Se estabiliza el consumo masivo en Panamá

Supermercados y farmacias en Panamá registran un mejor desempeño en la facturación. Annie Muñoz, gerente de categorías de Nielsen IQ, analiza las tendencias 2022.

El consumo de productos masivos como alimentos, bebidas no alcohólicas y alcohólicas, artículos de limpieza, aseo personal y golosinas tiende a estabilizarse e incluso registra números mayores que en 2019 cuando no estaba la pandemia, según cifras de la consultora Nielsen.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Annie Muñoz, líder de categoría de Nielsen IQ, detalla que en promedio la facturación se incrementó 13.5% en septiembre en Panamá, al igual que el volumen de ventas, mientras que los precios subieron en promedio 2.2%.

Recordó que al cerrar 2019 la evolución del consumo masivo medido por Nielsen, registraba un aumento de 6.8% en las ventas en dólares y 7.6% en el volumen de unidades comercializadas por los distintos canales como supermercados, farmacias, tiendas de conveniencia y mini super.

37,7% del total de las ventas de productos masivos son del canal de los supermercados, los mini super representan 43% de las ventas, el canal tradicional 17% y las farmacias 2.2%.

Pasado el efecto de la pandemia de 2020, cuando se generaron picos de compra y hubo exceso de inventario en algunos hogares, este año 2021 el consumo ha retomado su rumbo. El canal de los supermercados registró en septiembre 7.6% de incremento en el volumen de ventas y de 7% en la facturación; seguido por las farmacias, con repuntes de 16.4% en el volumen y 6% en la facturación. En 2019 las ventas de los automercados habían cerrado con 6.6% de incremento en el volumen y 4.5% en la facturación.

“Este año las promociones, los precios y la conveniencia como facilidades para la entrega o personalización del servicio se ha vuelto determinante para que el consumidor elija hacer su compra en una tienda”.

Mejorar la experiencia

Annie Muñoz precisa que luego del duro panorama por la pandemia las empresas deben esmerarse en crear experiencias que “enamoren a los clientes”. Y es una buena oportunidad para que las marcas se vuelvan a conectar con los usuarios.

Menciona que es necesario reinventar la experiencia de compra, capitalizando oportunidades para fidelizar aún más a los consumidores y atraer a los nuevos.

Indica que el consumidor está algo cauteloso y es necesario recuperar su confianza. “Tenemos un consumidor que refleja una menor confianza en la economía, son más cautelosos con su gasto y buscan alternativas para cuidar su bolsillo y estirar el presupuesto”.

Igualmente menciona que está el consumidor hiper conectado que compra en línea y otros que están centrados en determinados segmentos.

Muñoz refiere que la pandemia trajo hábitos de compra al estar las personas más en sus hogares tanto teletrabajando como en educación en línea.

Refiere que sea cuál sea el tipo de consumidor, es fundamental que los comercios desarrolles estrategias centradas en incentivar de forma creativa la demanda de bienes y servicios aplicando estas claves:

1. Innovación para incentivar y capitalizar la demanda.

2. Experiencia de compra será vital en el punto de venta

3. Proveer las estrategias a nivel omnicanal. (Que la marca tenga presencia tanto en línea como física)

4. Excelencia en ejecución lo que involucra surtido, disponibilidad, imagen, ambiente de compra, servicio, precio, promoción y valor para el shopper.

Sostiene que muchas tiendas se enfocaron en el comercio en línea, y olvidaron los establecimientos físicos, y no ofrecen nada atractivo.

Para los consumidores de hoy ir de shopping o ir de compras se tratará menos del mismo acto en sí de comprar y más sobre toda la experiencia de navegación y búsqueda omnidireccional y holística que ofrece ir a comprar”, explica Muñoz.

Destaca que el comercio electrónico sigue impulsando el crecimiento de las ventas a nivel mundial en la medida que los compradores se van adaptando a vivir junto a la pandemia. “Lo que esto significa es que muchos consumidores siguen comprando más de lo que compraban antes de la pandemia, pero dadas las opciones disponibles para los omni shoppers en la actualidad, la lucha por quién retendrá constantemente el interés de los compradores seguirá intensificándose”.

La experta de Nielsen IQ precisa que las empresas tienen la oportunidad de utilizar factores experienciales para guiar cambios duraderos sobre cómo, cuándo y por qué los consumidores compran tanto en la tienda como en línea.

“La tienda física o digital del futuro no será una “tienda” sino una experiencia, o se mejora la experiencia de compra o muchos comercios van a desaparecer”, advierte. Es la hora de reinventar el comercio.

¿Cómo reinventar la experiencia de compra?

Annie Muñoz, detalla que en NielsenIQ identificaron un marco para ayudar a las empresas a optimizar la experiencia de compra de sus clientes. Cuatro capas para reinventar la experiencia omnicanal en el comercio minorista y es mi apuesta a los retos y tendencias que afrontaremos los próximos años:

1. Disponibilidad

2. Selección/Curación

3. Inmediatez/ Urgencia

4. Emoción