Retail Design: Abrirse a la ciudad

Interior de centro comercial , locales comerciales, personas alrededor

Acaba de comenzar la reforma del centro comercial La Farga, un proyecto en el que Temprano Capital Partners ha contado con la colaboración de Broadway Malyan. El coste de la inversión ascenderá a más de 11 millones de euros, y ésta tendrá por objeto abrir completamente el edificio y transformarlo en el nuevo referente comercial de este municipio barcelonés, el más densamente poblado de Europa, según Eurostat 2018.

Con este encargo, Broadway Malyan ha diseñado un concepto que transforma la anterior presencia en la ciudad de este edificio, construido en 1996 según los cánones del Movimiento Moderno (estilo que inspiró el auge urbanístico durante las Olimpiadas de 1992), adquirido por Temprano en 2014.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

La propuesta de diseño de Broadway Malyan se fundamenta en dos pilares: hacer que la luz natural inunde el edificio y adaptar el Mall a nuevas actividades de modo que se dinamice su actividad, ésta se vea desde el exterior y se atraiga a una población donde los jóvenes son mayoría. La idea central es abrir completamente el edificio y alejarse de la máxima del Modernismo que apostaba por “que la gente entre y le dé la espalda a la ciudad”. En el siglo XXI las relaciones entre arquitectura y ciudad ya no funcionan así, sobre todo en los centros comerciales.

 

Instrumentos del cambio

El elemento principal para conseguirlo ha sido abrir la cubierta y crear un gran lucernario acristalado, que bañará literalmente de luz natural el edificio. Esta boca de luz, situada sobre la Plaza Central, difundirá un elemento de vitalidad por el espacio y permitirá instalar en la segunda y tercera plantas esa oferta de ocio actualizada que demanda el público joven. Además de restaurantes, la segunda planta tendrá como elemento de atracción un espacio de street food donde tomar especialidades culinarias de todo el mundo e interactuar con otras personas, un gimnasio McFit y unas salas de Cinesa de Luxe, las primeras instaladas en Cataluña.

Una vez creado este ambiente experiencial, la restauración formará parte de la imagen pública del centro comercial mediante el uso de nuevas terrazas que van a romper la opacidad de su fachada Oeste, tal y como existe desde su construcción en 1996. Con esta decisión arquitectónica, el prisma del edificio exhibirá por la calle Isabel la Católica

todo el latido urbano generado en su interior, y atraerá al público que acude habitualmente a los edificios culturales que colindan con él, establecidos sobre una antigua industria metalúrgica.

La intervención de Broadway Malyan también contempla potenciar el atractivo de las entradas Norte y Sur mediante la creación de marcos e instalación de pavimentos, que enfatizarán la sensación de acceso al lugar. Esas mismas puertas perderán su frialdad actual con la instalación de terrazas y plantas que transformarán el lugar en puntos de encuentro ineludibles para L’Hospitalet de Llobregat.

En el interior del Mall, la circulación se agilizará situando la elevación vertical en la Plaza Central y entrada Sur, y los frentes de tienda se llevarán hasta su total altura con el fin de ampliar la percepción espacial de cada planta. Unido a ello, el paisajismo ‐como ya es ineludible en cualquier en cualquier proyecto de arquitectura‐ y la iluminación profesional dotarán de múltiples calidades emocionales al espacio.

“Así hemos concebido el nuevo centro comercial de La Farga. Hemos logrado que la Arquitectura haga materialmente posible el objetivo de nuestro cliente obteniendo un resultado final extraordinario y que ha partido del espléndido valor originario del edificio”, concluye Iván Iturbe, arquitecto jefe del proyecto La Farga en Broadway Malyan.