Las penalizaciones de Nike, y un agujero más

zapatillas de Nike siguen llegando tarde

El Barça hoy sólo está a dos puntos para meterse en posiciones de Champions League. Ese es el objetivo prioritario y realista de lo que queda de 2021-2022, pues la otra vía que garantizaría una plaza es ganar la Europa League. Esta segunda vía dejaría unos buenos ingresos para esta temporada, aunque vayan asumiendo que sobre el presupuesto original supone un agujero de 20 millones de euros. Pero, lo más importante, acceder a la próxima edición de la máxima competición continental libraría a los blaugranas de sufrir penalizaciones con sus patrocinadores.

El más importante es Nike, que en el contrato que renovó en 2016 tiene incluido lo que se denomina bonus-malus. Dicho de otro modo, si el Barça no está en el bombo de la Champions de 2022-2023, automáticamente se reducirá el fee que paga la marca estadounidense, según fuentes conocedoras del acuerdo. Se desconoce cuál sería el importe de este ajuste, aunque tenemos los ejemplos de competidores que se han encontrado en situaciones similares. Por ejemplo, Adidas puede recortar un 30% lo que paga al Manchester United si durante dos años seguidos no entra en el torneo.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Un obstáculo que se suma a las penalizaciones que Nike ya fue aplicando al Barça en los últimos años por incumplimientos relacionados con el rendimiento del primer equipo o compromisos en marketing. Ahí la junta de Bartomeu dejó abierto un frente legal por el que reclamaban 50 millones a la marca, del que no sabemos cómo ha terminado la negociación de paz.