¿Autos del futuro? Tecnologías que buscan dominar la industria automotriz

Tesla entregó 343.000 vehículos en el tercer trimestre de 2022

En los últimos años, la tecnología en torno a la industria automotriz se ha desarrollado de gran manera, con inversión por parte de grandes compañías en nuevas herramientas para el confort y movilidad del usuario.

«Ninguna otra industria está experimentando un cambio tecnológico tan rápido como la industria automotriz», señaló Zoran Filipi, presidente del Departamento de Ingeniería Automotriz del Centro Internacional de Investigación Automotriz de la Universidad de Clemson.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Recientemente, las grandes compañías de automóviles han incursionado en el desarrollo de autos eléctricos, aunque no ha sido la única tecnología en la que se ha invertido. La industria automotriz ha avanzado rápidamente, por lo que la incursión de las marcas por nuevas herramientas que beneficien al usuario han aumentado.

Softwares y sistemas operativos propios

Según el presidente de Volkswagen, Herbert Diess, el software de los automóviles representará en un futuro el 90 % de las innovaciones del automóvil, por lo que las marcas se están centrando en el desarrollo de su propio sistema operativo que gestione todo el automóvil y permita actualizaciones desde la nube.

Asimismo, Diess señaló que gran parte del software proviene de terceras empresas. El fabricante alemán calcula que solo el 10% del software de sus vehículos se desarrolla internamente mientras que el otro 90% lo aportan diversos proveedores.

Claus Gruber, experto en software de automoción de la consultora PwC Strategy&, explica que en un futuro los coches se actualizarán cada tres meses, lo que traerá una nueva forma de movilidad.

«Obtendrán nuevas funciones y, por supuesto, características de seguridad a través de actualizaciones de software, de forma similar a lo que estamos acostumbrados hoy en día con los teléfonos inteligentes y los ordenadores portátiles», señaló Gruber.

Hasta el momento, Tesla, la compañía de Elon Musk, ha sido una de las primeras empresas en contar con un software que permita constantes actualizaciones para el sistema del vehículo, por lo que el desarrollo de más empresas en el sector de software ha aumentado en los últimos años.

Toyota es una de las primeras compañías que planea desarrollar su propia plataforma de software y el objetivo es tenerla en 2025. De acuerdo con la empresa, la plataforma está enfocada a gestionar las funciones más básicas del vehículo, aunque también estará orientada a la conducción autónoma.

De igual manera, General Motors está desarrollando un software que planea finalizar para 2025 y donde la compañía ya ha invertido más de 30 mil millones de dólares. A inicios de 2022 presentó “ultium” un sistema de software avanzado, el cual estará disponible en su próxima pickup eléctrica para 2023 y que permitirá un aprendizaje para que se adapte al usuario.

Por su parte, Qualcomm anunció durante el CES 2022 Snapdragon Ride Vision System, un software que funciona bajo un chip de 4 nanómetros que permitirá a los vehículos autónomos analizar mejor la situación sobre las vías en las que circulan. Según la empresa el objetivo es ofrecer una plataforma abierta a los fabricantes para que puedan implementar funciones en sus vehículos partiendo de su software y procesando con su chip. Actualmente, la compañía, ya cuenta con un acuerdo con Volvo y Renault para incorporar la tecnología del nuevo software en los vehículos de ambas marcas durante los próximos años.

Lo anterior, aunado a mejores integraciones con los sistemas de Google o Amazon, colocan al software como uno de los ejes principales de los nuevos automóviles.

Más y mejores autos autónomos

La conducción autónoma por parte de los vehículos ha sido una idea que se ha visto en grandes películas y series futuristas, sin embargo, es un segmento al que diversas compañías han comenzado a invertir.

Hasta el momento, Tesla es una de las primeras compañías que ha presentado un sistema de conducción medianamente autónomo, no obstante, el conductor aún tiene que estar atento a cualquier problema o notificación por parte del vehículo.

En algunos países ya se están llevando a cabo diferentes pruebas en entornos de tráfico real, de la mano de diversas compañías. El próximo año, Alemania se va a convertir en el primer país del mundo donde los vehículos de conducción autónoma avanzada podrán circular legalmente.

La Autoridad Alemana de Transporte por Carretera (KBA) ha concedido la primera autorización para implementar un sistema de Nivel 3. De momento, esto será posible en Alemania a todos los clientes de Mercedes-Benz que adquieran a partir del primer semestre de 2022 un coche Clase S o un EQS con tecnología Drive Pilot.

De este modo, Mercedes-Benz se adelanta a Tesla ofreciendo un nivel de conducción autónoma por encima del suyo. De igual manera, en Alemania el tribunal rechazó el Autopilot de Tesla al considerar que el sistema de conducción autónoma no cumplía con las prestaciones acreditadas.

No obstante, Elon Musk no planea quedarse atrás y durante el CES 2022 anunció la integración de un “cerebro artificial” para mejorar el piloto automático de sus vehículos; dicha función será realizada con diversas cámaras que puedan analizar el entorno de una manera “inteligente”.

Hasta el momento, la mayoría de fabricantes de sistemas de conducción autónoma se han centrado en el desarrollo de cámaras y radares conjuntamente para la producción de un sistema autónomo en el vehículo. Tesla, sin embargo, decidió eliminar los radares y depender únicamente de las cámaras para su sistema de asistencia al conductor.

Otra compañía que ha comenzado con el desarrollo y producción de coches autónomos es Waymo, un proyecto de Google y proveedor de tecnología que se ha aliado con otros grandes fabricantes como Daimler, Nissan, Jaguar y Mitsubishi.

En junio de 2021, Waymo consiguió una ronda de financiación adicional de 2 mil 500 millones de dólares para seguir desarrollando su servicio ‘Waymo Driver’ con conducción autónoma de nivel 4.

Actualmente, la mayoría de grandes compañías y startups tecnológicas cuentan con un sector especializado en el desarrollo de una conducción autónoma en los vehículos, donde la meta de las empresas es un nivel de autonomía nivel 5. Eso sin mencionar a los gigantes tecnológicos actuales que se sumarán en los siguientes meses; tal es el caso de Apple, Xiaomi o Sony, la cuales tienen planes próximos para desarrollar su propio automóvil.

Paneles solares

La mayoría de las compañías se han centrado en la producción de baterías de larga duración o con opción de carga rápida, sin embargo, una tecnología que ha comenzado a desarrollarse es la integración de paneles solares en el automóvil, para brindar mayor autonomía.

Actualmente, ya hay varios fabricantes que han desarrollado vehículos impulsados con energía solar a través de paneles situados en el techo del automóvil, los cuales recargan la batería al mismo tiempo que el coche está expuesto en el exterior. Los modelos que ya están comercializados son el Sono Sion, el Toyota Prius PHEV, el I Light Year One y el Hyundai Sonata Hybrid.

De acuerdo con las compañías, la instalación de paneles solares ha conseguido alargar su autonomía en algunos kilómetros, sin embargo, aún cuentan con puerto de carga o gasolina como el caso del Hyundai Sonata. Asimismo, se han conseguido instalar paneles que no interfieren con la estética de la carrocería y que sean resistentes al exterior.

Por otro lado, otra compañía que busca implementar esta tecnología a sus automóviles es Mercedes-Benz, la cual planea equipar a todos sus vehículos eléctricos paneles solares en los próximos dos años. Esta iniciativa arranca a partir de la presentación del Mercedes-Benz EQXX, un concepto de automóvil que presenta los ideales de la marca en torno al futuro de la movilidad y los autos.

El concepto además de una serie de herramientas de lujo y confort, integra un techo repleto de paneles solares, elemento que, de acuerdo con la compañía, incluirán en sus futuros modelos comerciales.

Por su parte, Markus Schäfer, director tecnológico de Mercedes-Benz, confirmó la visión de la compañía para los próximos años en energías limpias y cero producciones de carbono: “Posiblemente ya sea en 2024 cuando el cliente pueda escoger entre un techo de cristal o uno construido a base de paneles solares”.

Hasta el momento, la tecnología desarrollada por Mercedes es posible debido a la colaboración que tiene con la empresa Franunhofer Institue for Solar Energy Systems, con quien se ha realizado un conjunto de células solares ultrafinas ideadas para captar la energía del sol. De esta forma, la energía será almacenada en una batería de litio ferrofostafo, la cual no cuenta con una conexión directa con los motores eléctricos, ya que su función reside en proporcionar energía a elementos como el aire, las luces o el sistema multimedia.

Mercedes-Benz asegura que la energía demandada por el vehículo no se concentrará exclusivamente en el batería principal, la cual podrá centrar su trabajo en alimentar el motor y mejorar la autonomía en 25 kilómetros, por lo que aun los paneles solares no serán la fuente principal de energía.

Otra compañía que ya ha presentado la tecnología de paneles solares es Lightyear, una empresa neerlandesa que tiene previsto lanzar el mercado en 2025 el Lightyear Two, un coche solar que solo necesita una carga al mes y que se situará en el mismo rango de precios de los actuales coches eléctricos.

Según la compañía, en sus pruebas durante el pasado verano, el Lightyear Two fue capaz de estar durante todo el verano sin cargar desde un enchufe.

Baterías con mayor capacidad

El mundo de las baterías se encuentra en constante evolución. Por un lado, están las nuevas baterías sin cobalto que se están fabricando en China o la producción de tecnología de 800 voltios que permitirá una mayor distancia recorrida por parte de los vehículos.

GKN Automotive, fabricante británico, se encuentra desarrollando nuevos modelos de motores eléctricos con sistema eDrive de 800 voltios, que proporcionan más autonomía y un aumento en la velocidad de carga.

Con la tecnología de 800 voltios, se promete la reducción del peso de los coches y un sistema que pueda aumentar la potencia del motor, pero sin necesidad de hacerlos más grandes.

También aumentaría la capacidad de la potencia y la velocidad de carga se vería incrementada, ya que no dependería solo de la potencia del punto de carga, sino también de lo rápido que las celdas de la batería puedan aceptar esa carga. Aunque es una tecnología en desarrollo, la compañía Porsche fue pionera en el uso de estas baterías, en su modelo eléctrico Taycan, el cual está disponible en México.

De acuerdo con Porsche, la carga en las baterías de este sistema de 800 voltios puede reducirse al utilizar cargadores más potentes, llegando a cargar el 80 % del coche en alrededor de 20 minutos. Además, aumentar el voltaje puede mejorar el rendimiento de la carga sin sacrificar la facilidad de uso.

Asimismo, este sistema de baterías presenta más ventajas frente al anterior de 400 voltios, ya que permite un sistema de autonomía más eficiente y una velocidad en la carga del vehículo, por lo que diversas compañías han comenzado a desarrollar e implementar esta misma batería de 800 voltios.

Fuente: arenapublica.com