El boom del delivery

Publicidad

Uber Eats, DiDi Food y Rappi ayudaron a sortear el desempleo de millones de mexicanos. En 2021 consolidarán su presencia en México al facturar 2,100 mdd.

José Manuel N. es uno de los casi un millón 629,000 personas que perdieron su empleo a consecuencia de la pandemia de covid-19 en México, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), al primer trimestre de 2021.

El joven de 20 años fue despedido de una cadena de cines, donde llevaba dos años trabajando como empleado general. A raíz de esto y ante la imposibilidad de quedarse sin ingresos para pagar la renta donde vive y la colegiatura de la universidad, José Manuel optó por ser repartidor en sus ratos libres, primero con Rappi y más tarde se sumó al equipo de socios de DiDi Food, para enfrentar la situación.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

“Tuve que buscar más opciones para solventar mis gastos”, señala. Como él, muchos mexicanos diversificaron sus fuentes ingresos para enfrentar la difícil situación que dejaba la pandemia. En México, una de las opciones de empleo a través de apps son los servicios de entrega de alimentos a domicilio, como Uber Eats, DiDi Food y Rappi. Estas plataformas mostraron un incremento en la demanda de su servicio, y en consecuencia, del número de socios repartidores.

En México, una de las opciones de empleo a través de apps son los servicios de entrega de alimentos a domicilio, como Uber Eats, DiDi Food y Rappi. Estas plataformas mostraron un incremento en la demanda de su servicio, y en consecuencia, del número de socios repartidores.

Empleo seguro

Las plataformas tecnológicas han propiciado la creación de nuevos empleos, en los que cada quien trabaja los días y las horas que prefiere. Esto permite generar ingresos adicionales, con muy pocos requisitos. Uber Eats arrancó operaciones en 2016 con el fin de ofrecer el servicio de entrega de comida.

La CdMx fue la primera en contar con la plataforma en Latinoamérica, empezaron con 100 restaurantes y a la fecha cuentan con más de 35 mil, con una oferta de reparto de más de dos millones de platillos, a escala nacional.

Por otra parte, Rappi opera también desde 2016 y ha entregado más de 2 millones de pedidos. A diferencia de Uber Eats, los rappitenderos, como llaman a sus repartidores, no solo entregan comida de los restaurantes registrados, sino que también llevan el súper hasta la puerta de tu casa, dinero en efectivo y realizan favores personales.

Alejandro Solís, director general de Rappi en México, señala que en 2020 tuvieron un aumento importante en el número de repartidores registrados, ya que al inicio de ese año eran 30,000 y en este momento alcanzan más de 50,000. “Un factor fue la pérdida de empleo, y otro es que te puede ir bastante bien de repartidor”, dice Solís. “Creemos que es una propuesta de valor, que estos nuevos métodos de economía colaborativa, con sus pros y contras, generan la oportunidad de tener ingresos y por eso se incorporaron más personas”, agrega el directivo.

En este sentido, Solís señala que, si bien la pandemia los “agarró por sorpresa”, pudieron reaccionar y moverse muy rápido, de hecho, destaca que reportaron un crecimiento muy fuerte en la demanda, logrando en promedio un avance de alrededor de 20% mes a mes.

DiDi también reporta un aumento de 150%, de un año a otro, en registro de socios repartidores en la parte de delivery de comida a domicilio. La empresa precisó que los repartidores que se unieron durante la pandemia se conectan 10% más tiempo que los que se unieron antes, y han podido incrementar sus ingresos en los últimos meses hasta 50%.

DiDi Food ha creado oportunidades económicas para cerca de 200,000 socios conductores y repartidores, de los cuales 20% son estudiantes. “Más del 80% de los personas se conectan menos de 30 horas a la semana… A inicios de la contingencia tuvimos un incremento en el registro de socios de hasta 250% semanalmente”, detalla MaríaPia Lindley, CEO de la plataforma.

Por su parte, Uber señala que, ante un panorama sin precedentes, su mejor aliado fue la tecnología para facilitar oportunidades económicas flexibles de autoempleo en México.

“Contar con la posibilidad de apretar un botón y comenzar a generar ganancias, se volvió mucho más necesario para la economía de muchas familias mexicanas”, dice María Fernanda Reséndiz, gerente de comunicación de la empresa.

Además, la directiva señala que en la actualidad más de 200,000 personas cuentan con la app de Uber y Uber Eats para generar ganancias en México, las cuales llevaron a cabo una actividad esencial para mantener al país en movimiento.

Un impulso a otros negocios

Otro aspecto importante, es que las plataformas de delivery también han sido una “válvula de escape” para los muchos restaurantes en el país. De hecho Rappi, Uber Eats y DiDi Food representaron un crecimiento de entre 28 y 33% anual para la industria entre 2013 y 2020.

“Cuando analizamos el número de restaurantes afiliados a las plataformas, lo que encontramos es que cada vez más comercios se unen. Esto generó una participación mayor del sector porque obtuvieron estas ganancias de la transformación digital, mayor productividad y redujeron costos de transacción”, dice.

Víctor Carreón, director de la División de Economía del CIDE. Entre las entidades que más crecieron en el uso de las plataformas del delivery son la Ciudad de México, Estado de México y Jalisco porque tienen más restaurantes. Mientras que Colima, Campeche y Baja California Sur son las entidades que registraron un menor crecimiento porque tienen un menor número de comercios.

Así, el sector de restaurantes registrará este 2021 un crecimiento adicional de 7% derivado de los nuevos hábitos digitales. Según datos de la Asociación Mexicana de Venta Online, la pandemia digitalizó los hábitos de consumo de los mexicanos: 83% de los internautas utilizan plataformas de delivery, de los cuales, 76% ordenan comida; 60%, piden productos del supermercado; 53%, realizan envíos, y 49% adquieren medicamentos.

Para que se aproveche más estos cambios en los hábitos digitales, las plataformas deben también hacer su parte. “La clave es identificar tus fortalezas para que puedas mejorar el servicio que das a las personas. En nuestro caso nos apoyamos en la tecnología, el conocimiento local y la experiencia del mercado latinoamericano, en especial en México”, dice Carlos Quintero, jefe de Relaciones Institucionales y Políticas para México y Centroamérica en Rappid.

Por su parte, Tonatiuh Anzures, director de Asuntos Regulatorios en DiDi México asegura que 80% de los comercios afiliados a su plataforma son Mipymes, lo cual les dio la oportunidad de “dar el salto digital”. “Logramos que 40% de los restaurantes abrieran por primera vez esta plataforma”, señala.

Con la guardia arriba

Ante estas alianzas y aunado a que cada vez más gente pide comida a domicilio, la actividad de las plataformas de delivery se proyecta con resultados muy positivos pa- ra este 2021, dice Víctor Carreón, director de la División de Economía del CIDE. La aceptación general de este tipo de servicios en México fue buena, el volumen de los pedidos en las plataformas de delivery aumentó exponencialmente en el país y convirtió algunas de estas aplicaciones en las grandes ganadoras del covid-19.

La vacunación y retorno a actividades con menos aislamiento social van poco a poco, el semáforo verde en varios esta- dos del país muestra que cada vez habrá más mexicanos en las calles. No obstante, esto parece no detener el crecimiento de las apps de delivery.

A la región aún le queda bastante por ver del desempeño de las plataformas de reparto de comida, según datos compartidos por Statista Digital Market Outlook, una agencia de estadísticas en línea.

La consultora estima que tan solo en el caso de México, los ingresos de las aplicacio- nes de delivery en 2021, superarán los 2,100 millones de dólares (mdd), siendo el segundo mercado de Latinoamérica con mejor facturación para este servicio. Con respecto al resto de los países de América Latina, la facturación de pedidos de comida online generaría más de 3,800 mdd en Brasil, colocando a este mercado en el primer lugar de crecimiento de ingresos; en tanto que Argentina se queda en el tercer lugar, con una cifra bastante más baja de alrededor de 891 mdd.

“Hemos visto que cuando más gente hay en la calle nosotros crecemos en la misma dirección; lo cual es una buena noticia para nuestra industria porque implica que, si bien la gente evidentemente consume más cuando no tiene otras opciones, también es más cómodo pedir a domicilio”, dice MaríaPia Lindley, de DiDi Food, quien señala que este año esperan un crecimiento de dos dígitos y llegar a más de 60 ciudades en 2021.

José Manuel N. también percibe que el panorama es alentador y espera mantenerse en esta modalidad de empleo, ya que le brinda tiempo para continuar sus estudios y seguir percibiendo ingresos al conectarse a las dos plataformas en las que está registrado.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉