Tecnología ¿a favor del ecommerce en México?

Juan Martín Vignart

Por: Juan Martín Vignart, Country Manager Tiendanube México

En los últimos años el comercio electrónico en México ha ido evolucionando de manera constante, pero en el año 2020 tuvo un repunte acelerado que nadie veía venir, como consecuencia de la pandemia de COVID-19.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Y es que, aunque es cierto que en la pandemia México adoptó el comercio electrónico para prácticamente todas las compras -desde hacer las compras del supermercado hasta para comprar ropa o enviar algún detalle a seres queridos en ocasiones especiales- por diversas razones como querer evitar el contagio o buscar no estar en aglomeraciones, es cierto que los consumidores descubrieron diversas ventajas. Sin embargo, conforme las restricciones iban disminuyendo, los consumidores regresaron poco a poco a los negocios físicos; pero contrario a lo que se creía, el comercio electrónico continuó jugando un rol importante en el proceso de compra.

Hoy en día, el comportamiento de los mexicanos ha cambiado y ha sido marcado por la omnicanalidad; lo que significa que se dan la oportunidad de revisar diferentes canales de venta antes de concretar una compra.

Y si me preguntan cuál fue el éxito del comercio electrónico, sin dudarlo diría que la tecnología; por un lado la que hay detrás del comercio electrónico y que permite un óptimo funcionamiento de las plataformas, marketplaces y apps, pero por otro lado, aquella que hace que la experiencia de usuario sea mucho más amigable al momento de comprar. Y esto podría hacernos pensar que la falta de acceso a tecnología puede ser un freno para las PyMEs que buscan digitalizarse. Según el último estudio de Tiendanube, Nubecommerce, la falta en conocimientos de tecnología es uno de los principales retos a los que se enfrentan los emprendedores. Y aquí hago énfasis en la frase “falta de conocimiento” porque, contrario a lo que pensamos, la tecnología está a la mano de todos, incluso de las PyMEs y sin necesidad de hacer desarrollos robustos ni grandes inversiones.

Por ejemplo, hoy en día, existen plataformas de comercio electrónico que permiten abrir una tienda en línea y que dan acceso a distintas aplicaciones, o integraciones, que les ayudarán a poder operar y acceder a herramientas de alto nivel para sus envíos, pagos, e incluso adaptar sus negocios a las tendencias más utilizadas del ecosistema, como la Realidad Aumentada o la Inteligencia Artificial, por mencionar algunas. Todo esto, bajo un modelo de una suscripción mensual, como Netflix.

Uno de los ejemplos en cuanto a tendencia, y que seguirá presente, es la Inteligencia Artificial, la cual ya es utilizada en el ecommerce por la amplia variedad de herramientas en las que está involucrada, por ejemplo, los chatbots que ayudan a las empresas a brindar un servicio más personalizado. Esta es una herramienta que permite recopilar constantemente datos de los compradores, lo que ayudará a las marcas a desarrollar perfiles de hábitos de sus consumidores; esto a su vez, también ayudará a que puedan crear campañas o productos específicos y dirigidos a las preferencias de sus clientes.

Otro ejemplo de tecnología en comercio electrónico es la que vemos con Realidad

Aumentada, un término que hemos estado escuchando cada vez con mayor frecuencia y que creemos que es algo muy lejano para las PyMEs; sin embargo, no es así. Pequeñas y medianas empresas de distintos sectores, sobre todo de Moda y de Hogar, han podido verse beneficiadas con ella.

Gracias a su uso, los consumidores pueden ver cómo se vería algún mueble en el espacio donde lo quieren poner en su casa, y así convencerse previo a realizar su compra.

Las nuevas tecnologías están a la mano de los negocios, sin importar su tamaño, como una alternativa efectiva para ofrecer una mejor experiencia de compra a los usuarios; estando en el mundo digital es una obligación conocer y aplicar las tendencias, pues de no ser parte de estas, estarían desaprovechando los beneficios que la tecnología brinda.

El entorno de las ventas en línea está pasando por un nivel alto de aceptación ya que la sociedad ha perdido un poco el miedo de comprar en línea.; pero también, los pequeños negocios están atreviéndose a adoptar mejores tecnologías, dejando de lado la idea que es algo exclusivo de las grandes empresas. Y en definitiva, la tecnología sí está jugando a favor del comercio electrónico y estoy seguro que cada día el impacto será mayor.

 


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉