Otro gigante del automóvil abandona Rusia. La planta de Vladivostok cierra sus puertas y despide a los empleados

mazda cx-60

Según publica el portal impulsobajio

Nuevas malas noticias para Vladimir Putin. El gigante japonés Mazda Motor Corp, una de las fuerzas del mercado automovilístico, ha anunciado que está discutiendo con su empresa conjunta rusa el fin de la producción de automóviles en este país.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

La invasión de Ucrania ha provocado interrupciones en las cadenas de suministro, y los japoneses se ven obligados a retirarse definitivamente de Rusia.

La planta de Mazda en Vladivostok detuvo su producción en marzo tras la invasión de Ucrania, pero se esperaba que reabriera en septiembre.

El popular Mazda CX-5, producido en Rusia

Así que, en lugar de volver al trabajo, a los rusos empleados en la planta de Vladivostok se les dijo que se quedarían sin trabajo.

En marzo, el fabricante de automóviles japonés detuvo todas las exportaciones de componentes de automóviles a su planta de Vladivostok, que operaba conjuntamente con el fabricante local Sollers. Todas las operaciones en esta planta se detuvieron.

Tokio fue el primer coloso automovilístico japonés en retirarse de Rusia. Hace poco anunció que no reabriría su planta de San Petersburgo, oficialmente por la misma razón: interrupciones en la cadena de suministro.

Y Nissan había informado recientemente de que prolongaría la suspensión de la producción en su planta de San Petersburgo hasta finales de diciembre. «La producción se suspende en San Petersburgo hasta finales de diciembre, y los empleados han sido informados. Seguimos vigilando de cerca la situación y tomaremos las decisiones oportunas», dijo un portavoz de Nissan.

Nacionalización de la planta de Renault

El socio de la alianza de Nissan -el grupo automovilístico francés Renault- se vio obligado en mayo a vender sus activos al Estado ruso, la primera nacionalización a gran escala que se lleva a cabo en Rusia desde el lanzamiento de la ofensiva en Ucrania.

Mientras tanto, el famoso logotipo de Renault ha sido retirado de la fachada de la planta.

Renault y Nissan mantienen una asociación desde 1999 en la que Renault posee el 44,3% de las acciones de Nissan, mientras que Nissan controla una participación del 15% en Renault, pero no tiene derechos de voto en el grupo francés.

La alianza Renault-Nissan, ampliada en 2016 para incluir a Mitsubishi, se ha convertido en uno de los mayores fabricantes de automóviles del mundo.