Rhuigi x Zara Project, colección que mezcla ropa deportiva y lujo

Rhuigi x Zara Project

Rhuigi x Zara Project no es una colección cápsula cualquiera, sino un matrimonio perfecto entre la firma de moda y uno de los diseñadores americanos más deseados.

Cuando pensábamos que el gigante de Inditex no podía extender su imperio más allá, lanza Rhuigi x Zara Project. La maniobra no es nada nuevo en la industria: se trata de una colaboración entre una firma de mass market y un diseñador de lujo. Sin embargo, y como de costumbre, Zara no es la primera en hacerlo, pero sí lo hace en el momento preciso y de la mejor manera posible.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Rhuigi x Zara Project no es una colección cápsula cualquiera, sino un matrimonio perfecto entre la firma de moda pronta mejor valorada y uno de los diseñadores americanos más deseados del momento. Pero, ¿quién es Rhuigi?

Rhuigi x Zara Project

Rhuigi Villaseñor es un diseñador de origen filipino que, con 11 años, llegó a la ciudad de Los Ángeles junto a su madre, una sastra de la que adquirió todos sus conocimientos de corte y confección. En su ideario confluyen, por tanto, la formación clásica con la inspiración desenfadada y vanguardista de la ciudad californiana. Una manera de entender la estética que en 2015 se materializó en su firma RHUDE –y que desde el pasado febrero le dio las llaves de la dirección creativa de la casa Bally–.

Desde entonces, las técnicas de confección del lujo más exquisito y la esencia del mejor streetwear son la base de esta firma que llamó rápidamente la atención de la industria. ¿Por qué? Por su perfecta alquimia entre la tradición y la vanguardia que ha dominado la segunda década del siglo XXI.

RHUDE combina la iconografía americana con referencias nostálgicas, creando un diálogo estético que recorre el estilo y la cultura propia de la ciudad californiana en cada colección. Sus prendas ya han conquistado los armarios de A$AP Rocky, Frank Ocean, LeBron James o Kendrick Lamar, quien se plantó́ los icónicos pantalones Traxedo de la marca para recoger el Premio Pulitzer en 2018. Y ahora, tú también puedes hacerlo gracias a Zara.

El buque insignia de Inditex se alía con Villaseñor para presentar la colección cápsula RHU, acrónimo de Redesigning Human Uniform. Un concepto que surgió al inicio de esta colaboración, cuando ambas marcas decidieron adoptar un nuevo enfoque. “Siempre me decanto por crear productos bien hechos que no están definidos por el precio”, comenta el diseñador. Por ello, RHU se ha concebido como una nueva marca de diseño e inspiración deportiva para una nueva generación, y a precios asequibles.

Estilo preppy

Rhuigi x Zara Project toma como punto de partida los orígenes de la Ivy League, los cuales se podrían considerar como uno de los pilares de la moda estadounidense. Los alumnos de aquella Asociación Nacional Atlética Colegial, compuesta por las ocho universidades privadas más antiguas de Norteamérica, mezclaban sus uniformes deportivos con su ropa formal, lo que dio lugar al famoso estilo preppy.

En este caso, Villaseñor toma aquellos códigos y los actualiza a nuestra era, en la que triunfa el streetwear y la ropa utilitaria: “Lo que viene después del athleisure es un estilo de vestir donde todos los géneros existentes se diluyen y se mezclan para dar forma a algo mucho más ecléctico y donde prima la individualidad de cada persona”, explica Villaseñor. “Esta colección de RHU es la expresión de ese concepto: ropa deportiva democrática y de código abierto. Redesigning Human Uniform trata de evolucionar la moda hacia una nueva expresión inclusiva inspirada en la personalidad individual y accesible para todos”.

De esta manera, Rhuigi se aventura más allá de los códigos tradicionales de la moda masculina aunando ropa deportiva, lujo y streetwear en esta cápsula compuesta por 57 piezas de ropa, seis modelos de zapatillas y seis bolsos. Una colección que se niega a ceñirse a las categorías y en la que se mezclan pantalones utilitarios con camisas moteras, varsity jackets con el escudo de RHU con pantalones cortos combinados con leggins, sin olvidarnos de las sobrecamisas de tejido técnico sobre los clásicos vaqueros nacidos en el EEUU del siglo XIX. Por fin la marca más deseada del mundo a precios de calle.

Fuente: revistagq.com