Tocumen regresaría a niveles de 2019 en 2023

Mujer en aeropuerto sentada esperando su vuelo. Aeropuerto de Santa Lucía

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional calificó como fuerte la estimación del crecimiento del movimiento de pasajeros en Latinoamérica durante 2022.

Cuando el Aeropuerto Internacional de Tocumen retomó operaciones comerciales regulares el 12 de octubre de 2020, las primeras proyecciones apuntaban a que la principal terminal aérea del país regresaría a los niveles de 2019 para el año 2024.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Dos años después el panorama es menos gris para Tocumen, aunque todavía con desafíos tras la aparición de nuevas variantes del coronavirus (Covid-19) como Ómicron.

En sus estados financieros finalizados el 31 de diciembre de 2021, la administración de Tocumen indica que de mantenerse el ritmo de recuperación, la terminal aérea podría recupera el 100% del movimiento de pasajeros un año antes de lo previsto, es decir que para 2023, el aeropuerto superaría los 16 millones de pasajeros. El año pasado por Tocumen pasaron 9.1 millones de viajeros, lo que representó el 65% del volumen previo a la pandemia respiratoria.

Para finales del año pasado la terminal aérea ya operaba a 81 destinos de los 91 que conectaba en 2021. En el primer cuatrimestre de este año está proyectado el reinicio de la conexión directa con Alemania que ofrecía la aerolínea Lufthansa, pero ahora será a través de la compañía Eurowings que también pertenece al grupo alemán.

Raffoul Arab, gerente general de Tocumen calificó como positivo los datos del primer mes de 2022 cuando el movimiento de pasajeros cerró en 1.1 millones de viajeros. “Me siento optimista, porque en el pasado mes de enero se mantuvo la tendencia de recuperación, a pesar del impacto de la variante Ómicron de la Covid-19 y del duro invierno en el hemisferio Norte que forzaron la cancelación de unos 160 vuelos”, comentó.

La perspectiva de recuperación de Tocumen está en línea con las proyecciones de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), que espera un movimiento “fuerte” de viajeros en Latinoamérica.

En su más reciente análisis del tráfico de pasajeros, IATA prevé que las cifras de 2019 se superen en 2023 en América Central, mientras que el resto de las zonas como América del Sur y El Caribe regresarán a los niveles de 2019 entre 2024 y 2025.

Willie Walsh, director general de IATA, señaló que la variante Ómicron no ha cambiado la tendencia de la recuperación del sector de pasajeros aéreos, afectado por el coronavirus. En su opinión, la gente quiere viajar, agrega que a medida que se levantan las restricciones de viaje, más personas retomarán sus planes de viajar.

“El camino hacia la normalidad es largo, pero la previsión sobre la evolución del número de pasajeros es una señal alentadora”, agregó.

Finanzas

A medida que Tocumen recupera el tráfico de pasajeros, su situación financiera también mejora. El 2021 cerró con US$131,5 millones en ingresos, un incremento del 48% en comparación con 2020 cuando los vuelos comerciales estuvieron suspendidos por más de 7 meses debido a la pandemia respiratoria.

A pesar de este incremento, la cifra es un 49% inferior a los ingresos reportados en 2019, año que sumaron US$257.4 millones. Los primeros cálculos apuntan a que este año Tocumen generará US$219 millones pero todo dependerá del movimiento de pasajeros que podría alcanzar los 14 millones de personas.

Arab ha manifestado que continúan priorizando los gastos, y explicó que el aeropuerto está operando con fondos propios, aunque adelantó que eventualmente durante este año tendrán que utilizar la reserva de US$100 millones que obtuvieron durante la emisión de bonos concretada a finales de julio de 2021.

Los estados financieros al cierre de 2021 indican que los ingresos aeroportuarios y de concesiones comerciales aumentaron un 51% durante el año pasado. A pesar de la recuperación en los ingresos, Tocumen no pagará este año dividendos al Estado por ser el dueño del 100% de las acciones de la terminal aérea. El año pasado el movimiento de carga se incrementó un 23%, dejando ingresos adicionales a la terminal aérea.