BM actualiza proyección y prevé retracción del 0,3% para Paraguay

grafica finanzas economia bolsa

Según publica el portal  La Nación las economías de Amé­rica Latina y el Caribe recuperaron sus nive­les prepandemia y la región cobró cierta sensación de normalidad aunque la eco­nomía debe reactivarse para evitar un nuevo ciclo de bajo crecimiento, señala el nuevo informe del Banco Mun­dial(BM). El ente ajustó nueva­mente sus predicciones, mien­tras que para Paraguay sigue manteniendo su tendencia a la baja llegando, incluso a un escenario negativo.

Para Paraguay el BM corrigió su proyección cambiando de positivo a negativo, debido a que del 0,7% previsto en junio pasado ahora se espera que la economía paraguaya cie­rre el 2022 con una retracción de 0,3%, mientras que para el 2023 prevé un repunte de 5,2%. Según el organismo multilateral, las inversiones sociales y en infraestructura pueden convertirse en moto­res claves de crecimiento y prosperidad compartida. Se calcula que el PIB regional crecerá 3,0% durante este año, una tasa mayor a lo pre­visto anteriormente debido al alza en los precios de las materias primas.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

La fuerte incertidumbre que recorre el mundo como resul­tado de la guerra en Ucra­nia, la subida de las tasas de interés en los países desa­rrollados y las persisten­tes presiones inflacionarias impactarán sobre las econo­mías de la región. “Se prevén tasas de crecimiento bajas, de 1,6% y 2,3% en el 2023 y el 2024, respectivamente, simi­lares a los niveles observados en la década del 2010 » men­ciona el informe.

EXPANSIÓN DE OTROS PAÍSES

Colombia, Uruguay, Argen­tina y Bolivia son los países con mayores crecimientos previstos por el Banco Mun­dial, con 7,1%, 4,8%, 4,2% y 4,1%, respectivamente; mien­tras que Brasil crecería 2,5%, seguido por Chile con 1,8%. No obstante, se estiman retracciones económicas para el próximo año siendo Chile el país que más caerá en el 2023 (-0,5%).

El organismo multilateral sugiere poner en marcha refor­mas e inversiones necesarias para acelerar el crecimiento, mientras que los gobier­nos deben encarar los cos­tos estructurales de la situa­ción provocada por la crisis. Afirmó en ese sentido que la región está bien posicionada para replantear su trayectoria de desarrollo.