Retail Deportivo: Sprinter replica su ‘marketplace’ en Sport Zone y tantea salto internacional

Fachada sportzone

Iberian Sports Retail Group, a por más pedazo del pastel del deporte en la Península Ibérica. La joint venture creada por JD Sports y Sonae, y que opera con las cadenas JD Sports, Sport Zone y Sprinter, ultima el lanzamiento de un marketplace propio para la cadena lusa, según adelanta CMD Sport.

El grupo ya cuenta con un marketplace de Sprinter desde 2019, liderado por Queena Lin. El lanzamiento con Sport Zone le permitirá ganar penetración territorial online, ya que la cadena tiene una gran presencia en Portugal y Canarias, con más de un centenar de tiendas. A corto plazo, el objetivo es lanzar el marketplace también fuera de España.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

El marketplace de Sprinter cuenta con 28.000 referencias de 300 marcas y en 2020 registró un crecimiento a cuatro dígitos, según ha explicado la compañía a CMD Sport. En lo que va de año, las ventas han crecido un 60%. La plataforma permite la integración tanto de marcas como de retailers.

A finales del año pasado, el gigante galo Decathlon también lanzó un marketplace, con el que amplía significativamente su oferta, concentrada hasta ahora en su amplia cartera de marcas propias.

El proyecto se desarrolló en Bélgica y ahora ultima su desembarco en España. Para las marcas, en particular las pequeñas y medianas, el lanzamiento es una oportunidad para acceder al gran tráfico de Decathlon, aunque también puede plantear conflictos para las firmas que ven en el grupo un competidor directo, especialmente en segmento como el outdoor, donde el grupo tiene una posición muy fuerte con su marca Quechua.

Iberian Sports Retail Group está controlado en un 50% por JD Sports. Otro 30% está en manos de Sonae, la matriz de Sport Zone, y otro 20% está en manos de la familia Segarra, cofundadores de Sprinter. JD se hizo con Sprinter en 2011 y, ocho años más tarde, selló una alianza con Sonae.

La joint venture finalizó el último ejercicio con ventas de sólo 579 millones de libras (670 millones de euros), que contrastan con los cerca de 630 millones de libras (728 millones de euros) del año anterior.