Por qué las zapatillas Nike Go FlyEase cuestan lo que cuestan

Nike Ultrafly Trail

Según publica el portal revistagq, La marca de Oregón habla de las Nike Go FlyEase como de unas “zapatillas fáciles de poner y quitar”, pero son en realidad las sneakers más inclusivas del mercado.

“Zapatillas fáciles de poner y quitar». Con tan solo seis palabras cuenta el enunciado que subraya el nombre de las Nike Go FlyEase, una de las referencias más recientes de la marca de apparel deportivo oregoniana, a la hora de ubicarlas en la página web oficial. Un reclamo contundente que, en primera instancia, parece hecho a medida para los gurús del fitness más prácticos (o perezosos, según se quiera enfocar).

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Sin embargo, este mensaje peca de modestia porque las Nike Go FlyEase son más que unas sneakers que se calzan y descalzan sin esfuerzo y en cuestión de segundos. Al fin y al cabo, pares sin cordones o con cierres de velcro podemos encontrar en cantidad tanto en el catálogo de Nike como en el de otras grandes enseñas de la industria -las Slip On de Vans, las Lite Racer Adapt de adidas y las Speed de Balenciaga que popularizaron las ‘zapatillas calcetín’, por mencionar una triada en esta categoría-.  El factor diferencial entre las Go FlyEase y el resto de modelos está en la evolución de un mecanismo de calzado patentado en 2012 que las convierte, sin tremendismos, en las zapatillas de deporte más inclusivas del mercado.

Zapatillas Go FlyEase, de Nike

COMPRAR por 129,99 € en Nike.

Zapatillas Go FlyEase, de Nike

COMPRAR por 124,99 € en Nike.

Tal y como hemos especificado hace unas líneas, las Nike Go FlyEase, que vieron la luz en marzo de 2021, no son las primeras zapatillas sin cordones de la historia de la marca. La compañía fundada en 1964 llevaba experimentando con referencias sin cordones desde hacía más de un lustro, trabajo de campo que dio como resultado modelos como las Metcon 6 FlyEase, lanzadas en agosto de 2020; las React Phantom Run Flyknit, lanzadas en 2019; y las Zoom Pegasus 39, que aterrizaron en tiendas a finales de abril de 2022.

Sin embargo, lo que no tantos saben es que el porqué de estos modelos tiene nombre y apellidos: Matthew Walzer, un estudiante de 16 años con parálisis cerebral que contactó con Nike en 2012 para comunicar su frustración al no encontrar zapatillas concebidas para personas con diversidad funcional. “A mis 16 años, puedo vestirme sin ayuda, pero mis padres tienen que seguir atando los cordones de mis zapatos. Como un adolescente que está intentando ser completamente autosuficiente, esta costumbre me parece muy frustrante y, en ocasiones, también embarazosa”, escribió Walzer en su carta.

Lo que comenzó como un par es, a día de hoy, una línea completa con incorporaciones cada vez más innovadoras tanto a nivel de rendimiento y performance como en términos de diseño.
Entre ellas encontramos las Nike Go FlyEase, la referencia más avanzada de esta colección hasta la fecha. La clave está en lo que la marca denomina una “bisagra biestable” con la que la zapatilla se abre y se cierra en un ángulo de 30 grados, desde el talón a la suela, para posibilitar su calzado sin tener que recurrir a las manos ni agacharse.
Todo tras anunciarse en 2019 que Nike llevaría a cabo «una inversión estratégica y una asociación de licencia de propiedad intelectual exclusiva» con HandsFree Labs, empresa con base en Utah con experiencia en el sector de las zapatillas ‘sin manos’.

Para ponérselas, solo hay que llevar a cabo el acto de ponerse un zapato (es decir, introducir el pie en el interior y apoyarlo sobre el suelo). Como por arte de magia, la deportiva se cierra con un sistema de seguridad que permite llevar a cabo cualquier actividad sin riesgo a perder la sneaker en el intento.

Tal y como declaró en su lanzamiento Sarah Reinertsen, tricampeona mundial en triatlón adaptado y miembro del equipo de innovación de la línea Nike FylEase, este modelo “celebra la forma en la que la gente ya se pone y quita zapatillas hoy en día.

Por ello, aunque la Nike Go FlyEase cambia por completo la forma de calzar, se ha diseñado teniendo en cuenta el comportamiento humano actual”.

Para la propia Reinertsen, el veredicto está claro: “para algunos usuarios puede ser simplemente una zapatilla más cómoda, pero para quienes tienen diversidad funcional visible o invisible supone la libertad de ponerse los zapatos de manera independiente”. No solo para el desempeño deportivo, para el que esta referencia cumple con una matrícula de honor, sino también para el día a día.