Cipria, la nueva colección de Giorgio Armani

Logo giorgio armani

Según publica mx.fashionnetwork.com Giorgio Armani presentó su última colección bautizada «Cipria», maquillaje en italiano, el domingo en Milán y fue una propuesta tan sutil y sensible como su nombre indica.

Una presentación íntima escenificada dos veces para un público de 200 personas el domingo por la tarde en el interior del teatro hecho a medida por el diseñador en su histórico palacio de Via Borgonuovo 21.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Al igual que el propio acto de maquillarse, fue un desfile sensible. Como telón de fondo, tres modelos posaban en una chaise longue entre mullidos cojines dorados.

Antes de que el elenco empezara a desfilar por la pasarela de mármol falso, luciendo una delicada variedad de prendas: trajes pijama, chales envolventes, pantalones suaves con chaquetas alargadas y vestidos.

El trío de apertura, con camisa de seda alargada y pantalón palazzo en tono marrón claro; un traje pantalón color caramelo con chaqueta bomber; y pantalones entallados con blusón ondulado en color almendra. Todos haciendo referencia a tonos de maquillaje.

Para la noche, los colores protagonistas fueron el rosa empolvado y el negro, que pudimos ver en vestidos de bouclé de lana rosa, vestidos largos plisados, enterizos de satén y esmóquines. El negro para los pantalones de terciopelo, las chaquetas de terciopelo a rayas y los enterizos. Las modelos llevaban boinas, chales de flecos e incluso bolsos con flecos.

Vimos un Armani clásico, pero con un toque más suave, hiperfemenino, y con cierta influencia mandarina. Además de un estilizado motivo floral que añadía una nota más de gracia.

Ha sido una semana muy ajetreada para el diseñador, ya que Giorgio también presentó una colección Emporio Armani de lo más llamativa, y estrenó una nueva y maravillosa exposición «Guy Bourdin: Storyteller» en Armani/Silos, su fundación artística.

«Esta exposición es una confirmación más de mi intención de convertir Armani/Silos en un centro de la cultura fotográfica contemporánea, que abarque tanto lo relacionado con el mundo Armani como lo que no podría estar más alejado de él», ha explicado Armani.

Una exposición muy cuidada sobre el gran fotógrafo francés, con 100 fotos, algunas de las cuales presagiaban misteriosamente la colección de la firma Armani. Una sesión de 1986 para Vogue Francia mostraba a una modelo admirándose a sí misma en un kit de maquillaje, mientras posaba en una costa rocosa. Otra foto de las surrealistas fotos de Bourdin se centraba en un solo ojo con un maquillaje similar, capturado entre una docena de paraguas negros mojados.

Aunque el día más agitado fue el domingo, con el desfile de su firma, en cuyo último pase vimos a una modelo paseándose despreocupada por la pasarela y maquillándose las mejillas.

Hoy en día, es de rigor saludar a Armani con una ovación de pie, una muestra de respeto por una carrera extraordinaria. La primera fila fue la primera en levantarse, encabezada por las actrices Isabelle Huppert, Nafessa Williams y Laura Haddock; la senadora italiana Liliana Segre; la cantante Ornella Vanoni; la modelo china Lela Wang y Kyra Kennedy, nieta de Robert Kennedy.

Después de esta conmovedora exhibición, Giorgio se merecía todos los aplausos. Los que conocimos a Armani en su época de perfeccionista obsesivo y constructor de su propio imperio no podemos evitar apreciar su fragilidad. Sin embargo, su fuego creativo sigue ardiendo con fuerza.