La Responsabilidad Social Empresarial no es una opción

 

Cuidar al mundo y hacer dinero, la compleja tarea de las empresas responsables

El desarrollo de metodologías e indicadores compartidos ha logrado que el istmo sea pionero en la región latinoamericana.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Integrar el concepto de responsabilidad social empresarial (RSE) en el corazón del negocio no es una opción. De ello depende la supervivencia de las compañías, la salud de su entorno y la fidelidad de los clientes. La conclusión se desprende de analizar el perfil de 30 profesionales que lideran estrategias en la región y cuyos proyectos destacan por el impacto, el enfoque novedoso o la manera en que abordan conceptos sociales, ambientales y de inclusión.

LEA TAMBIÉN: La industria del software creó 3.400 empleos durante primer trimestre en Argentina

Como parte de estos criterios, nos apoyamos en la consultas a especialistas del Incae y de la Integración Centroamérica por la Responsabilidad Social Empresarial (Integrarse) y sus asociadas.

Andrea Prado, profesora del Incae, explica que la percepción de la responsabilidad social empresarial ha evolucionado de acciones vinculadas con filantropía a convertirse en un elemento estratégico.

Su nivel de desarrollo en los países de la región y en las mismas industrias varía según la normativa institucional, el grado de vinculación comercial con mercados que tienen consumidores más sofisticados como Europa y Estados Unidos y las exigencias de la misma industria, como en el sector bancario.

El desarrollo del concepto en la región también está asociado a alianzas empresariales y con el Estado y la sociedad civil. “Las empresas no se encuentran solas. A través de alianzas público-privadas unifican esfuerzos que permitan un desarrollo sostenible”, comenta América Herrera, directora de Integrarse, una entidad regional que agrupa a organizaciones que reúnen a empresas comprometidas con programas de RSE.

“Centroamérica ha sido pionera en el tema de RSE en Latinoamérica, ya que somos la primer región que comparte de manera integrada una misma estrategia, un concepto de RSE para más de seis países. Tener indicadores compartidos y metodologías, así como una visión de bloque en la materia, ha sido valorado de una manera muy positiva.”

La red trabaja para integrar los aspectos económicos propios de cada negocio, como la competitividad y la calidad del empleo, con el impacto social positivo del sector privado, además de la protección del medio ambiente y la gobernabilidad.

Lea la nota completa haciendo clic aquí.

 

Fuente: Forbes México

Por Mónica Cordero

 

Please enter your comment!
Please enter your name here