Puerto en Amador estará listo en segunda mitad de 2023

Crucero blanco en altamar

Con información de  Panamá América

El puerto de Amador ya recibe cruceros, a pesar de que su área terrestre no está concluida. El lunes atracaron los dos primeros de la temporada.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

La Terminal de Cruceros de Panamá, ubicada en isla Perico, en Amador, recibirá en esta temporada de cruceros, que se extiende hasta mayo, a 52 de estas embarcaciones, a pesar de no estar lista todavía.

El consorcio Cruceros del Pacífico, integrado por la empresa belga Jan De Nul y China Harbour Engineering Company, que construye la obra, se aseguró de acabar primero con la parte marítima, que ya está operativas, como se observó el pasado lunes, cuando dos cruceros de distintos tamaños atracaron en el muelle.

El acceso a esta terminal todavía no está listo, así como el edificio principal y el área libre de impuestos, que es la parte de tierra.

Por el momento, los autobuses que realizan las excursiones van directamente al muelle a recoger a los pasajeros, mientras en las afueras, taxistas esperan por aquellos turistas que deciden no contratar una agencia para conocer las atracciones de la capital panameña.

El 20 de julio de este año, el contralor general Gerardo Solís refrendó una adenda al contrato con el consorcio belga-chino, que le extiende el plazo hasta julio de 2023 para entregar la obra.

«Actualmente tiene un avance entre 75% y 80%; esperamos tener la terminal lista en el segundo semestre de 2023 o a inicios de 2024. Hace falta la parte de tierra, edificios, todas las facilidades marítimas ya están operativas», informó el director general de puertos encargado de la Autoridad Marítima de Panamá, Jonathan Guerini.

La adenda actualizó que el costo de la terminal de cruceros es de $206.7 millones, de los que $60.8 millones se pagarán en 2023.’

35,872

visitantes llegaron en cruceros al país entre enero y abril de este año.

19

de octubre de 2017 fue cuando inició la construcción de la terminal de cruceros en Amador.

El área terrestre que todavía falta por concluir y en la que trabajan entre 200 y 300 trabajadores en estos momentos comprende 11 hectáreas y 4,500 metros cuadrado.

Incluye un edificio de 10,800 metros cuadrados, otro de infraestructura de apoyo y mantenimiento de 4,500 metros cuadrados, estacionamientos y vías de acceso.