Del triunfo de la tienda “phygital” a las compras a plazos

De acuerdo al portal de noticias elle.com

Del triunfo de la tienda “phygital” a las compras a plazos: la moda en 2023

Firmas que solo fabrican las prendas que van a vender, tiendas inteligentes donde se integra lo mejor de la experiencia de las compras online con los puntos fuertes del shoppingtradicional, nuevos materiales sostenibles pensados para reducir la dependencia de los tejidos de siempre… ¿Cómo se definirá la moda de los próximos doce meses? Esta vez no nos referimos a las tendencias dominantes del nuevo año, sino a cómo la industria evolucionará en 2023, un tiempo clave para alcanzar, o al menos acercarnos, a la ansiada sostenibilidad.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

La tecnología y las nuevas formas de consumo (y producción) moldearán, poco a poco, los hábitos de siempre. Por otro lado, el exigido reciclaje textil propulsará la economía circular y las ventas de segunda mano, en auge desde hace varios años, dibujarán un horizonte prometedor.

Vender ropa sin acumular ‘stock’
La producción bajo pedido está en crecimiento continuo y ha dejado de ser una práctica anecdótica para convertirse en un modelo de negocio a tener en cuenta. Sobre todo, para marcas que apuestan por la sostenibilidad real sin estrategias de greewashing, una práctica en el punto de mira y cada vez más perseguida.

Firmas como Aloha o laagam, dos sellos españoles con grandes éxitos de ventas nacidos al calor de las redes sociales, basan sus empresas en esta forma de producir que evita la acumulación de stock fabricando únicamente lo que demandan sus clientes. Teniendo en cuenta que los excedentes textiles son uno de los problemas pendientes de resolver para la industria de la moda (en España, con la nueva Ley de Residuos se determina que los sobrantes textiles «se destinarán en primer lugar a canales de reutilización, incluyendo su donación, y cuando esto no sea posible, a la reparación para la reutilización»), sin duda los diseños bajo demanda prometen seguir ganando adeptas en 2023.

‘Phygital’, el híbrido de lo físico y digital
Las tiendas híbridas serán tiendas, sin más, en un futuro próximo. Las aperturas más potentes de los últimos meses dejan claro el camino a seguir a la hora de encontrar el equilibrio perfecto entre la experiencia de compra física y las ventajas del canal online. Espacios como la tienda multimarca WOW Concept, en Madrid, abogan por esta fusión de los dos mundos sintetizada en el concepto “phygital”.

Lo ‘vintage’ y la segunda mano sigue triunfando
En su comentadísimo concierto de Nochevieja junto a Dolly Parton, Miley Cyrus se cambió de look casi una decena de veces. En todos los casos lució diseños vintage de décadas pasadas. Un Versace de 1993 y otro de 2005, un Gucci de 1996 o un vestido de inspiración flapperideado por Bob Mackie en 2002 fueron algunas de sus elecciones. Un hecho que deja claro que el furor por lo vintage no desaparecerá a corto plazo. Ese interés por las prendas “preamadas” seguirá siendo unas de las grandes tendencias de consumo de 2023.

Hongos, deshechos de frutas… las nuevas materias primas
Y en este pronóstico del negocio de la moda en el nuevo año, había que hacer una mención especial a la sostenibilidad, el gran tema de conversación. No existe ni existirá sostenibilidad en la moda si no se actúa para reducir la huella hídrica, la generación de residuos y el consumo de materias primas y recursos naturales. La investigación de nuevos materiales aptos para la confección de prendas, accesorios y calzado está dando lugar a opciones de lo más innovadoras. Desde bolsos creados a partir de Mylo, un material utilizado por firmas como Stella McCartney o Adidas y cultivado a partir del micelio, la parte vegetativa del hongo, hasta zapatillas confeccionadas con sobras de frutas, como las que propone la marca española Saye.