Hace 20 año fue inaugurado Megaplaza como uno de los centros comerciales más grandes de Lima

  • En noviembre del 2002, el presidente Alejandro Toledo y Augusto Wiese de Osma, presidente de Inmuebles Panamericana, inauguraron el centro comercial Megaplaza, en Independencia. La construcción del recinto costó más de 50 millones de dólares.

Era la mañana del 28 de noviembre del 2002, cuando el presidente Alejandro Toledo y Augusto Wiese de Osma, presidente de Inmuebles Panamericana, inauguraron el centro comercial Megaplaza, en Independencia. Grandes empresas como Tottus, Ripley, Cinemark, Bembos, KFC, Pizza Hut, China Wok, Burger King, D’ Onofrio, Pardo’s Chicken, Gold’s Gym y Coney Park, fueron la primeras en abrir sus puertas en este mall. Un recinto en donde se invirtió más de 50 millones de dólares.

Ese día, Megaplaza empezó a operar con una extensión de 96 mil metros cuadrados y un patio de comidas 30% más grande que el del Jockey Plaza, en Surco. También contaba con un estacionamiento para 1200 vehículos y una infraestructura para más de 200 tiendas. Este centro comercial esperaba recibir a un millón y medio de visitantes por mes y obtener, en su primer año, unos US$ 80 millones en operaciones. Además, se calculó un crecimiento anual del 5%.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Por esos años, Lima Norte contaba con 2,8 millones de habitantes, cuyos gastos mensuales alcanzaban los 458 dólares. “El desarrollo comercial del cono norte es un perfecto ejemplo del potencial que tiene el Perú”, aseguró, el día de la inauguración, la vicepresidenta de JP Morgan Chase, Susana de la Puente. Según la ejecutiva, los mercados ya no se concentraban en Miraflores, La Molina o Monterrico; ya que, en otros lugares, como esa parte de nuestra capital, se había incrementado la capacidad de consumo de las familias.

La economía peruana había empezado a crecer luego de estar paralizada desde 1998 como resultado de las crisis internacionales y de los problemas políticos internos. También afirmó que la creación de este mall traería más empleos, y formaría nuevos y modernos “patrones de consumo en una parte de la población que no tenía acceso a estos avances”. Lo mismo pensaba el gerente general de Cinemark, Alfredo Tirado Hart, quien contó que su compañía invirtió US$ 4,750,000 para instalar nuevas salas de cine tipo estadio, tecnología que no tenían ni sus locales del Jockey Plaza y San Miguel.

Para el gerente general de Coney Park, Rolando Ghía, el cono norte se había convertido, por esos años, en el segmento con mayor crecimiento del mercado limeño y por eso decidieron invertir en él. Algo parecido opinó Gladys Li, gerente de comercialización de la tienda de calzado Álex Zaffino: “El público del cono norte ha demostrado, mediante sus continuas compras en otros centros como Jockey Plaza y San Miguel, que tiene alto potencial de consumo”.

Con esta inauguración, varios locales pequeños se construyeron cerca del lugar. “Esta es la primera apuesta en grande del empresariado por un lugar donde tradicionalmente no se invertía. Esto demuestra, además, que hay una alta demanda”, dijo Leopoldo Scheelje, presidente de la Cámara Peruana de Construcción (Capeco) tras la apertura del mall. Es así como empezó a operar Megaplaza, un centro comercial que fue construido en nueve meses por la Corporación Sagitario sobre lo que antes era la planta de ensamblaje de Ford Motors.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉