Toyota cambia su enfoque sobre los coches eléctricos

Toyota

Según publica el portal elpaisfinanciero.com

La automotriz japonesa había apostado hasta ahora por un desarrollo más pausado de los automóviles movidos por electricidad.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

  • Tras varios años de escepticismo sobre el desarrollo acelerado de la industria de autos eléctricos, la automotriz japonesa parece rectificar.
  • La empresa se estaría enfocada en convertirse en una seria competencia para Tesla en plazo considerable de tiempo.
  • Toyota es la segunda automotriz más relevante del mundo en capitalización de mercado. Precisamente,  Tesla es la única que le supera en ese renglón.

Tras convencerse a sí misma de que los coches eléctricos serán un tema de relevancia en el futuro cercano, Toyota cambia su parecer sobre el sector. Ahora la empresa parece abandonar la visión de que la industria tendría un desarrollo lento y pausado hasta alcanzar prominencia. La firma japonesa estaría trabajando aceleradamente para ponerse a tono con el nivel de competencia actual.

El mercado de los automóviles eléctricos viene creciendo de manera vertiginosa y las grandes empresas del sector siguen ganando terreno. Al mismo tiempo, las compañías tradicionales, es decir, de coches alimentados por carburantes, se están integrando a la pelea por el dominio del mercado. La rivalidad entre GM, Ford, Volkswagen y otras marcas por convertirse en la “Tesla Killer”, se torna cada vez más aguda.

Mientras ese escenario tomaba forma, desde Toyota se tomaban la vida de una manera más relajada. Incluso, la directiva de la compañía se jactaba de no tener prisa gracias a su enfoque único. El mismo consistía en aumentar su producción tradicional mientras sus rivales desviaban recursos hacia la nueva tendencia. Aprovechar esa ventaja hizo que la empresa perdiera tiempo valioso y ahora luce rezagada en comparación con los otros competidores por el nuevo mercado. Pero ahora la empresa parece tomarse en serio el nuevo desafío.

¿Por qué Toyota cambia su parecer sobre los vehículos eléctricos?

Ahora que Toyota cambia su visión y se enfoca en el desarrollo acelerado de los coches eléctricos, es de esperarse una competencia más pareja.

Debe tenerse en consideración que esta empresa es una de las legendarias del sector automotriz y cuenta con una base de fanáticos en el hemisferio occidental. La compañía se ha construido una reputación envidiable que ahora quiere heredarla a la nueva modalidad de producción.

Pero la estrategia de la japonesa mantiene algunas particularidades que la diferencian del enfoque dominante en la industria de coches sustentables.

En lugar de fabricar carros enteramente eléctricos, la empresa se ha decantado por coches más híbridos. Asimismo, probablemente no tengan la intención de rendirse en cuanto a los coches movidos con carburantes, puesto que desean hacerlos menos contaminantes.

Es de tener en consideración que esta empresa es pionera en coches híbridos, lo que le ha valido el respeto de muchos grupos ambientalistas.

En ese sentido, el Prius es el vehículo predilecto (desde hace décadas) de los consumidores más preocupados por la salud del planeta. Pero los intentos de la empresa con su prototipo reciente han terminado en fracaso, teniendo que retirar sus coches del mercado por problemas técnicos.

De cualquier manera, Toyota cambia su parecer y eso se convierte en el primer paso hacia una etapa más decidida en el área sustentable de su producción.

En adelante, es cuestión de tiempo para que haga los ajustes necesarios y su peso de mercado sea traspasado a la nueva orientación. De esa manera, la empresa se pondrá a la par de las otras compañías tradicionales y se convertirá en otra de las perseguidoras de Tesla.

El futuro del transporte terrestre parece decantado y los líderes de los países desarrollados ya tienen programas claros sobre los coches. En algunas regiones como la UE, las autoridades proponen prohibir el comercio de coches de combustión interna para mediados de la próxima década. De allí que, para empresas reacias como Toyota, el cambio es una necesidad impuesta.

El presidente ejecutivo de Toyota, Akio Toyada, es un firme partidario de los “coches electrificados” en lugar del concepto dominante de los “coches eléctricos”. Este modelo consiste en la creación de automóviles híbridos capaces de funcionar con combustión no contaminante.

Una estrategia basada en el hidrógeno

Pero el tránsito a la nueva modalidad de coches movidos con energía en Toyota tiene una modalidad particular. La misma se basa en coches con celdas de hidrógeno. De tal manera, el vehículo Mirai es el único de baterías de hidrógeno de todo el mundo. De allí que puertas adentro se prefiera calificar sus nuevos productos como “coches electrificados” en lugar de “coches eléctricos”.

En consecuencia, a principios del mes pasado, el presidente ejecutivo de la automotriz, Akio Toyada, hizo el esperado anuncio. En ese entonces, confirmó que la japonesa presentaría una línea de coches eléctricos impulsados por hidrógeno líquido y paquetes de baterías de iones de litio recargables tradicionales, explica el portal The Street. Aunque los planes de la compañía nipona datan de cierto tiempo, justo ahora comenzaría la producción en cadena.

Tal como reportó este medio, desde finales del año pasado los primeros prototipos de hidrógeno estaban en fase de pruebas por parte de la empresa.

Ahora que, al parecer, las pruebas fueron exitosas, es de esperar que esta propuesta de Toyota se convierta en el salvavidas de millones de puestos de trabajo en toda la industria automotor global. En otras palabras, los motores movidos por combustión continuarían produciéndose, pero con combustibles no contaminantes.

De tal manera, la empresa tiene como misión evitar caer en la situación de Ford, la cual se prepara para despedir a unos 3 mil trabajadores. Estos serán considerados como personal sobrante en la medida en que la transición vaya concretándose y la industria tradicional se vaya evaporando. El presunto éxito de los coches de hidrógeno de Toyota habría sido el impulsor de su decidido cambio de parecer.

Dicho esto, se espera que la firma invierta unos $70 mil millones de dólares en coches electrificados. La mitad de esa cifra sería destinada a la creación de vehículos 100% eléctricos, lo que deja en evidencia que Toyota cambia en gran medida su parecer de que los coches eléctricos tardarían en ganar tracción entre los consumidores.

La marcada diferencia con otras empresas, es que la estrategia de la firma asiática para la reducción de emisiones no se basa en los carros eléctricos con baterías.

Según la empresa nipona, desde que el Prius saliera al mercado en 1997 se han vendido más de 20 millones de ejemplares en todo el mundo. Esto tendría una magnitud de ahorro de unos 160 millones de toneladas de dióxido de carbono, las cuales equivalen a 5,5 millones de coches eléctricos, según la compañía.

Una meta moderada de producción

Se destaca que los planes de la compañía japonesa en términos de producción en cantidad no lucen tan ambiciosos como los de sus rivales. En consecuencia, para el año 2030 esperan producir 3,5 millones de coches anualmente, lo que se traduce en un tercio de su producción total anual actual. En comparación con otras marcas del sector eléctrico, los objetivos de Toyota lucen de poco alcance.

“Toyota apuesta por los coches electrificados en lugar de los coches eléctricos. Esto se traduce en vehículos mixtos alimentados por hidrógeno líquido”

Por ejemplo, la empresa líder del sector, Tesla, espera crear 20 millones de coches anuales a partir de 2030. Aunque esta meta parce poco realista, es de suponer que al menos alcancen la mitad de ese número, lo cual sigue estando muy por encima de la esperanza de producción de Toyota. Por su parte, la alemana Volkswagen estaría llevando adelante planes sumamente ambiciosos. Algunos expertos consideran que la empresa superará a Tesla en ventas de coches eléctricos para 2024.

Como se puede apreciar, se trata de un ritmo de producción no imaginado en estos momentos en el que la empresa nipona no parece muy convencida. No obstante, su concepción lenta de transición parece estar cambiando.

Es probable que en la misma medida en que el mercado vaya tomando forma, la empresa acelere o mantenga su ritmo. No se debe perder de vista que para que una empresa como Tesla produzca 20 millones de coches debe suceder poco menos que un milagro.

Por ejemplo, para alcanzar tan descomunal cifra, tendrían que construir anualmente, durante ocho años seguidos, dos plantas de las dimensiones de su fábrica de Shanghái. Toyota ya ha dejado claro que su estrategia cambia de acuerdo a las circunstancias y el tránsito de la casi negación hacia el acercamiento a la industria de coches eléctricos a un ritmo más acelerado ya es un testimonio de ello.

En 2019, Toyota presentó e-TNGA, una plataforma con la cualidad de configuración para varios tipos de alimentadores como baterías y motores eléctricos. En lo que respecta a su modelo enteramente eléctrico basado en esa plataforma, el bZ4X, como ya se dijo, fue sacado del mercado por problemas al poco tiempo de hacer salido.

Toyota parece haber prestado atención a las críticas

Se puede asumir que la compañía también sintió la presión de la crítica de los grupos ecologistas. Es entendible que los movimientos de preservación miraran con recelo a la empresa, puesto que se estaba quedando rezagada en las metas de transición. Incluso desde la influyente Greenpeace se consideraba la actitud de la empresa como decepcionante. Para septiembre de 2022, la organización colocaba a Toyota en el décimo y último puesto de su lista de empresas de rápida transición.

Ese mismo ranking lo encabeza General Motors y le siguen Mercedes-Benz y Volkswagen en el podio. Por su parte, Ford se encuentra en el puesto número cuatro. “Toyota recibió la puntuación más baja en el ranking por segundo año consecutivo. Los vehículos de cero emisiones representaron un 0,2% de las ventas totales de Toyota en 2021”, lamenta la organización ambientalista.

Paralelamente, el movimiento resalta los buenos resultados de transición de GM y Mercedes-Benz. No obstante, critican que las ventas de coches movidos con carburantes se encuentran en un rango muy por encima de los acuerdos de París. Piden a las automotrices adoptar planes de transición más ambiciosos, puesto que “en Europa deberán anular la venta de coches de combustible fósil para 2028 y en Estados Unidos y China para 2030”.

Entre los inversores también hubo críticas en contra del enfoque de la empresa. Todos esos casos habrían sido el motivo del giro que parece estar dando la compañía.

Ahora que Toyota cambia, al menos en parte, su visión sobre la lentitud de la llegada del dominio de los coches eléctricos, se destaca que esta firma fue la pionera moderna de ese sector. Esto último no es desperdiciado por la compañía a la hora de responder a los críticos.

Desde que el Prius fuera lanzado en 1997, la empresa ha vendido unos 20 millones de unidades de ese modelo en todo el mundo. Según la firma, eso habría evitado la emisión de unos 160 millones de toneladas de dióxido de carbono, lo que equivale a las emisiones de 5,5 millones de coches con baterías totalmente eléctricas.

A pesar de haberse resistido por un prolongado período de tiempo, la empresa Toyota parece haber comprendido que la tendencia de adopción de carros eléctricos va más rápido de lo que ellos tenían previsto. En ese sentido, se disponen a hacer cambios en ese sector para reimpulsarlo y convertirse en competencia para Tesla.

Toyota quiere reiniciar su estrategia

A pesar de la defensa férrea que la empresa viene mostrando de su enfoque híbrido a base de hidrógeno líquido, implícitamente reconoce algunos problemas. De tal manera, la empresa estaría considerando seriamente reiniciar su estrategia de automóviles eléctricos para competir mejor, según Reuters.

De acuerdo a ese medio, la compañía habría detenido trabajos en algunos proyectos existentes en el área. Entre ellos se destaca el Crossover Toyota Compact Cruiser y el Crown eléctrico a batería. “Se ha encargado a un grupo de trabajo dentro de Toyota que describa los planes a principios del próximo año para mejorar su plataforma de coches eléctricos tan rápido como sea posible”, apunta el portal citando fuentes cercanas a los hechos.

Las conclusiones de los trabajos encargados se conocerían en 2023. Este paso que da la empresa nipona estaría motivado por el hecho de que los usuarios están adoptando los coches eléctricos a un ritmo mayor a lo esperado por la directiva. En ese sentido, las ventas de carros eléctricos en todo el mundo alcanzaron un récord de 6,3 millones de unidades el año pasado. Se trata de un monto que dobla las ventas del año anterior. Asimismo, el S&P Global Platts Analitics espera que el número de ventas supere los 23 millones para 2030.

El impulso ha sido de tal magnitud, que la tendencia de los consumidores abarca tanto a los coches pequeños como a los camiones. Según datos recopilados por este medio, Tesla tendría planes para adelantar la entrega de camiones eléctricos a PepsiCo para la distribución en EE.UU. De igual manera, Volvo también estaría sumamente activa en su acuerdo con Amazon. Lo mismo se puede decir de China, país en el que el mercado es dominante.

El hecho de que Toyota cambie rápidamente su enfoque podría estar estrechamente relacionado con la aceleración de la tendencia.