Joe Foster, tras los pasos del legado de las zapatillas Reebok

De acuerdo al portal de noticias forbes.cl

Joe Foster, tras los pasos del legado de las zapatillas Reebok,Consejos para emprender del creador la famosa marca de zapatillas deportivas

Joe Foster, a diferencia de algunos llamados “héroes” que dicen saber de emprendimientos, tiene toda la autoridad para hablar de negocios. Él fundó Reebok, una de las firmas más legendarias de la industria de calzado y artículos deportivos, cuyo valor se estima en US$ 4.000 millones.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Nació en Bolton, Inglaterra, el mismo día (18 de mayo) que su abuelo Joseph William Foster. Su ancestro fue fundador de J.W. Foster & Sons e inventor de los tenis con clavos para correr y de los modernos Sneakers de deporte en general.

Joe y su hermano Jeff nacieron y trabajaron en J.W. Foster & Sons, pero, después de dos años fuera de su casa, se dieron cuenta de que había oportunidades para innovar. Crearon una nueva y pequeña empresa (con sólo cuatro personas) de calzado deportivo y fundaron Mercury Sports Footwear, que, tras 18 meses, cambió su nombre a Reebok, denominación que esconde una historia peculiar.

“En 1943, cuando tenía ocho años, gané una carrera con mis spikes Foster y, como premio, me dieron un American Dictionary. En ese momento me pregunté qué podría hacer con un diccionario. Después, en 1960, busqué en la letra R, que es mi favorita, y encontré la palabra Rhebok o Reebok que significa “gacela”, lo que, para una compañía que fabricaba zapatos de correr, era fantástico. Entonces fuimos con el agente y, de todos los nombres que propusimos, Reebok fue el único que se podía registrar”, comenta, en entrevista exclusiva con FORBES.

Joe Foster presentó el año pasado su libro Crea Sneakers: Cómo crear una marca global, obra en la que da cátedra de emprendimiento, al tiempo que plantea y ofrece soluciones a diversas dudas y problemáticas comunes en este ecosistema. Entre otros temas, plasma la historia de cómo Reebok pasó de ser un taller de cuatro personas, a una de las marcas más importantes e ícono de la cultura global.

¿Quién es Joe Foster?
Mi vida es Reebok; soy cofundador de la marca creada en 1958, junto con mi hermano Jeff. Mi abuelo empezó el negocio de calzado Foster en 1895 y tal vez él inventó los zapatos para correr y de entrenamiento. En su honor llevo su nombre, al igual que mi padre.

¿Qué pasaba por tu mente al momento de crear una empresa como Reebok?
En la familia Foster teníamos una buena tradición, desde 1895, con los zapatos deportivos; pero mi abuelo murió antes de que yo naciera. Nací el mismo día que él, y entré en el negocio familiar cuando mi papá y mi tío lo manejaban. Pero constantemente había peleas, así que mi hermano Jeff y yo dejamos la firma dos años, para enlistarnos en el servicio nacional y, desde entonces, aprendimos mucho.

Cuando vimos que Adidas y Puma tenían éxito… y los mismos problemas… pensamos que nosotros no podíamos tener una compañía fallida. Así que regresamos a la familia Foster y tratamos de reconstruir el negocio y decirle a mi papá y a mi tío que perderían el negocio si no lo reconstruían e invertían en marketing y en nuevos estilos. Pero no se pudo, así que, tres años más tarde, Jeff y yo, que soñábamos con esto, creamos Reebok a partir de una primera marca, a la que llamamos Mercury Sports Footwear.

¿Cuáles fueron los retos a los que te enfrentaste con un emprendimiento familiar como éste?
Lo primero a lo que nos enfrentamos Jeff y yo fue a que mi papá y mi tío no creían en nosotros, porque éramos jóvenes y había muchos retos. Mantuvimos el nombre de Mercury Sports por 18 meses, pero nos dijeron que teníamos que registrar nuestra marca. En ese momento no entendíamos por qué debíamos registrar el nombre; entonces nos explicaron que alguien más intentaría copiarlo y que luego tendríamos problemas con el trámite. Y así fue, encontramos que Mercury ya estaba registrado y que nos costaría 100.000 libras poder tenerlo, así que tuvimos que cambiarlo.

Nuestro agente nos dijo que inventáramos un nombre (una palabra), como Kodak, y que le enlistáramos 10 porque, si uno no funcionaba, podríamos tardarnos mucho tiempo en encontrar otro. Así estuvimos sentados pensando en nuevos nombres, como Cougar Sports, que también ya estaba registrado, entre otros.

Entonces recordé que, en 1943 cuando tenía ocho años, gané una carrera con mis spikes Foster y, como premio, me dieron un American Dictionary. En ese momento me pregunté qué podría hacer con un diccionario. Después, en 1960, busqué en la letra R, que es mi favorita, y encontré la palabra Rhebok o Reebok que significa “gacela”, lo que, para una compañía que fabricaba zapatos de correr, era fantástico. Entonces fuimos con el agente y, de todos los nombres que propusimos, Reebok fue el único que se podía registrar.

¿Cuál es tu visión actual de esta industria, después de varias décadas?
Lo que pasa ahora en el mercado está influenciado por lo que la gente compra. Lo deportivo tiene una influencia tremenda en la manera de vestir en la calle; incluso marcas de moda hacen (ese tipo de) calzado.

Actualmente hay más competencia, pero también hay más mercado, así que tenemos que buscar la manera de influir sobre estas personas, con un buen rendimiento del calzado, suministrándolo a los equipos de fútbol o siendo parte del cine, como lo hizo Nike en películas como Volver al futuro. Así, la gente se sentirá influenciada a partir de dónde pongas este tipo de calzado. En Reebok ya tenemos una historia y a muchas personas les gusta, por lo que ahora, en la nueva era con ABG (Authentic Brands Group), Reebok enfrentará un gran reto.

¿Qué consejos le darías a un emprendedor o empresa para que se expanda a nivel global y no se quede sólo en lo local?
Creo que ahora es muy diferente la manera en que las empresas crean una marca, en comparación con lo que hicimos nosotros, ya que ahora tenemos las redes sociales y, con sólo hacer una pregunta en Google, tienes mucha información.

¿Cuál es el primer desafío que ves para seguir vigente en un negocio?
Algo muy importante es la visibilidad. Lo mencioné anteriormente, para permanecer vigente y actualizado tienes que estar al corriente con las influencias, que tu marca esté asociada con algún atleta o un evento, algo que tú respetes; así que, entre más lo hagas, más relevante serás, porque las grandes marcas ya lo están haciendo.