Autopilot de Tesla: realmente hace más soportable el viaje, siempre que recuerdes lo que no puede hacer

Los accionistas de Tesla aprueban la división de acciones 3 por 1

Según publica el portal businessinsider

He probado el Autopilot, el innovador sistema de asistencia al conductor de Tesla, en el Model Y.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Te dirige automáticamente para seguir las curvas de la carretera y mantiene el ritmo del tráfico. Sería una herramienta bienvenida en los largos y aburridos viajes por carretera.

Elon Musk lo dice todo el tiempo: Tesla es tanto una empresa de software como un fabricante de automóviles. Puedes estar más o menos de acuerdo con esta afirmación, pero, de lo que no hay duda, es que la tecnología más controvertida de la compañía es el Autopilot.

Muchos propietarios de Tesla confían en esta función de conducción semiautomática. Al mismo tiempo, el Gobierno de EEUU está investigando accidentes en los que coches con Autopilot colisionaron con vehículos de emergencia estacionados. Algunos expertos en seguridad sostienen que el apelativo de Autopilot invita a confiar demasiado en el sistema, dado que no es autónomo.

Ni que decir tiene que estaba deseando probar el Autopilot por mí mismo después de haber analizado el Tesla Model Y.

¿Qué es el Autopilot y la conducción autónoma?

Autopilot, lanzado por primera vez en 2014, es un sistema avanzado de asistencia al conductor que se basa en un conjunto de cámaras para ‘ver’ el tráfico que le rodea y asumir algunas tareas de conducción. Básicamente, es una versión más inteligente del control de crucero que ajusta la velocidad en respuesta al vehículo que va delante y se orienta para seguir las curvas de la carretera.

Musk lleva años prometiendo que los coches autónomos de Tesla están a punto de comenzar a operar, pero aún no se ha materializado. El Autopilot se sitúa en un nivel 2 de los 5 niveles de automatización de la conducción reconocidos en todo el mundo, lo que significa que requiere una supervisión humana completa.

Por ejemplo, en un coche de nivel 5, los pasajeros podrían dormir la siesta mientras el vehículo hace el 100% del trabajo. Sin embargo, en ningún país del mundo se ha llegado a alcanzar este nivel.

El Autopilot viene de serie en todos los Tesla. Tiene características diferentes a las del Enhanced Autopilot y el Full Self-Driving, más caras, que añaden capacidades adicionales, pero no ofrecen una autonomía total.

¿Cómo se usa?

El Autopilot funcionó impresionantemente bien durante un par de horas de conducción en autopistas divididas y algunas carreteras de dos carriles. Esta breve prueba se realizó a la luz del día y en condiciones meteorológicas ideales.

Tras pulsar la palanca derecha dos veces, el Autopilot se activó instantáneamente casi siempre. Algunos otros sistemas que he probado pueden tardar varios segundos en fijarse en las líneas del carril. Al frenar o golpear la palanca hacia arriba se desactiva el sistema.

El sistema de ayuda a la conducción mantuvo con seguridad el SUV centrado en su carril sin ningún tipo de oscilación o movimiento. Siguió bien las curvas de la carretera, pero me pareció que tomó algunas curvas demasiado rápido para mi gusto.

Reaccionó con naturalidad ante otros coches, reduciendo la velocidad con el tráfico y acelerando en cuanto se despejaba. La velocidad de crucero se puede ajustar fácilmente con el botón derecho del volante. Las pocas veces que otro coche se incorporó delante del Tesla, Autopilot respondió bien.

Una práctica visualización en la pantalla táctil del coche muestra lo que percibe el vehículo, incluidos otros coches y conos de tráfico. Cuando el Autopilot está activado, la pantalla muestra un icono azul en el volante y resalta las líneas del carril en azul.

Pero me gustaría que el Model Y tuviera una pantalla delante del conductor. De ese modo, se podría ver el estado del Autopilot -incluida la velocidad establecida y si detecta el coche que va delante- sin apartar la vista de la carretera.

Los usuarios de Tesla se quejan a menudo de que sus coches les obligan a mantener las manos en el volante cuando el Autopilot está activado, pero a mí no me pareció un problema. Mantener un poco de presión en el volante permite al coche saber que estás conectado.

¿Cuál es el veredicto?

El Autopilot se desenvuelve perfectamente en las autopistas y podría ser una gran ventaja en los viajes largos y monótonos por carretera. No experimenté el error de frenado fantasma que los propietarios de Tesla han denunciado.

Aun así, es clave entender las limitaciones del sistema. El Autopilot funciona en cualquier carretera con líneas de carril visibles, pero no siempre es aconsejable. Por ejemplo, se activa en carreteras con semáforos, pero no reacciona ante ellos. Lo utilicé un poco en carreteras que no son autopista, pero me pareció incómodo no tener el control total en esos entornos imprevisibles.

Otros fabricantes, como Ford o General Motors, se aseguran de que sus sistemas solo se utilicen en situaciones óptimas, restringiendo la funcionalidad a las carreteras homologadas. Quizá algún día un Tesla sea capaz de conducirse realmente solo. Pero ese futuro está probablemente muy lejos.