La industria textil ecuatoriana ve en la bioseguridad una oportunidad de crecimiento

textil

Al cierre de un 2020 más que retador, la industria textil y de moda en Ecuador registró una contracción de al menos un 45 %, según cifras preliminares de la Asociación de Industrias Textiles de Ecuador (AITE). El país registra las peores cifras históricas de su industria, pero ve la luz al final del túnel con una nueva categoría: la bioseguridad.

Al igual que en la mayoría de los países de Latinoamérica, la rápida conversión de las empresas textiles hacia los insumos y las prendas de vestir con protección antibacterial y el sello de bioseguridad, salvó parcialmente a la industria textil ecuatoriana. La categoría espera sumarse a la industria tradicional en la recuperación económica, en lugar de ser solo un reemplazo.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

De manera general, la producción textil del país cayó en un 11,3 % en 2020 y espera ver un repunte de al menos un 4,7 % en 2021. Durante el tercer trimestre del año el PIB de Ecuador vio una contracción del 8,8 % y prevé un cierre anual cerca del 9,5 %.

Ecuador fue uno de los países más golpeados de la región en el segundo trimestre del año con un pico descontrolado de contagio y decesos. La situación fue medianamente controlada y la economía inició su despegue. El país cerró 2019 con un tímido crecimiento en su economía, por debajo del 1,5 % y prevé cifras sobre el 3 % para 2021.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉