PRUEBA: Mazda CX-5 Newground

Según publica el portal periodismodelmotor.com

PRUEBA: Mazda CX-5 Newground. El placer del equilibrio. El coche de esta prueba, el Mazda CX-5 Newground, es un producto que destaca por su equilibrio general. Este modelo de Mazda lleva a la venta desde el 2017 y a pesar de ello, sigue siendo uno de los SUV más atractivos y completos de su segmento especialmente tras las actualizaciones realizadas por la marca en 2022. Novedades que le han sentado muy bien al CX-5 y que incluyen, entre otras cosas, el acabado Newground de la unidad aquí analizada.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Una terminación enfocada a los conductores más atrevidos y aventureros que destaca, además de por su amplio equipamiento, por una combinación de características exclusivas. Por ejemplo, luce unas llantas de 19” con acabado tipo corte de diamante o protecciones inferiores en los parachoques delantero y trasero en acabado plata. Este detalle también está presente en las molduras inferiores de las puertas.

9 CARACTERÍSTICAS DEL MAZDA CX-60 QUE NO CONOCÍAS

Otro aspecto específico de esta versión Newground del CX-5 son los apliques decorativos en verde lima, visibles tanto en el exterior (parrilla delantera) como en el habitáculo (salidas de ventilación). Así mismo, este llamativo tono se extiende al tapizado, que presenta un acabado en simil cuero con patrón hexagonal con unas costuras y ribetes en verde lima. Por último, cuenta con un piso reversible con recubrimiento impermeable y un compartimento inferior igualmente resistente al agua.

Pequeños cambios para seguir en la cresta de la ola

Todo lo detallado anteriormente se combina con los cambios introducidos en el resto de la gama del Mazda CX-5. Estos incluyen unos rediseñados faros y pilotos, una parrilla que abandona la tradicional rejilla en favor de una estructura tridimensional que aporta profundidad, nuevos patrones de diseño para las llantas de aleación (que tienen 19 pulgadas de diámetro en toda la gama) o una paleta de colores con opciones inéditas, como el color Zircon Sand que luce la unidad de las imágenes.

En el habitáculo también hay sutiles novedades. Hay algunas que mejoran la practicidad, como el hecho de que ahora el suelo de carga quede enrasado con el portón; y otras la comodidad a bordo, como el cargador inalámbrico para dispositivos compatibles, que evitará que tengas que recurrir a los típicos cables, así como el sistema de visión de 360 grados, que facilita las maniobras a baja velocidad…

También se ha optimizado el software del sistema multimedia Mazda Connect, que ahora responde más rápido y con mayor fluidez. Este se apoya en una renovada pantalla central de 10,25 pulgadas con un mayor contraste que la anterior, siendo compatible tanto con Android Auto como con Apple CarPlay. Como hasta ahora, se maneja desde un mando HMI ubicado entre los asientos delanteros que a mi juicio resulta muy acertado, pues es intuitivo y más fácil de usar que las cada vez más extendidas soluciones táctiles.

Y hasta aquí las novedades. Pero antes de pasar al siguiente apartado, quiero destacar varios aspectos que me han gustado del Mazda CX-5 Newground de la prueba. El primero es la sensación de calidad que transmite, que es muy buena, con materiales agradables al tacto en casi todas las zonas que tienes a mano y una total ausencia de ruiditos o crujidos incluso cuando te aventuras por caminos o carreteras con firmes irregulares.

El segundo es su diseño general, que me parece muy acertado. Es un automóvil muy logrado en términos visuales, tanto en el exterior como en el interior, algo que siempre es de agradecer. Y el tercer y último punto es su versatilidad: el maletero es amplio y aprovechable, las plazas delanteras son cómodas y amplias, la segunda fila goza también de bastante espacio y las puertas se abren en un ángulo notable, lo que facilita meter y sacar a los niños.

En cuanto al equipamiento de serie de esta versión, destacan los siguientes elementos: avisador de vehículos en el ángulo muerto, asistente de mantenimiento en carril, reconocimiento de señales de tráfico, cargador inalámbrico, control de crucero adaptativo, acceso y arranque manos libres, sensores de lluvia y luz, retrovisor interior fotosensible, asiento del conductor con ajuste eléctrico, faros de ledes, portón del maletero con accionamiento eléctrico, cuadro de mandos digital de 7”…

Y a eso hay que añadir lo específico del CX-5 Newground, como la tapicería en simil cuero, los retrovisores exteriores en negro, las molduras exteriores en acabado plata, los detalles exteriores e interiores en verde lima o los materiales impermeables del maletero.

Un gran chasis combinado con un eficiente motor diésel

El Mazda CX-5 está disponible con una oferta de motorizaciones de gasolina o diésel. La unidad que he probado contaba con uno de estos últimos propulsores. Se trata, en concreto, del bloque 2.2 Skyactive-D de 150 CV de potencia, una unidad que se liga obligatoriamente a un cambio manual de seis relaciones y a un sistema de tracción delantera.

Es un propulsor extremadamente refinado, con una entrega de par muy lineal y una elasticidad notable. Genera 380 Nm de par, que están disponibles de manera constante entre las 1.800 y las 2.600 revoluciones por minuto. Pero desde poco más del ralentí ya produce par suficiente como para mover con soltura el conjunto, lo que te permitirá no recurrir con tanta frecuencia a la palanca de cambios.

Un cambio que, por cierto, tiene un tacto excelente. Es preciso, tiene unos recorridos cortos y un escalonamiento muy acertado, especialmente en combinación con este motor. Igualmente destacable me parece el tacto del embrague, del acelerador, del freno o de la dirección con asistencia eléctrica. Todo tiene una respuesta muy predecible, lo que transmite confianza al conductor y, en combinación con su chasis, permiten disfrutar de una dinámica muy ágil.

Porque aunque es un SUV que apuesta claramente por el confort de marcha y por el refinamiento general, se siente en su salsa cuando afrontas zonas de curvas. Por lo dicho anteriormente no esperes un comportamiento deportivo, pero sí un todocamino que está por encima de rivales directos (como el Toyota RAV4, el KIA Sportage o el Hyundai Tucson) en términos dinámicos.

Conclusión de la prueba del Mazda CX-5 Newground

Tengo que reconocer que este Mazda CX-5 Newground me ha convencido. No solo me ha hecho disfrutar conduciendo, algo que rara vez he sentido a bordo de un SUV y mucho menos de este precio, sino que además me ha parecido un producto muy logrado, versátil y con mucha personalidad.

Está disponible desde 37.973 euros con esta combinación de motor y acabado, aunque para tener uno idéntico al de las fotos tendrás que desembolsar 550 euros adicionales por la pintura Zircon Sand. Una cantidad que, en cualquier caso, le deja en muy buen lugar frente a sus competidores y más si tenemos en cuenta su amplísima dotación de serie.

Eso sí, dado que no tiene ningún tipo de hibridación, no es un vehículo apto para aquellos compradores que busquen automóviles con etiqueta ECO. Pero si no es tu caso, que sepas que este todocamino tiene un comportamiento fantástico, un motor agradable y eficiente, un cambio manual muy bueno, un equipamiento completísimo y un diseño exterior e interior de lo más logrado del segmento.

Ficha técnica Mazda CX-5 Newground Skyactiv-D 150 CV
Motor Cilindrada 2.191 cc
Cilindros 4 en L
Potencia máxima 150 CV a 4.500 rpm
Par máximo 380 Nm a 1.800 – 2.600 rpm
Alimentación Tipo Inyección directa por conducto común
Turbo e intercooler
Transmisión Caja de Cambios Manual,
6 velocidades
Tracción Delantera
Suspensión Delantera Tipo McPherson
Resorte helicoidal
Trasera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Frenos Delanteros Discos ventilados
Traseros Discos macizos
Dimensiones Longitud 4.575 mm
Anchura 1.845 mm
Altura 1.685 mm
Distancia entre ejes 2.700 mm
Maletero Volumen 522 – 1.638 litros
Peso Peso 1.425 kg
Prestaciones Velocidad máxima 204 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 9,9 seg
Consumo
WLTP
Combinado 5,3 l/100 km
Velocidad baja 6,2 l/100 km
Velocidad media 5,3 l/100 km
Velocidad alta 4,7 l/100 km
Velocidad muy alta 6,3 l/100 km
Emisiones Emisiones de CO2 147 g/km Euro 6 – Etiqueta C
Precio Precio oficial 38.136 euros (sin descuentos)