Tips para resolver conflictos en un equipo de trabajo

Verónica Salatino, Licenciada en Comunicación (UBA) y Coach profesional

Por: Verónica Salatino- Licenciada en Comunicación (UBA) y Coach Ejecutiva (ICF), Head & Founder de Makana Comunicación Estratégica & Coaching Ejecutivo.

Pasa en la vida, pasa en el ámbito laboral (que, claro, es parte de la vida). Los conflictos, falta de acuerdos o #malosentendidos son moneda corriente en cualquier tipo de relación, incluida la laboral. Y, habitualmente, generan emociones desagradables, desde miedos hasta enojo, ira, tristeza o, incluso, resentimiento y resignación. Sin embargo, y aunque suelen ser percibidos como algo negativo, los conflictos pueden ser una gran oportunidad. Claro que para que así sean, ¡es necesario poner manos a la obra en su resolución!


Banner_frasco-suscripcion-800x250

La dra. Carmen Patricia M. Galdos Kajatt, especialista en negociación, asegura que la #comunicación es fundamental en el proceso de resolución de los #conflictos. Sin embargo, como muchas veces surgen por falta de una buena comunicación, acudir a un tercero es una gran idea. Una persona que oficie de negociador/a, que no tenga postura tomada por ninguna de las partes, y que pueda tender un puente para habilitar el diálogo es un buen inicio.

1. Por lo tanto, el primer paso para resolver un conflicto es abrir y garantizar el #diálogo.

2. Además, preguntate qué querés que pase (o que no pase) en esa #negociación. Te va a ayudar a tener en claro tus objetivos y, de ese modo, no desviar el foco, algo que sucede con facilidad cuando hay un conflicto de por medio.

3. Analizá tus puntos fuertes y tus puntos débiles ante la situación. ¿Qué #responsabilidad tenés en el #conflicto? ¿Qué está en tus manos ahora? Hacer el mismo análisis desde el punto de vista de la otra parte también puede ayudarte a acercar más las posiciones, así como a anticiparte a posibles planteos o situaciones que se presenten durante la negociación.

4. Establecé cuáles son tus innegociables y qué cosas sí estás [email protected] a ceder así como qué podés ofrecer para compensar lo sucedido, en caso de que tengas responsabilidad en el conflicto. Sé racional. Para resolver un conflicto, siempre es necesario ceder algo (así ese algo sea el orgullo).

5. Adoptá una actitud cooperativa. Solo de esta manera [email protected] ganarán.

6. Pensá los escenarios posibles en caso de que el conflicto no se resuelva como esperabas. ¿Qué obstáculos pueden presentarse? ¿Qué podés hacer si eso sucede para minimizar su impacto?

7. Cualquiera sea la resolución, una vez finalizado el conflicto es hora de repasar lo sucedido para aprovecharlo como instancia de aprendizaje: ¿Qué podrías haber hecho diferente para evitar que eso sucediera? ¿Qué aprendiste de todo lo que pasó, que podés aplicar de ahora en más?


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉