Autos de otras marcas que llevan motor Porsche

911 GT3 con paquete Touring

Tiempo atrás, Porsche participó en el desarrollo de varios autos de otras marcas. Porsche no sólo cuenta hoy en día con varios modelos que comparten motores, plataformas y piezas con otros coches del Grupo Volkswagen.

Algunas de esas colaboraciones fueron bastante sonadas en su día, aunque quizá no se recuerden, pero otras sencillamente pasaron son hacer demasiado ruido. Por eso vamos a recordar cinco de esos modelos de otras marcas que llevaban motores o partes del motor hechas por Porsche.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Autos de otras marcas

Es seguramente el más conocido de todos. Y es que hablamos de un coche que dio mucho que hablar en su día, el Audi RS2, que incluso usaba unas llantas Porsche Cup y unas pinzas de freno de la marca Porsche.

La dinastía Audi RS comenzó con un coche desarrollado conjuntamente por Audi y Porsche. Junto con el frenado, la suspensión fue obra de la marca de Stuttgart, al igual que las modificaciones en el motor de cinco cilindros en línea de 2,2 litros, lo que elevó la potencia total del motor a 315 caballos.

Además, gran parte del automóvil se construyó en la fábrica Rossle-Bau de Porsche.

A principios de la década de los 90, las cosas no le iban tan bien como ahora a Porsche. El Boxster y el Cayenne que salvaron a la compañía todavía estaban lejos de ser diseñados y los de Stuttgart necesitaban ingresos con urgencia.

La respuesta llegó en forma de una colaboración empresarial con Mercedes, que implicó tomar el fiable pero no muy atractivo W124 y convertirlo en un súper sedán para competir de tú a tú con el BMW M5 de la época. Porsche lo hizo modificando el compartimiento del motor para acomodar un V8 de 5 litros tomado del Mercedes SL.

Piezas del SL también llegaron a la suspensión y los arcos se ensancharon, dando al 500E una postura sutilmente amenazante.

Otros ejemplos

Hablamos de un coche bastante menos glamoroso, pero los propietarios de un Lada Samara podían presumir al decir que el motor de su coche tenía un motor desarrollado por Porsche porque la prestigiosa marca participó en el diseño de sus cuatro cilindros en línea con carburador.

Otro coche más humilde que el Mercedes 500E que también tuvo la fortuna de que Porsche aceptara a tocarlo con su varita fue el primer Seat Ibiza.

Gran parte de la participación de Porsche se refirió al desarrollo del motor, que era la misma unidad utilizada en el Samara. Solo que, con el Ibiza, Seat fue tan lejos como para pagarle a Porsche una pequeña tarifa por cada automóvil para licenciar la inscripción ‘Sistema Porsche’ en la cubierta del balancín. Y sí, esto hizo que los propietarios colocaran grandes pegatinas de ‘Sistema Porsche’ en la carrocería.

Cuando Renault quiso acometer la versión ‘Fase II’ del potente Clio V6, reclutó a Porsche para realizar algunos cambios del modelo primero. Los ingenieros de Stuttgart modificaron las culatas, los árboles de levas y los colectores de admisión, elevando la potencia a 255 CV.

Fuente: lavanguardia.com