Bolivia plantea la recuperación de su industria algodonera y textil

Planta de algodón

La siembra, cultivo y producción de algodón en Bolivia cumple más de una década de crecimiento negativo, mientras los cultivadores y empresarios le exigen soluciones al Gobierno. El país presenta un plan de recuperación y reactivación del sector con un crecimiento proyectado de al menos un 50 % para 2021.

Según fuentes de la Asociación de Productores de Algodón de Bolivia (Adepa), entre 2019 y 2021, el área cultivada de algodón en el país se contrajo un 92 %, pasando de 10 000 hectáreas sembradas hace dos años, a tan solo 900 hectáreas cultivadas este año.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

La baja en la demanda local con la disminución de la industria de textil y confección boliviana impactaron fuertemente a la cadena, al tiempo que la tasa de exportación de materias primas naturales del país sigue sin variaciones. Bolivia no ha celebrado nuevos acuerdos comerciales, el país se salió de la Atpdea, perdió los beneficios de exportación hacia Norteamérica y el consumo local está a la baja, poniendo en jaque a los empresarios.

En paralelo, las prácticas locales son arcaicas, no cuentan con tecnología y los procesos con su mano de obra encarecen el producto, dejándolo en desventaja frente a la competencia. Dentro de la estrategia del Gobierno para la reactivación local, el país canceló su contrato de compra de fibras e insumos de algodón hidrófilo con Brasil para ser reemplazado por producto nacional.

El nuevo Gobierno de Luis Arce se ha comprometido con la creación de nuevos planes y proyectos de desarrollo que reactiven no solo la siembra y cultivo del algodón, sino también la confección y la manufactura local. El Servicio Nacional de Textil (Senatex) prevé duplicar su demanda de la fibra de algodón local este año, con el fin de apoyar e impulsar el sector.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉