Perú apuesta por el «envejecimiento productivo» de sus artesanos

textil

La artesanía es uno de los grandes tesoros de Perú, la mano de obra local y sus técnicas ancestrales no tienen fecha de caducidad, pues los artesanos se mantienen activos, aún después de la fecha de jubilación, haciendo arte con sus manos. Con esto en mente, el Gobierno peruano propone un programa de «envejecimiento productivo».

Los adultos mayores que destacan por sus emprendimientos de artesanía y son parte del Programa Nacional de Asistencia Solidaria Pensión 65 del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), serán incluidos en las acciones del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) para lograr en ellos el anhelado «envejecimiento productivo», que no solo mantiene en activo a una parte de la población que se niega a dejar de lado su arte, sino que también garantiza una mayor longevidad en la pasación del conocimiento.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

El trabajo en conjunto entre ambos ministerios está orientado a impulsar los procesos de revalorización de la cultura e identidad local. Según el convenio, Pensión 65 compartirá su data con Mincetur de manera periódica para poder impulsar, promocionar, apoyar y fomentar el trabajo de estos artesanos.

Los países de Latinoamérica mantienen de manera casi estable sus edades de jubilación hacia mediados de la década de los sesenta años, sin embargo, el excelente estado de salud en el que se encuentran las personas, ha impulsado el desarrollo de actividades y proyectos como estos, para adultos mayores que se niegan a dejar de trabajar. La industria de textil, confección y moda en Perú es una de las que mayor rango de edad registra entre sus empleados.

El personal de planta, costura, patronaje y ventas, e incluso desarrollo de productos, tiene en promedio una edad por encima de los 45 años.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉