Cómo influenció John Rambo al diseño del Ford Mustang

ford mustang emblema

Músculos, testosterona y películas de acción. Este podría ser un buen resumen de lo que fueron los locos años ’80 y parte de los ‘90. Y en ese período de transición, la firma del óvalo azul inició el proyecto que culminaría con la cuarta generación del Ford Mustang -descubre su historia-. Hay un capítulo muy interesante en este proyecto que tiene que ver con las formas que lució el producto final cuando aterrizó en el mercado en 1993. ¿Cómo influenció John Rambo, el personaje de acción de Sylvester Stallone, en el diseño de la cuarta generación del Ford Mustang?

En la década de 1990, Ford introduce el lenguaje de diseño ‘New Edge’ en su cartera de vehículos. La tercera generación del famoso Mustang llevaba en activo más de una década, desde 1979, y era el momento de buscar un reemplazo generacional. El equipo de desarrollo comienza a trabajar en el nuevo modelo, conocido a nivel interno con el código SN-95, ya que el nuevo Mustang estaría basado en una plataforma con ese nombre, que en realidad era una evolución de la plataforma Fox de tercera generación.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

La idea inicial de Ford era crear un Mustang de tracción delantera con tecnología japonesa. Sin embargo, ese concepto se materializó en 1994 en un coche diferente, el Ford Probe. Este drástico cambio que desembocó en el lanzamiento del Probe y a volver a tomar una plataforma de propulsión trasera para el Mustang se debió a una cancelación forzada por un grupo de fanáticos del modelo.

¿Cómo influenció John Rambo al diseño del Ford Mustang?

Es aquí donde entra en escena la figura de Patrick Sciavone, jefe de diseño de Ford, y su equipo. La imagen del nuevo Mustang debía adaptarse a los estándares de la época (principios de los ’90), pero en los despachos no terminaban de ponerse de acuerdo en el enfoque debía tener. Por ese motivo, en octubre de 1990 se presentan tres prototipos diferentes, llamados “Jenner”, “Schwarzenegger” y “Rambo”, vehículos que van desde líneas suaves y elegantes a la agresividad en su máxima expresión.

El primero de ellos estaba inspirado en Bruce Jenner (desde 2015, Caitlyn Jenner), un deportista estadounidense que ganó el oro en el decatlón de los Juegos Olímpicos de Montreal de 1976. De líneas redondeadas e inofensivas, el Mustang “Jenner” era el que más se alejaba del concepto del pony car, así como del resto de vehículos de la compañía. Aún así, muchos modelos acabaron adoptando rasgos similares dentro de Ford.

El segundo, el Mustang “Schwarzenegger” se inspiraba en la figura del conocido culturista Arnold Schwarzenegger. En pleno apogeo, su figura atlética añadió líneas definidas, volúmenes marcados y cierta agresividad general al diseño. La tercera propuesta es la del Mustang “Rambo”, tan agresivo como el personaje de películas de acción de Sylvester Stallone, John Rambo. Líneas definidas, muchas entradas de aire y una mirada desafiante era algunos de sus atributos de estilo que se vieron plasmados en el coche.

Tres prototipos, un ganador

La dirección de Ford se decantó finalmente por el diseño del Ford Mustang “Schwarzenegger”. Este prototipo mostraba el balance perfecto entre agresividad y elegancia, lo que entusiasmaba a los máximos dirigentes de la compañía. Sin embargo, sin el extremo planteado por el Mustang “Rango” y la elegancia del Mustang “Jenner”, nunca habríamos conocido a la cuarta generación del famoso pony car como lo hicimos tras su lanzamiento al mercado en 1993.