Lamborghini no renuncia a los motores térmicos

Lamborghini

Cuando el sonido de tus motores forma parte de tu imagen de marca, se vuelve más difícil asumir su electrificación y cuesta la renuncia a los motores térmicos. Eso parece pensar también el CEO de Lamborghini Stephan Winkelmann, quien ha dejado caer en declaraciones al diario Welt am Sonntag que desean mantener sus propulsores de combustión más allá de 2030.

Motores térmicos

No obstante, Winkelmann no quiere lanzar las campanas al vuelo. La prioridad es la hibridación de la gama, como él mismo declara: «Después de la hibridación, esperaremos y veremos si es posible ofrecer vehículos con motor de combustión».


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Para este propósito Lamborghini apostaría por el uso de combustibles sintéticos a partir de hidrógeno, una vía que también explora Porsche de cara a cumplir con las futuras normativas de cero emisiones sin necesidad de electrificar todo su catálogo. Fuera del Grupo Volkswagen, Mazda es otra de las marcas interesadas en ellos.

La gasolina sintética como solución para los entusiastas

Sin embargo, esta tecnología conlleva sus contrapartidas. Por un lado, producirlo al por mayor no es rentable ya que requiere un gran gasto de energía. Por otro, sólo podría ser considerado legalmente como ecológico el creado a partir de sustancias renovables.

Por estos y otros motivos la industria cree que su uso masivo sí tendrá sentido en el transporte pesado, tanto terrestre como aéreo y marítimo. En el caso del automóvil quedaría limitado para competición o vehículos pasionales, de ahí el interés de la marca del toro.

La electricidad sigue siendo el camino principal

Hace casi un año, Lamborghini presentó su estrategia de electrificación. Llamada ‘Direzione Cor Tauri’, planteaba un primer paso a modelos híbridos en 2023 como anticipo de su primer eléctrico puro, previsto para 2025.

Dado que las declaraciones de Winkelmann en la prensa alemana no vienen a enmendar este plan (ni total ni parcialmente), cabe plantearse que la combustión sintética quedará reducida a modelos one-off o juguetes aptos únicamente para circuito.

Sin embargo, las palabras de Winkelmann sí corroboran la prudencia con que su marca se está tomando el camino a la electricidad. No en vano, en enero afirmó a Reuters que el lanzamiento de ese primer eléctrico tendría lugar más bien a finales de la década, admitiendo sin querer un cierto retraso respecto a sus planes iniciales. Está claro que no tienen ansia por aventajar en este hito a Ferrari o Aston Martin. Y no nos preocupa.

Fuente: motorpasion.com