridades y pasarelas para venderlos a los clientes por una fracción del costo de las líneas de diseño.

Colecciones como estas se producen a gran escala y fomentan un patrón de compra y al mismo tiempo artículos son desechados para nuevos atuendos a un ritmo rápido.

¿Cómo ocurrió la moda rápida?

Ya a principios del siglo XX, la mayor parte de la ropa se adaptó a tu cuerpo, ya sea en una tienda especializada o hecha en casa. Las prendas podrían tardar semanas en fabricarse.

Todo esto comenzó a cambiar a medida que las líneas de montaje y las fábricas que fueron el sello distintivo de la Revolución Industrial se convirtieron lentamente en un pilar de la producción de ropa, y se ha mantenido así desde entonces.

A partir de la década de 1960, cuando el estadounidense promedio compró menos de 25 prendas de vestir al año, la moda comenzó a cambiar más rápidamente, y el proceso de fabricación evolucionó junto con él para mantenerse al día con los gustos siempre cambiantes.

Desde entonces, el ritmo solo se ha acelerado: según algunas estimaciones, los estadounidenses compraron un promedio de 68 prendas de vestir al año en 2018. En promedio, cada pieza se usa solo siete veces antes de ser desechada, según un estudio.

¿A dónde va toda esa ropa sin usar? Al vertedero, por valor de 10.5 millones de toneladas de textiles (la mayoría de ellos ropa) en 2015, según la Agencia de Protección Ambiental.

Ejemplos de marcas de moda rápida

Una de las pioneras de la moda rápida es la conocida marca española Zara. Fundada en 1975, el minorista hizo su nombre haciendo versiones menos costosas de ropa de alta gama.

Este modelo ha sido copiado por muchos otros minoristas, incluidos H&M, Shein, Boohoo, Uniqlo, Topshop, Primark, Mango y más.

Cómo detectar marcas de moda rápida

La moda barata está hecha con mano de obra barata y materiales baratos. Algunos signos reveladores a los que hay que estar atentos incluyen:

  • Bajo coste. Una de las formas más fáciles de detectar una marca de moda rápida es mirar los precios. Si son demasiado buenos para ser verdad, probablemente lo sean.
  • Tejidos sintéticos. Si bien algunos artículos de calidad están hechos con poliéster, rayón y nylon, la moda rápida suele utilizar estos tejidos más que naturales como el algodón y la seda.
  • Toques finales mal hechos. Comprueba las costuras y los botones. Con la moda rápida, las costuras pueden abrirse fácilmente y los botones pueden estar sueltos.
  • Inventario rotativo. Las marcas que actualizan sus acciones semanalmente o quincenalmente están siguiendo el modelo de moda rápida para que los consumidores sigan comprando, descartando y comprando más.

Problemas con la moda rápida

Poner todas esas prendas de vestir nuevas en manos de los consumidores significa que se toman atajos cuando se trata de diseñar, producir y enviar.

Impacto ambiental

Uno de los tejidos más baratos y populares es el poliéster; desafortunadamente, viene con un armario lleno de problemas. Por un lado, se necesitan casi 432 millones de barriles de petróleo al año para fabricar textiles sintéticos.

Esta dependencia de los combustibles fósiles produce emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con el cambio climático. Estas telas a base de plástico también representan la amenaza de arrojar microplásticos, pequeños trozos de plástico de 8 mm de longitud, en la lavadora que luego se arrastran a nuestros océanos, donde contaminan los océanos y otras vías navegables.

Incluso los tejidos naturales son problemáticos cuando los utilizan los minoristas de moda rápida. Solo en 2019, los cultivos convencionales de algodón en los EE. UU. requerían 68 millones de libras de pesticidas. Estos productos químicos no solo se quedan en los cultivos de algodón, sino que contaminan el suelo del agua de escorrentía y plantean un riesgo de contaminación del agua y del suelo para las comunidades locales.

La moda rápida no mejora mucho cuando se trata de la siguiente etapa del proceso de diseño: lograr todos esos hermosos colores. Se necesitan hasta 200 toneladas de agua para producir una tonelada de ropa teñida. Peor aún, los tintes convencionales utilizados son una mezcla de productos químicos que no se descomponen correctamente a medida que entran en ríos y océanos.

A lo largo de los años, estos productos químicos se acumulan en el medio ambiente y, en algunos casos, las vías navegables cercanas a las fábricas donde entra el agua de escorrentía del proceso de teñido se han vuelto demasiado peligrosas para su uso.

Un ejemplo: en China, una capital mundial de la industria de fabricación de ropa, más del 70% de los ríos están contaminados y se consideran inseguros para uso humano.

El coste humano

La ropa barata se fabrica con mano de obra barata: treinta y cinco centavos por hora, ese es el salario de los trabajadores de las fábricas que producen ropa para algunos minoristas populares.

A veces, las condiciones de trabajo también son inseguras. El accidente de 2013 en el edificio Rana Plaza en Bangladesh puso de relieve el costo de la moda rápida cuando el edificio que albergaba cinco fábricas de prendas de vestir se derrumbó, matando a más de 1,000 trabajadores de la confección.

El trágico incidente puso de relieve las condiciones inhumanas en la fábrica, incluidos los salarios de los esclavos, las violaciones de los derechos laborales que incluyeron jornadas laborales de 14 horas, el abuso físico y verbal y la exposición a productos químicos tóxicos.

Lamentablemente, estos problemas todavía no se abordan en gran medida en toda la industria de la moda, y los grupos de derechos humanos siguen luchando por los derechos de los trabajadores. Una forma de ayudar es comprar marcas que estén certificadas por el comercio justo.

Impacto en los animales

Los animales se ven perjudicados por la producción de moda rápida de varias maneras. Los microplásticos mencionados anteriormente no solo contaminan los océanos, sino que también son perjudiciales para la vida marina. Las criaturas marinas, desde pequeños gusanos y camarones, hasta ballenas gigantes, ingieren microplásticos.

TE RECOMENDAMOS  10 pequeños cumplidos que deberías darte todos los días

Si bien todavía se están estudiando los efectos de los microplásticos en la vida marina, las investigaciones han demostrado que en los animales marinos más pequeños pueden bloquear sus huellas digestivas y provocar inanición.

Luego están las amenazas a sus hábitats. El rayón y la viscosa están hechos de pulpa de madera. Se han talado bosques enteros de Indonesia, Canadá y la Amazonía para crear ropa, destruyendo hábitats animales en el proceso.

Por último, el impacto más directo es para los animales criados y a menudo sacrificados por los materiales que producen, como la seda y el cuero. Si bien hay argumentos para evitar todos los materiales que provienen de animales, los utilizados por los fabricantes de moda rápida son particularmente atroces.

Por ejemplo, algunos gusanos de seda se hierven vivos para que se pueda cosechar la seda de sus capullos. (La seda salvaje o la seda de la paz, donde la polilla deja atrás su capullo, se consideran alternativas más humanas).

Ropa desechable

La mayor parte de la ropa creada por los minoristas de moda rápida finalmente termina en vertederos; algunas estimaciones sugieren que el estadounidense promedio tira 37 kilos de ropa cada año.

“Debido a que la ropa es barata y abundante, usamos cada pieza menos y la tiramos a tasas más altas que en el pasado”, dice Karla Magruder, fundadora de Accelerating Circularity, un grupo que promueve la moda reciclable.

“La gente en Estados Unidos tira aproximadamente de 11 a 12 millones de toneladas de textiles al año”, dice.

Entonces, ¿qué podemos hacer ahora?

Ahora que sabes lo que es la moda rápida y tienes una mejor idea de cómo detectar estas marcas, puedes empezar a buscar opciones de moda más sostenibles. Al principio, es posible que te sientas tentado a adoptar la línea “consciente” de H&M o la última colección “sostenible” de Boohoo. Pero ten en cuenta que estos generalmente no equivalen a nada mejor que el lavado verde.

“Muchas empresas utilizan el término “sostenible” para demostrar que han cambiado un pequeño porcentaje de modelos de negocio defectuosos, pero están lejos de ser parte de la solución”, dice Ivang.

En cambio, una idea más inteligente es buscar marcas sostenibles que hayan incorporado prácticas de fabricación sostenible en su modelo de negocio desde el principio. Eso puede incluir el abastecimiento de telas naturales u orgánicas (la certificación GOTS es el patrón oro) y garantizar que sus trabajadores de la confección reciban un salario digno y tengan condiciones de trabajo justas.

Otra forma de adoptar la sostenibilidad es comprar menos, comprar artículos vintage o de segunda mano, usar artículos durante más tiempo y reciclar tu ropa en lugar de tirar artículos viejos.

Reciclar tu ropa puede tener el beneficio adicional de crear materiales para marcas que reutilizan las telas existentes en lugar de depender de nuevos recursos, explica Magruder.

¿Qué sigue para la moda?

Hay muchos cambios que deben ocurrir para mejorar la industria tanto para el medio ambiente como para las personas que fabrican estas prendas.

El ciclo de vida de una prenda, desde las materias primas utilizadas hasta el tiempo que se usa y cómo se desecha, es clave para crear un mejor modelo de moda.

“La industria de la moda necesita aprender a hacer menos ropa y más duradera, que se haga de una manera que permita reciclarla fácilmente”, dice Magruder.

Como consumidores, no tenemos que esperar a que las marcas de moda rápida reciclen y creen mejor ropa. Podemos empezar a apoyar a las marcas de moda sostenible, comprar menos en general y reciclar y reciclar nuestra ropa.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉