Almussafes se impone a Saarlouis y fabricará los nuevos coches eléctricos de Ford

Logo de ford

La factoría logra la mejor puntuación en el informe técnico encargado por la marca. La ministra Maroto y UGT confirman la noticia revelada por Invertia.

Ford fabricará sus dos nuevos coches eléctricos para el mercado europeo en la factoría española de Almussafes, y no en la alemana de Saarlouis. La noticia, revelada en exclusiva este miércoles por El Español-Invertia, fue confirmada durante la mañana por la ministra de Industria, Reyes Maroto, y después por parte de UGT, el sindicato mayoritario de la planta. Ford la hizo pública en el Pleno del Comité de Empresa Europeo de la compañía (CEEF).

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Almussafes se ha impuesto a Saarlouis en un pormenorizado análisis encargado por Ford a una consultora independiente con el propósito de tomar la decisión. En el mismo, según ha podido contrastar este periódico, la factoría valenciana se impone con claridad a la de la región germana de Saarland.

En el documento, según la información de la que dispone este medio, la consultora ha valorado muy positivamente la flexibilidad, la productividad y los menores costes laborales que ofrece Almussafes. El reciente pacto alcanzado entre Ford y su comité de empresa español refuerza precisamente estos aspectos, en particular la flexibilidad que la plantilla ofrece a la multinacional en la producción de vehículos.

Saarlouis destacaba por su mejor ubicación y versatilidad logística para abastecer al mercado europeo. Pero tales circunstancias fueron ampliamente superadas por el resto de prestaciones ofrecidas por la industria española.

Tanto es así que Almussafes se ha impuesto a Saarlouis sin que la consultora tuviera en cuenta la construcción del Corredor Mediterráneo para el transporte de los coches por ferrocarril desde España al centro de Europa, que se prevé concluida para cuando empiecen a fabricarse los modelos eléctricos en la Comunidad Valenciana.

Ni VW ni corredor

Tampoco ha sumado a favor de la propuesta valenciana la construcción en Sagunto (a tan solo 60 kilómetros de Almussafes) de una gigafactoría de baterías para coches eléctricos por parte de Volkswagen, pues se considera un proyecto del que Ford no se beneficiará a corto plazo.

La agenda diseñada por Ford ya apuntaba a que Almussafes será la fábrica elegida. La compañía americana planificó un cónclave con su plantilla mundial a las 15.05 (hora peninsular española). Pero alrededor de las 12.00 la marca tendría un encuentro previo con la plantilla de Saarlouis.

Las fuentes consultadas por este medio interpretaban que sería para comunicar directamente la mala noticia a esta factoría. Tanto es así que sus representantes sindicales tenían ya previsto un encuentro posterior para informar a continuación de lo que Ford les trasladara. Se esperan movilizaciones sindicales en el país.

La decisión es vital para la planta agraciada y fatal para la desechada, porque solo la producción de coches eléctricos garantiza la continuidad en el sector a largo plazo. Ford, sin embargo, advirtió el pasado mes de mayo que la escogida tendrá que reducir igualmente su estructura. Deberá hacerlo consiga o no «la plataforma de la nueva generación de vehículos eléctricos de Ford en Europa», indicó textualmente.

Década de empleo

«Es previsible que tanto Saarlouis como Valencia deban someterse a un redimensionamiento de su estructura actual. Los detalles exactos no estarán disponibles hasta que hayamos seleccionado una planta preferida», aseveró el presidente de Ford EuropaStuart Rowley en un comunicado remitido a ambas plantillas.

UGT Ford ahondó este miércoles en dicha cuestión. Manifestó que se trata de «una gran noticia para nuestra fábrica y su parque industrial por la que debemos felicitarnos todos». «Pero no podemos olvidar que deja la otra factoría europea en una situación más que delicada, y para la que habrá que buscar alternativas», agregó.

«La decisión significa para Almussafes carga de trabajo y empleo para más de una década. Llevará consigo la realización de una profunda transformación hacia nuevas tecnologías y formas de fabricación, que deberá llevarse a cabo durante los dos próximos años, hasta que se produzca el lanzamiento del primer vehículo eléctrico en el año 2025, precisó la organización.

En definitiva, garantiza el futuro, pero no por ello soluciona los problemas del presente. «Se ha producido un enorme alivio con el anuncio de la compañía, y es consecuencia directa del Acuerdo que alcanzamos UGT y la dirección el 27 de enero en Colonia, y refrendado posteriormente por la plantilla. Pero no podemos obviar, que conllevará la adecuación de la fábrica a esta nueva realidad, y supondrá el inicio de una larga tarea que tenemos por delante, y que deberemos afrontar», contrapuso el sindicato.

Sin cierres

«No podemos olvidar que en el plazo de poco más de un año fabricaremos únicamente el Kuga, por lo que, con el Acuerdo para la Electrificación como referencia, habrá que negociar cómo y cuándo se lleva a cabo esa transformación, qué volumen de empleo se requerirá en el futuro, y de qué manera se redimensionará la plantilla», agregaron.

Ford ya advirtió hace dos meses de tal circunstancia, y también subrayó que la factoría no agraciada no cerrará, al menos a medio plazo. «Independientemente de la planta que se seleccione en última instancia, es importante recordar que aún no se trata de una decisión de inversión en producto. Después de la selección de la planta, tendremos mucho trabajo por hacer para asegurar el producto para Europa», afirmó Rowley en su escrito.

Al respecto, aseguró que «tampoco es una decisión de cierre de una planta«, en este caso la de Saarlouis. «De hecho, estamos buscando activamente futuras oportunidades para la planta que no sea seleccionada. Este tendrá que ser un esfuerzo que incluya múltiples partes, incluidos gobiernos locales y nacionales», destacó entonces en una llamativa alusión a las administraciones públicas.