Tolerancia a la pobreza y rechazo a la riqueza: el impacto en Argentina y en el Retail

Willem F. Schol, Presidente de America Retail

«Tolerancia a la pobreza y rechazo a la riqueza: el impacto en Argentina y en el Retail», es el tema que nos propone Willem F. Schol, Presidente de América Retail.

En una reciente reunión con amigos argentinos, nos llamó la atención un artículo publicado por el Washington Post que expresa la preocupación por las preferencias y contradicciones en la sociedad argentina y cómo esto afecta el consumo y el sector retail del país.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

El artículo destaca que en Argentina existen opiniones encontradas acerca de la riqueza y la pobreza. Por un lado, mucha gente expresa su enojo hacia la pobreza, mientras que por otro lado existe una fuerte oposición hacia la acumulación de riqueza. Esta percepción se explica por diversas razones históricas, sociales y culturales, como la desigualdad económica, las crisis económicas recurrentes, la corrupción política y la cultura de solidaridad.

La desigualdad económica en Argentina ha generado una concentración de riqueza en una pequeña parte de la sociedad, lo que lleva a la percepción de que la riqueza es inaccesible para la mayoría y es un símbolo de injusticia social. Las crisis económicas recurrentes han generado desconfianza hacia la acumulación de riqueza debido a la inestabilidad financiera y la pérdida de empleos.

Por otro lado, la corrupción política ha sido un problema en Argentina y ha habido casos ampliamente conocidos de personas adineradas involucradas en estos actos, lo cual fortalece la percepción negativa hacia la riqueza y la asocia con prácticas corruptas. Además, la cultura de solidaridad y ayuda mutua en Argentina puede generar una visión negativa de la riqueza individual en comparación con la idea de compartir y colaborar.

Estas circunstancias han llevado a una mentalidad de «pobreza tolerable y equitativa» en la sociedad argentina, en la que se busca una situación económica relativamente estable pero con poca ambición de buscar una mejor calidad de vida. Sin embargo, esta mentalidad ha generado un conflicto constante y la solución no radica únicamente en programas económicos, sino en una profunda reflexión que permita a los argentinos darse cuenta de las contradicciones en las que viven.

Esta situación descrita tiene un impacto en el consumo y el sector retail argentino. Por un lado, la oposición hacia la acumulación de riqueza podría llevar a un menor gasto en bienes de lujo, alta gama y suntuarios en general. Los consumidores argentinos podrían optar por gastar en bienes más básicos y necesarios en lugar de invertir en bienes o servicios que perciben como innecesarios o símbolos de desigualdad económica.

Además, la desconfianza hacia la acumulación de riqueza podría llevar a una disminución en la inversión o el gasto en el sector retail. Aquellos consumidores con capacidad de ahorro podrían optar por guardar su dinero en lugar de invertirlo en productos o servicios, especialmente dada la inestabilidad económica y las crisis recurrentes en Argentina.

Por otro lado, la cultura de solidaridad y ayuda mutua podría incentivar el consumo de productos y servicios que promueven el bienestar social y la igualdad. Los consumidores podrían preferir comprar productos de empresas que sigan prácticas éticas y responsables, o apoyar a negocios locales y emprendimientos pequeños en lugar de grandes corporaciones. Además, podrían priorizarse las compras de productos y servicios que tengan un impacto social positivo, como productos sostenibles o de comercio justo.

Ante esta situación, las empresas minoristas deberán adaptarse reduciendo sus márgenes de ganancia, ofreciendo promociones y expandiendo su presencia en línea para satisfacer las cambiantes demandas de los consumidores argentinos.

Banner_azules
Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉